Facebook: Elimina el grupo "Es mi Crush metro CDMX"

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,000!


Las mujeres vivimos innegablemente en un marco de violencia sistemática, con el riesgo constante de ser violentadas física, psicológica y sexualmente. Este riesgo afecta la calidad de vida de las mujeres, quienes se ven obligadas a modificar su forma de vida y hábitos desde su ambiente familiar, laboral y social a efecto de protegerse del inminente riesgo.

Conforme a cifras del INEGI "ESTADÍSTICAS A PROPÓSITO DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER (25 DE NOVIEMBRE)” de 2017, de los 46.5 millones de mujeres de 15 años y más que hay en el país, 66.1% (30.7 millones), ha enfrentado violencia de cualquier tipo y de cualquier agresor, alguna vez en su vida.

Por otra parte, la mitad de las mujeres (53.1%) sufrió violencia por parte de algún agresor distinto a la pareja, ya sea en el trabajo, la escuela, algún lugar público, ya sea por compañeros de la escuela o del trabajo, maestros, autoridades o patrones, familiares, conocidos, o extraños en diferentes espacios.

En 2016 se registró el asesinato de 2,813 mujeres, mientras que en 2015 fue de 2,383, lo que implica un aumento de 430 mujeres asesinadas en 2016 a lo registrado el año anterior, esto representa un promedio de siete mujeres asesinadas diariamente durante 2015, a ocho por día durante 2016. 

Conforme a cifras recogidas en medios de comunicación, la cifra de feminicidios en el país en 2018 aumentó 60% respecto de 2015.

Conforme a los datos presentados por el INEGI se muestra que las mujeres son asesinadas con mayor violencia y saña, utilizando medios que producen mayor dolor, prolongan su sufrimiento antes de morir y sobre todo conlleva la aplicación de la fuerza corporal para someterlas; mientras los homicidios contra los hombres han sido perpetrados en su mayoría con arma de fuego, en el orden de 67 de cada 100 de ellos en 2016; entre las mujeres fue menor al 50 por ciento; 36 de cada 100 mujeres fue estrangulada, ahorcada o sofocada, ahogada, quemada, golpeada con algún objeto o herida con un arma punzocortante; es tres veces mayor que entre los hombres. Asimismo, existe una mayor proporción de ellas que fue ultimada con objetos punzocortantes.

En este contexto, durante 2018 y 2019 se han presentado en redes sociales diversas denuncias de mujeres que han sido atacadas en zonas cercanas a estaciones del servicio de metro, la mayoría con el mismo "modus operandi": Un hombre se aproxima a ellas dentro o en las inmediaciones del metro e intenta subirla a un automóvil. Cuando las mujeres oponen resistencia y gritan, el agresor pretende ser su pareja para desincentivar que sean auxiliadas. 

Hasta el momento se ha identificado que los ataque han ocurrido en las estaciones de metro Mixcoac, Barranca del Muerto, Martin Carrera, Chabacano y Coyoacán (entre otras), así como en estaciones del servicio de Tren Ligero.

Derivado de la agitación social ocasionada por estos ataques, la prensa informó sobre la existencia de un grupo en la red social Facebook, denominado "Es mi CRUSH metro CDMX" ( https://www.facebook.com/EsMiCrushMetroCDMX/ )en el cual los usuarios suben las fotos de mujeres (y hombres) con el fin de que el resto de los usuarios les ayude a identificar a las personas y compartan datos personales o de horarios que les permitan ubicarlos. En un contexto de riesgo como el actual es impensable que una red social como Facebook proporcione el soporte para que esta información sea facilitada, poniendo en potencial peligro la integridad y vida de las mujeres que son expuestas en dicha red social.

A pesar de múltiples reportes realizados por usuarios de Facebook conforme a las políticas de dicha red social, el grupo se encuentra abierto, sin que se tenga conocimiento de que Facebook haya tomado alguna medida al respecto.

Por lo anterior, por medio de la presente solicitamos a Facebook y a Mark Zuckerberg que el grupo referido sea cerrado de forma inmediata, así como que las políticas de revisión de grupos sean más estrictas con el fin de detectar y eliminar los grupos reportados que caigan en supuestos similares al referido.