Justicia para Rubí

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 7.500!


Rubi es una niña de 6 años de edad. Debido a problemas en el parto, sufrió un hipoxia que le provocó grandes secuelas como Parálisis Cerebral y Síndrome de West. En marzo del 2016 su abuela conoce a un hombre que se presenta como fisioterapeuta y se ofrece a asistir a domicilio a Rubí para darle sesiones cobrando a 20 euros cada sesión. En principio todo parecía normal e incluso la niña parecía que mejoraba. Transcurrido unos meses, consiguió ganarse la confianza de la familia por lo que en las sesiones estaba a ratos solo con la menor. La niña, de repente empezó a tener continuamente contracturas, hematomas de gran consideración con inflamaciones, llantos continuos nocturnos y hemorragias por los oídos por lo que tuvo que ser ingresada. La pequeña cada vez que escuchaba el timbre de la vivienda lloraba con miedo, pero nadie sospechaba nada ni se imaginaba nada fuera de lo normal, hasta que en noviembre del 2017 su abuela sospecha que algo no va bien cada vez que este hombre asiste a la pequeña y decide acudir a comisaría a informarse sobre lo que puede hacer ante un caso así. Por confirmar las sospechas y por consejo de la policía decide instalar una cámara oculta. Al terminar la sesión de fisioterapia sacan la tarjeta de la cámara para ver la grabación. Con horror y dolor ven como esta persona cuando nadie lo vigila, golpea la nuca de la pequeña contra la camilla, le dobla las muñecas, le echa colonia en la boca para callar su llanto, le mete los dedos en ojos y oídos causándole un llanto desesperado. Cada vez que un familiar entraba en la habitación donde realizaba la terapia, le preguntaba por qué ese llanto a lo que él respondía que la niña tenía gases. Nada más descubrir lo que había pasado y después de denunciar a esta persona por sus actos y por presentarse como fisioterapeuta cuando no lo era, Rubí fue examinada.

Se aportan a la denuncia informes médicos del daño causado durante el tiempo que duró la falsa terapia.

La familia de la pequeña pide justicia por todo lo ocurrido y para que este señor no pueda engañar a nadie más y provocar más daños a ninguna otra persona.



Hoy: Karol cuenta con tu ayuda

Karol Aguilar Zazo necesita tu ayuda con esta petición «Consejo General de colegios de Fisioterapeutas de España: Justicia para Rubí». Únete a Karol y 7.336 personas que ya han firmado.