Que el Auditorio de Tenerife lleve el nombre de María Orán Cury

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Si bien el Auditorio está actualmente dedicado a la figura del presidente del Gobierno de Canarias, Adán Martín, la actual propuesta está alejada de cualquier polémica de orden político. Somos conscientes de que esta petición de cambio puede abrir un proceso delicado, pero está lejos de su intención rebajar la memoria de la persona a la que ahora está dedicada.

Aun así, el reciente fallecimiento de María Orán Cury reclama a la atención pública la posibilidad de devolver a esta inconmensurable artista una parte, por muy simbólica que sea, de lo mucho que ella ha aportado a nuestra cultura en general, y a este Auditorio en particular.

Creemos que podría ser muy adecuado y resultar del mayor interés público dar el nombre del Auditorio más importante de la isla, y uno de los más importantes de Canarias, a una figura internacional y puntera de la música canaria, que ha realizado algunos de los mejores trabajos que han tenido lugar precisamente en ese espacio y que ha contribuido a asociar al archipiélago canario y a la isla de Tenerife con la creación artística de mayor nivel.

María Orán Cury (Santa Cruz de Tenerife, 1 de mayo de 1943 - Santa Cruz de Tenerife, 10 de marzo de 2018) ha sido una de las protagonistas de mayor impacto en el panorama artístico canario del siglo XX, con una trayectoria internacional que la ha llevado a los escenarios musicales más importantes del mundo. Consideramos, por ello, que es especialmente apropiado dar su nombre a un Auditorio que tiene como uno de los objetivos principales ser espacio privilegiado para la interpretación y escucha de la música del más alto nivel y calidad.

Una propuesta de este tipo contribuiría, además, a dar mayor espacio en la memoria de nuestra ciudad a las mujeres de más mérito, situación que actualmente está lejos de ser paritaria. Actualmente los teatros y auditorios canarios honran principalmente a músicos varones como Alfredo Kraus, Teobaldo Power, Antonio Lecuona y Víctor Jara; también encontramos al escritor Benito Pérez Galdós, el escritor en lengua catalana Ángel Guimerá, el escritor, actor y crítico Domingo Pérez Mínik, el poeta popular Víctor Fernández Gopar "El Salinero" y los propietarios y promotores Antonio Leal Martín o Salvador Cuyás. Recordemos que en su artículo 26 la Ley de Igualdad formula que "[l]as autoridades públicas, en el ámbito de sus competencias, velarán por hacer efectivo el principio de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en todo lo concerniente a la creación y producción artística e intelectual y a la difusión de la misma" y que deberán adoptar "iniciativas destinadas a favorecer la promoción específica de las mujeres en la cultura y a combatir su discriminación estructural y/o difusa".

Creemos que, dada la importancia de la figura de la que se habla y el especial vínculo que la une al auditorio, la propuesta de nombrar el Auditorio en su honor debe unir a las fuerzas políticas de todos las tendencias, al resultar de enorme interés público tanto rebautizar el Auditorio con un nombre de este nivel artístico y especialmente ligado a ese espacio, como reivindicar una figura que no debe olvidarse en las próximas generaciones.

Biografía:

María Orán Cury comenzó sus estudios de música en Tenerife y los concluyó brillantemente en el Real Conservatorio de Música de Madrid. Su carrera como cantante la llevó a colaborar con las orquestas más importantes del mundo, como la Orquesta Sinfónica de Viena, la Suisse Romande, la Orquesta de la Residencia de La Haya, la Sinfónica de Londres y la Sinfónica de Berlín, la Filarmónica de Israel, la Orquesta de París, la Filarmónica de Londres, la Yomiuri Nippon Symphony Orchestra o la Bayerischer Rundfunk. Fue profesora de canto en la Escuela Superior de Canto de Madrid y en la Escuela Superior de Música de Friburgo. Colaboró con directores como  Rafael Frühbeck de Burgos, Michel Plasson, Ígor Borísovich Markévitch, Jesús López Cobos, Helmuth Rilling, Seiji Ozawa, Sergiu Comissiona, Vladímir Teodórovich Spivakov y Kent Nagano y estrenó obras de compositores fundamentales del siglo XX como Olivier Messiaen. Colaboró también con intérpretes como Yvonne Loriod, Plácido Domingo, Luciano Pavarotti y Miguel Zanetti. Ejerció la docencia en Canarias, en el Conservatorio Superior de Música de Santa Cruz de Tenerife, y en los últimos años su labor artística y pedagógica junto a los y las jóvenes cantantes de la isla ha constituido una actividad constante y fructífera.

Fue distinguida, entre otros reconocimientos, con la Medalla de Oro de Santa Cruz de Tenerife así como del Cabildo Insular, y con el Premio Canarias de Bellas Artes e Interpretación en 1999. En 1995 fue condecorada por el Rey Juan Carlos I con la Cruz de Oficial de Isabel la Católica.

Sobre ella han dicho algunos de los representantes de las instituciones de Canarias que ha sido una "gran embajadora de la isla" (Carlos Alonso, presidente del Cabildo); "chicharrera de pro, a quien Santa Cruz concedió su Medalla de Oro" (José Manuel Bermudez, alcalde de Santa Cruz de Tenerife); "uno de los emblemas culturales más importantes de Canarias en el mundo. La lírica y la educación musical de nuestro territorio no se entendería sin el magisterio de esta gran dama de la cultura" (José Luis Rivero, director insular de Cultura); "un ingente talento canario que no sólo deslumbró fuera, sino que además fue luz y guía de las nuevas generaciones de cantantes líricos canarios" (Isaac Castellano, consejero de Turismo Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias); "una de las voces de Canarias" (Fernando Clavijo, presidente del Gobierno de Canarias); "fue la mejor voz femenina que ha tenido Canarias en su historia" (Jerónimo Saavedra, diputado del Común por el Parlamento de Canarias).



Hoy: Aurora cuenta con tu ayuda

Aurora Pulido Vacas necesita tu ayuda con esta petición «Cabildo Insular de Tenerife: Que el Auditorio de Tenerife lleve el nombre de María Orán Cury». Únete a Aurora y 1.543 personas que ya han firmado.