Prohibir que el Estado auspicie o financie espectáculos de jineteadas criollas y similares

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 1,000!


Dijo Mahatma Gandhi: "Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales." Lo que se realiza en la Criolla no responde a ningún tipo de tradición.

Hay una enorme cantidad de uruguayos que no quieren que con su dinero se financie un acto de barbarie únicamente para divertimento de la gente, ya que eso no tiene mayor diferencia con las corridas de toros, las riñas de gallo, las peleas de perros que se realizan en México o las peleas de ratas que se realizaban en Montevideo en 1920 para levantar apuestas, ya que todas terminan en un acto sangriento.

En las jineteadas está muy bien visto que el gaucho, con las espuelas, tajee el anca y la paleta del caballo, ya que creen que quien lo hace es un buen jinete, pero esto es un disparate, porque no tiene nada que ver ni con la tradición, ni con los gauchos. Entonces, si la patria se hizo a caballo, durante la Semana Criolla y de la tradición, en lugar de realizar esta barbarie mostremos lo que es el proceso real de la doma.

Este año, en la semana criolla de la Sociedad Nativista El Rincón murió un caballo de un fuerte golpe en la cabeza. Según dijo Daniel Cúneo, dirigente de la Sociedad Nativista El Rincón a Telenoche, la situación fue “un accidente de trabajo en el que el caballo que se encontraba en el palenque se desnucó”. “No nos olvidemos que es un animal crudo de campo, que en el momento de ser atados al palenque muchas veces se enloquecen y se desnucan”, justificó. En primer lugar, esto no es un accidente de trabajo, porque no es trabajo, es gente divirtiéndose a costa del sufrimiento de los animales. En segundo lugar, subrayar que la causa del "accidente" es el estrés del animal, lo cual para este hombre es una justificación para la ocurrencia de accidentes, pero más correcto sería considerarlo la razón por la cual este pseudodeporte debe ser entendido como una forma de maltrato animal, infringiendo la  Ley Nº 18.471, de 2009, de Protección Animal. Esto no debería ser considerado deporte nacional.

Que se siga haciendo, pero con el dinero de las entradas de la gente que lo quiere ver, y no con el de las personas que aborrecen estas prácticas.