Solicitud para depurar derivación médica a kinesiología en Chile

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 500!


Desde hace años, quizás desde los inicios de la kinesiología en Chile, los médicos en nuestro país han realizado derivaciones a kinesiología en el caso de pacientes que requieran rehabilitación o tratamiento en diversas áreas de especialidad, considerando en un gran porcentaje de los casos el añadir ciertas “indicaciones” para llevar a cabo el tratamiento kinesiológico. Estas indicaciones son perjudiciales para el tratamiento, puesto que predisponen al paciente de cara a la evaluación kinesiológica y generan desconfianza en la relación tratante-paciente al desestimarlas.

En Chile la Kinesiología es una profesión de segunda consulta, donde el paciente debe ser derivado por un médico cirujano para comenzar un tratamiento. En aquel proceso es donde se produce, muchas veces, el primer problema que puede tener el profesional kinesiólogo de cara a enfrentar a un paciente para evaluación. Lo que especifica la ley, mediante el decreto 1082 [1] emanado del Ministerio de Salud Pública y Previsión social el 08 de Noviembre de 1958 en su artículo N.º 2 es que “El ejercicio de la profesión de kinesiólogo comprende la aplicación de los siguientes métodos terapéuticos: A) Kinesiterapia […] B) Físico-terapia [...]”; mientras que en su artículo N.º 3 dispone que “El kinesiólogo sólo podrá aplicar estos métodos terapéuticos por indicación y orden médica escrita. Tendrá la obligación de mantener esta órdenes cuidadosamente registradas y archivadas.”

Lo anterior faculta legalmente al médico a indicar uno o ambos métodos terapéuticos. Lamentablemente la ley no ha sido modificada en 60 años, y no está acorde a la actualidad sanitaria de hoy, donde el kinesiólogo es un profesional de la salud, capacitado para generar evaluaciones y plantear tratamientos acorde a las necesidades particulares de cada persona que acuda a nosotros como paciente. No obstante, en algún momento la facultad legal de indicación médica ha sido sobrepasada y se ha comenzado a indicar detalladamente todo lo que el profesional kinesiólogo “debe” hacer como tratamiento.

Esta situación ha demostrado ser perjudicial para el tratamiento, desde el momento en que el paciente llega con un arsenal de “indicaciones” a realizar, y el kinesiólogo después de su evaluación determina que hay otras herramientas terapéuticas que generarán mejores resultados, o que en muchos casos las indicaciones no tienen ninguna relación con lo requerido para generar un tratamiento kinesiológico adecuado. Cuando se le comunica al paciente que el tratamiento consiste en otro plan, distinto en su totalidad o parcialmente a lo “indicado” por el médico, se quiebra inmediatamente la confianza entre el profesional tratante y el paciente, generando incertidumbre y logrando, en algunos casos, que la persona busque otro kinesiólogo, o, lo que lamentablemente es común, que comience un tratamiento con predisposición negativa, pudiendo afectar negativamente los resultados del tratamiento según una reciente publicación de Miciak, M y cols. [2] en la revista Archives of Physiotherapy en Febrero del año en curso (The necessary conditions of engagement for the therapeutic relationship in physiotherapy: an interpretive description study).

Es por ello que se requiere que el accionar del equipo de salud apunte a mejorar las relaciones interprofesionales facilitando las acciones terapéuticas necesarias para lograr una pronta recuperación de nuestros pacientes, con resultados óptimos en el mejor plazo posible. En ese sentido, se hace más que necesario que las derivaciones de los profesionales médicos a kinesiología no incluyan “indicaciones” basadas en sus creencias, y que de ese modo permitan que el profesional kinesiólogo decida cuál es el mejor tratamiento para cada paciente en base a su experiencia clínica y basado en la evidencia científica disponible. Recordemos que todos somos profesionales de la salud, y entre todos tenemos que apuntar a un trabajo en equipo en pos del bienestar de las personas que acuden a nosotros en busca de la mejor ayuda disponible.

 


Bibliografía:

1. Ministerio de Salud Pública y Previsión Social. (1958, 8 noviembre). Aprueba el reglamente sobre el ejercicio de la profesión de Kinesiólogo. Recuperado 18 mayo, 2018, de http://www.minsal.cl/sites/default/files/files/DTO-1082_08-NOV-1958_Reglamento%20kinesiologo(1).pdf

2. Miciak, M., Mayan, M., Brown, C., Joyce, A. S., & Gross, D. P. (2018). The necessary conditions of engagement for the therapeutic relationship in physiotherapy: an interpretive description study. Archives of Physiotherapy Journal, 8(3), 1-12. Recuperado de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29468089

 

Klgo. Lorenzo Pérez de Arce Palma
N° de registro CKCh: 5.139



Hoy: Lorenzo cuenta con tu ayuda

Lorenzo Pérez de Arce Palma necesita tu ayuda con esta petición «Colegio Médico de Chile A.G.: Solicitud para depurar derivación médica a kinesiología en Chile». Súmate a Lorenzo y 369 persona que han firmado hoy.