Salvemos al Arabí de la imposición de la granja porcina.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Muy cerca de la población de Yecla se esconde la magia del Monte Arabí, el cual alberga uno de los conjuntos de Pintura Rupestre más importante de la Región. Y no sólo eso: impresionantes formaciones rocosas y múltiples leyendas hacen de este monte un lugar muy especial.El paisaje es de una gran belleza y singularidad. Abundan las biocalcarenitas con intercalaciones de un mineral de cuarzo llamado “jacinto de Compostela”. Pero sobre todo destacan los fenómenos erosivos que han provocado la formación de grandes bloques redondeados, huecos, cuevas, abrigos, y enormes superficies de “panales” o alvéolos en las paredes rocosas.El Monte Arabí atesora un importante patrimonio arqueológico, declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1998, como manifestación de arte rupestre del arco mediterráneo de la Peninsula Ibérica.

El principal impacto ambiental directo de la producción porcina está relacionado con los purines producidos por el ganado porcino, un exceso de nutrientes y otras sustancias puede comportar la degradación del suelo y el agua. Los sistemas de producción porcina de alta densidad pueden liberar cantidades excesivas de nitrógeno y fósforo en el medio ambiente y las altas dosis de cobre y zinc suministradas a los cerdos para acelerar el crecimiento pueden, con el tiempo, acumularse en el suelo.Dentro de los posibles contaminantes en la actividad del sector porcino, se determinan como principales el metano, el amoníaco y el sulfuro de hidrógeno, que tanto para los animales como para las plantas y las personas pueden ser nocivos. Como conclusiones se indica que existe un riesgo higiénico moderado ante la presencia de amoníaco en el ambiente, y un grave riesgo higiénico por la presencia de sulfuro de hidrógeno en el proceso de vaciado de purines.

Los efectos para la salud del sulfuro de hidrógeno son muy graves ya que afectan directamente al sistema nervioso, produciendo parálisis respiratoria a concentraciones ligeramente elevadas, y, teniendo en cuenta que se puede acumular fácilmente en zonas bajas, o con poca renovación de aire, se considera que existe riesgo de intoxicación mortal en estas instalaciones.El olor del sulfuro de hidrógeno no se puede considerar un indicador, ya que a bajas concentraciones se enmascara con los otros olores propios de la actividad, y a concentraciones más elevadas, el propio efecto del gas paraliza el sentido del olfato.

Entre otros problemas tambien, una grave contaminación por nitratos de los suelos y las aguas subterráneas y daños tanto en la flora como en la fauna del entorno.

PROTEJAMOS EL MONTE ARABÍ



Hoy: Sharon cuenta con tu ayuda

Sharon Martinez necesita tu ayuda con esta petición «ElPozo Alimentación : Prohibición de la granja porcina en el monte Arabí (patrimonio de la humanidad)». Únete a Sharon y 2.069 personas que ya han firmado.