Petición cerrada

Respetar horarios de Misas. No conceder licencias para actos que impidan su celebración.

Esta petición ha conseguido 23 firmas


En la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, nos enfrentamos desde hace ya tiempo a un serio problema, que al igual que lo acontecido con la nefasta y famosa gala drag, tiene relación con nuestro Ayuntamiento.

 
El problema que asiduamente padecemos los católicos canarios es que el Ayuntamiento organiza o concede licencias para organizar frecuentemente espectáculos en las plazas o plazoletas anexas a nuestras templos (catedral o iglesias) sin ni siquiera tener en cuenta el horario de Misas, y prácticamente se imposibilita el desarrollo de las mismas.


A este respecto, les ruego promuevan campaña de recogida de firmas a través de la plataforma que representan para que nuestros ORGANISMOS PÚBLICOS, principalmente el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y Cabildo de Gran Canaria, RESPETEN LOS HORARIOS DE CULTO y a tal efecto, no se concedan licencias para espectáculos (maratón, concierto o mitin) cuando éstos afecten a la histórica, legítima y tradicional celebración de la Eucaristía.


Con este motivo, he presentado en el día de hoy escrito en el Registro de Entrada del Ayuntamiento de Las Palmas, que adjunto; he dirigido el mismo escrito a diversos servicios –que son responsables de este tema- dentro del Ayuntamiento: Servicio de Edificación y Actividades, Unidad Administrativa del Distrito Vegueta y al Concejal correspondiente.


Señalar por último que ya con anterioridad, el 3 de mayo de 2016, había presentado también los pertinentes escritos ante el Ayuntamiento como protesta por este mismo tema.

Agradeciendo su atención, reciban un cordial saludo.

Marcial Franco B.

 

AYUNTAMIENTO DE LAS PALMAS DE G.C.
Las Palmas de Gran Canaria

 

ASUNTO: LAS LICENCIAS CONCEDIDAS PARA EVENTOS EN DETERMINADOS LUGARES, ESTÁN IMPIDIENDO EL DESARROLLO HABITUAL DE LA CELEBRACIÓN DE MISAS.

 
EXPOSICIÓN:

 
No es la primera vez que se solicita a este Servicio o Unidad Administrativa del Distrito Vegueta que evite la concesión de licencias para actividades en determinados horarios que impidan, perturben o perjudiquen la celebración de las Misas en nuestros templos, por diversos motivos; entre ellos:

Son parte de nuestra idiosincrasia y tradición que se remonta no a décadas, sino a siglos de antigüedad. Y aunque se esgrima con frecuencia el pretexto –por aquellos que tienen aversión a la Iglesia- de que España es un estado aconfesional con objeto de reducirnos y anularlos –como está ocurriendo-, somos un pueblo de “tradición católica”.

Es una cuestión básica de “respeto”, hacia los que somos canarios, y en especial hacia los católicos canarios y hacia las personas de avanzada edad, a las que casi se les imposibilita acceder al lugar de culto, pues algunas precisan venir hasta la puerta de la Iglesia en algún vehículo o con andadores o muletas, y se cortan además, las calles aledañas; e incluso, se instalan gradas a muy escasos metros de la fachada del templo.

Cada vez que llevan a cabo un acto (maratón, concierto, mitin, etc.), resulta que “las personas encargadas de la organización, ni siquiera tienen conocimiento de que se haya solicitado a este servicio del Ayuntamiento que se respete el horario de culto”. En el mejor de los casos, y sólo en ocasiones, dichas personas al cargo de la organización del evento de turno tienen cierta consideración –y no siempre-, pues algunos muestran indiferencia o rechazo, para acceder a la petición de quitar o al menos, bajar el volumen o nivel de decibelios del sonido, que suele ser totalmente atronador y desproporcionado (alcanzando varias manzanas de distancia).

En la Misa celebrada el 25 de marzo de 2017 y en la semana anterior, hubo incluso que cerrar a cal y canto las puertas de la Catedral para celebrar la Eucaristía en unas mínimas condiciones aceptables; y aún así, se oía bastante el ruido de los altavoces. Y en otras ocasiones, el sonido de la música proviene los domingos de la llamada “Plaza del Pilar nuevo” en la trasera de la Catedral, justo en los horarios de celebración Eucarística.

El Ayuntamiento como organismo público debiera ser precisamente el primero en preocuparse y velar por el pacífico desarrollo de las lícitas y normales actividades, en este caso, religiosas, de su ciudadanía, en vez de obstaculizarlas y casi impedirlas, pues el trato o consideración llega a ser nulo o vejatorio; parece que estuviéramos confinados como criminales con las puertas cerradas dentro de nuestros propios templos, lo cual además, pudiera resultar peligroso para los feligreses, por motivos de seguridad

Como ya se les ha comentado anteriormente, el nombre de “Plaza de Santa Ana” y otras plazoletas cercanas como “Plaza de Santo Domingo” o “Plazoleta de San Telmo”, no es casual, sino que obedece al hecho de haber sido dado para resaltar el conjunto arquitectónico al que acompañan; es decir, para dar, en cada caso, mayor prominencia al templo que acompañan; bien sea la Iglesia-Catedral de Santa Ana, o la Parroquia de Santo Domingo o la Iglesia de San Telmo.

Debido a esta falta de interés por atender “estas legítimas y razonables peticiones”, cabría pensar que alguna de las personas encargadas de decidir sobre la concesión o no de licencias en este Ayuntamiento, puede no tener ninguna afinidad o respeto para con la Iglesia –incluso aversión-; sin embargo, el pueblo, sí defiende su cristianismo. Sirva de muestra o ejemplo que ante el lamentable reciente espectáculo ofensivo hacia todos los cristianos en la gala drag de los carnavales –bajo la falsa y deplorable excusa de denominarlo “arte”-, se recogieron aproximadamente unas 45.000 firmas oponiéndose y reivindicando que tal hecho era una ofensa y aberración contra todos los cristianos.

Por todo lo expuesto, parece que estos lugares “la Plaza de Santa Ana”, “Plazoleta de Santo Domingo “, “Plaza de San Telmo” o “Alameda de Colón” no son los indicados para destinarlos a determinados tipos de eventos y especialmente en los horarios que afectan a las Misas, máxime cuando dichos eventos conllevan, promueven o incitan a la venta de alcohol, pues algunos de los participantes utilizan el patrimonio o joyas arquitectónicas e históricas como urinarios públicos a pesar de que ustedes instalen con poco tacto baños portátiles justo en la fachada de la Catedral. Entre los lugares utilizados frecuentemente como urinarios figuran tanto la propia Catedral como la reconstrucción de la Casa del Obispado –ubicada en frente-.

En cuanto a los horarios de culto, ya ustedes debieran conocer y tener en cuenta, pues son de dominio público (y se pueden encontrar a través de internet). En cualquier caso, permítanme recordarles sólo algunos de los horarios de culto más afectados:

Horario de Misas en la Catedral de Santa Ana: sábados y domingos de 19 a 20 h. Y domingos de 12 14 horas.

Horario de Misas en Santo Domingo: todos los días de 12 a 13 horas y de 20 a 21 horas.


* Otros templos muy afectados por estos eventos en sus horarios de Misas, son: Iglesia de San Telmo (en el Parque de San Telmo) e Iglesia de San Francisco (en la Alameda de Colón).


Nota adicional: Aunque se puede estimar que la duración de las misas es entorno a 1 hora, es habitual que los fieles acudan a orar en silencio al templo tanto un rato antes como después de la mismas (que se podría establecer en unos 30 minutos de duración –anteriores y posteriores a la celebración de la Eucaristía-); tiempos éstos los cuales también sería adecuado y deseable respetar.

 
Y para que así conste, firmo el presente escrito, en Las Palmas de G.C. a 28 de Marzo de 2017.

 

Marcial Franco B.

 

 



Hoy: MARCIAL cuenta con tu ayuda

MARCIAL FRANCO necesita tu ayuda con esta petición «Change.org: Respetar horarios de Misas. No conceder licencias para actos que impidan su celebración.». Únete a MARCIAL y 22 personas que ya han firmado.