Urgente hospital en Nvo. Laredo para niños con cancer

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!


Urgente la creación de un hospital infantil especializado en oncología para brindar la atención debida tanto medica como psicológica a los pequeños y sus familias, no mas muertes por falta de atención temprana y de calidad.

El cáncer infantil es una realidad nueva y dolorosa para muchas familias cada año, pudiendo afectar a niños de cualquier edad, sexo o condición social. Constituye la 2ª causa de muerte en la infancia después de los accidentes, siendo la Leucemia Linfoide Aguda el tipo más frecuente.

            Puesto que los índices de curación en la actualidad superan el 60%, el cáncer ha dejado de ser irremediablemente fatal para convertirse en una enfermedad de alto riesgo, con rasgos de cronicidad.

            A pesar de este pronóstico más favorable, el diagnóstico de cáncer infantil supone una auténtica crisis, que produce un corte súbito en la vida de la familia afectada por lo que debe ser considerada como una enfermedad familiar.

            Las necesidades de un niño recientemente diagnosticado y su familia son tan amplias que un solo grupo profesional nunca podría abarcarlo:

            Para el niño supone un cambio radical en su entorno y actividades normales (jugar, estudiar, relacionarse con compañeros o amigos etc.). Físicamente debe soportar el malestar tanto por la enfermedad como por las pruebas diagnósticas y tratamientos. Psíquicamente sufre la ansiedad ante el nuevo medio que le rodea y problemas de imagen corporal (caída del pelo, aumento o disminución de peso, a veces, amputaciones o cirugía deformante). Para comprender un poco el impacto que se produce en un niño diagnosticado de cáncer, ante su primer ingreso basta leer un trozo de un diario escrito por uno de ellos.

            Para los padres supone un fuerte choque emocional con sentimientos de negación de la realidad, de culpabilidad, y muy frecuentemente sentimientos de duelo anticipado. La necesidad de acompañar a su hijo enfermo les ocasiona problemas con el cuidado de sus otros hijos y ausencias prolongadas de su trabajo.

            Los hermanos perciben un cambio brusco del clima emocional de la familia, aparecen diversos sentimientos mezclados, altamente perturbadores, entre los que están: temor, culpabilidad, miedo a enfermar, celos por la falta de atención, etc.

            Por sus especiales características la asistencia óptima al niño oncológico y su familia incluye la aplicación de todas las modalidades terapéuticas y recursos disponibles, junto a un adecuado apoyo psicológico y socioeconómico. Cuanto más apoyo social tenga la familia, más rápida y adecuada será su adaptación a la nueva situación familiar. Este es el concepto de Tratamiento Integral, que debe llevarse a cabo por un equipo multidisciplinario que debe estar integrado por todos los profesionales que de manera directa o indirecta participan en el proceso de curación y cuidado del niño y su familia: oncólogo pediatra, enfermeras, psicólogo, asistente social, maestro, asociaciones de padres de niños afectados, etc...

            La enfermera tiene un papel fundamental en la atención del cáncer infantil, actuando de eslabón intermediario entre el niño y su familia y los restantes profesionales del equipo. Cuando se está a cargo de un niño con cáncer se debe conocer a fondo la psicología normal, tener nociones sobre la enfermedad en sí misma, los potenciales efectos secundarios del tratamiento, y ser capaz de comprender perfectamente el impacto emocional de los sentimientos de pérdida y dolor y de crear un ambiente que proporcione bienestar físico y emocional, tanto al niño como a su familia. Las enfermeras, pasan muchas horas junto al niño y su familia, en la mayoría de ocasiones son la primera persona a quién recurrirán los padres en demanda de apoyo. En el momento de recibir la primera información médica, los padres no están emocionalmente capacitados para asimilarla y será después de un periodo de reflexión cuando acudirán a ellas en busca de información.

 Se ha demostrado que a partir de los 5 años los niños son conscientes de la seriedad de la enfermedad que padecen incluso aunque nadie se lo haya comunicado. La falta de información puede producir en el niño tensión y fantasías perturbadoras, por lo que pienso que es necesario informarle sobre su enfermedad y tratamiento, sin exceder nunca su grado de curiosidad o su capacidad de entendimiento y estar dispuestos a responder a sus preguntas de manera honesta.

Actualmente existen casos que demuestran la incapacidad de los hospitales locales y regionales de atender eficientemente a los niños tanto en  infraestructura hospitalaria como en personal suficiente y capacitado para atender a los pequeños y sus familias que están enfrentado esta terrible enfermedad. Existen casos de niños pacientes de cáncer a los cuales en los hospitales regionales simplemente les aplazan  mas de dos meses su cita por que el medico esta de vacaciones, sin prever esta situación al momento de generar la cita y se les cancela cuando el pequeño realizo un viaje de mas de tres horas solo para recibir la cancelación y negativa de la atención medica que debiera ser urgente.

 



Hoy: Francisco cuenta con tu ayuda

Francisco Robles necesita tu ayuda con esta petición «Francisco Garcia Cabeza de Vaca: Urgente Hospital en Nvo. Laredo para niños con cancer». Únete a Francisco y 216 personas que ya han firmado.