¡ELIMINEMOS LAS FECHAS OPTIMAS PARA LUCHAR CONTRA EL DESPERDICIO DE ALIMENTOS!

0 have signed. Let’s get to 75,000!


"Consumir preferentemente antes del ..." es una declaración que estamos acostumbrados a ver en la mayoría de los alimentos que consumimos todos los días. Estas fechas son obligatorias en toda la Unión Europea en aplicación del reglamento sobre la información alimentaria facilitada al consumidor. Este mismo reglamento impone por ejemplo que se indique la procedencia o la lista de ingredientes de los alimentos.

El problema con esta fecha, también llamada “fecha de consumo preferente” o “fecha de uso óptimo”, es que a menudo se confunde con “la fecha de caducidad”. Esta última es obligatoria para los productos altamente perecederos como la carne.

En cambio la “fecha de consumo preferente”, es la fecha en la que "el producto conserva sus propiedades específicas en condiciones de conservación adecuadas." Es decir, una vez pasada esta fecha, el producto puede comenzar a perder su color, su contenido en vitaminas, etc., ¡pero desde el punto de vista sanitario es totalmente comestible!

Estas fechas crean confusión a los consumidores, por lo que sugiere que el producto no es comestible pasada cualquier fecha. Esta confusión crea un enorme desperdicio de alimentos. En Europa, es más de 178 kilos de alimentos por persona se desechan cada año!

Para luchar contra este tipo de desperdicio, ya se han puesto en práctica algunas cosas. La educación y la conciencia también contribuyen a modificar los comportamientos. ¿Entonces por qué seguir utilizando las fechas de “de consumo preferente o de uso óptimo” en todos nuestros alimentos si esto contribuye a un gran desastre? Los productos secos como arroz, pasta, lentejas, harina, etc., siguen siendo comestibles durante años pasada la “fecha de consumo preferente”.

Para eliminar esta confusión en los consumidores, solicitamos a la Unión Europea que revise su legislación y elimine la obligación de etiquetar las fechas optimas en productos secos que no contengan productos lácteos o cárnicos.

¡Firme esta petición y apoye nuestra solicitud!