Petición cerrada

POR UN PROTOCOLO QUE ASEGURE LA GESTIÓN ÉTICA DE LAS COLONIAS FELINAS DE S/C DE TENERIFE

Esta petición ha conseguido 5.484 firmas


Ante la errónea pretensión de gestión y profundo desconocimiento de la problemática de las colonias felinas, los ciudadanos cuidadores de las colonias existentes en Santa Cruz de Tenerife y varias Asociaciones  Protectoras de Animales de la Isla de Tenerife (ADEPAC, SOS FELINA, DEFENSA ANIMAL TENERIFE, PRODERECHO ANIMAL EL ROSARIO-PRODEA, LIVE ARICO, CANIS PROFICIO, SANO Y A SALVO, PLATAFORMA CONTRA EL MALTRATO ANIMAL EN CANARIAS (PMA), ASOCIACIÓN ANIMALISTA ROMPIENDO CADENAS AARCA SOLICITAMOS que se recoja en un nuevo y correcto Protocolo e Gestión Ética de Colonias Felinas con la siguientes consideraciones:


1.- Que el plazo para censar, esterilizar e identificar a los miembros las distintas colonias felinas existentes en la ciudad no sea cerrado, teniendo en cuenta que, la inmensa mayoría, están siendo atendidas por personas físicas y  particulares que han invertido e invierten tanto actualmente, como en el futuro, su tiempo y recursos en capturar, trasladar para esterilizar e identificar a los gatos integrantes de cada colonia.

Que además, se prevea la dificultad de que los animales ya esterilizados, vuelvan a ser capturados para su identificación, el abandono ocasional de ejemplares domésticos en las mismas y que es probable que, al ser capturados, no todos los individuos puedan ser esterilizados, sino que previamente necesiten tratamiento temporal para algún tipo de enfermedad felina.

2. Que se asegure la pervivencia y supervivencia de las colonias existentes en la ciudad y que todas sean acogidas bajo un verdadero proyecto de gestión ética de colonias felinas, siendo el MÉTODO C.E.S. (Captura, esterilización y suelta) el único método científicamente demostrado como eficaz para el control de las mismas y no bajo la constante amenaza  de desalojo  de los animales que la componen, lo que crearía el llamado efecto vacío al eliminar los individuos de la colonia en el lugar donde estaba ubicada, que tenderá a ser ocupado por las poblaciones vecinas para aprovechar los recursos disponibles, hasta volver a alcanzar el nivel de densidad que el territorio puede sostener. Solamente eliminado el acceso a esos recursos se podría conseguir que el lugar no fuera lo suficientemente atractivo para los gatos, lo que en una ciudad, implica ejercer un control sobre un número tan elevado de factores de una amplia zona, incluidos los humanos, que resulta absolutamente inviable. Tratar de eliminar todos los gatos de una zona es un esfuerzo inútil, costoso, carente de sentido y poco recomendable por los riesgos que implica para la salud pública al facilitar la presencia de plagas altamente peligrosas para la salud humana.

El control mediante el método CES (Captura, Esterilización y Suelta) es considerado actualmente el mejor sistema para garantizar el bienestar animal en los gatos ferales y la inevitable y buena convivencia entre estos animales y los ciudadanos. Está avalado por numerosos trabajos de investigación y expertos internacionales, incluido GEMFE (Grupo de Especialistas de Medicina Felina, que trabaja dentro de AVEPA, la Asociación de Veterinarios Especialistas en Pequeños Animales)  y respaldado por AVATMA (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal)

El método C.E.S. trata de dar solución a los problemas ocasionados por los gatos, incidiendo sobre su esterilización para impedir el aumento descontrolado de la densidad de animales. Una vez esterilizados, identificados, marcados y tratados sanitariamente, los animales son devueltos al territorio donde desarrollan su vida. La alta territorialidad de los gatos ferales hace que su presencia actúe de barrera contra los intentos de otros felinos de colonizar el territorio, incluso cuando los recursos son suficientes para mantener a una colonia mayor de la existente. Las poblaciones se estabilizan cuando el número de individuos esterilizados alcanza el 70% y, si se llega al 100%, la colonia declinará lentamente. Con este sistema, las molestias vecinales disminuyen y la salud de los gatos mejora.

El CES es, por tanto, la herramienta más adecuada para mejorar la calidad de vida en las colonias felinas, reducir al máximo el impacto sobre la fauna salvaje y evitar el potencial riesgo sobre la salud pública. Las experiencias de numerosas ciudades españolas y de muchas otras localidades del mundo que han puesto en marcha este sistema así lo corroboran.

3.- Que la evaluación de la viabilidad de la colonia sólo se realice en el supuesto de que existan quejas por parte de vecinos, en caso contrario, solamente habrá que informar de su existencia para que sea censada y autorizada.

4.- Que en la evaluación y autorización de las colonias, participe, junto a los técnicos, como mínimo un miembro de una Asociación  Protectora con experiencia en el control ético de colonias felinas, estableciendo un marco de colaboración y unificación de criterios para el establecimiento, legalización y normalización de las colonias y sus colaboradores adaptado a cada colonia. Se dará respaldo y valor a las asociaciones y particulares responsables y gestores para que desarrollen su labor, todo ello con el fin de involucrar  a la ciudadanía en el proyecto y de concienciar a toda la sociedad sobre el problema de la superpoblación, regulando las figuras de colaborador autorizado y colaborador responsable

5.- Que se garantice que los gatos esterilizados vuelvan a su colonia, desparasitados y con una marca en la oreja, tras su adecuada recuperación de la cirugía o de su patología en caso de que, al ser capturados, no pudieran ser esterilizados a la espera de la mejora de su estado de salud. Dichos plazos no podrán ser menores de un día en caso de los machos y dos en caso de las hembras, siendo de obligada ampliación en caso de que el gato, en el momento de su captura, no se encuentre con un estado de salud adecuado para su esterilización debido a una patología recuperable. La eutanasia será únicamente  aplicada según criterios veterinarios abalados por GEMFE (Grupo de Especialistas de Medicina Felina perteneciente a la Asociación de Veterinarios de Pequeños Animales de España), cuando las condiciones del animal sean incompatibles con una vida digna. Una vez recuperado el animal, volverá a evaluarse su situación (vuelta a la colonia de origen o adopción, según el caso).

6.- La Captura de los Animales se realizará mediante jaulas trampas o mecanismos que no sean agresivos, ni causen daño.

7.- Que se garantice el correcto procedimiento de traslado de colonias felinas urbanas elaborado por AVATMA (https://avatma.org/2016/07/14/informe-traslado-colonias-felinas/) en el caso de que una colonia deba, inevitablemente, ser desalojada del lugar que ocupa y no se contemple, bajo ningún concepto, el sacrificio, traslado a perrera o albergue alguno a sus miembros no adoptables, intentando siempre la mediación.

8.- Que en los lugares donde la colonia no sea deseada o genere molestias con los vecinos próximos, se contemple y establezca mediar con los afectados a través de la información y el conocimiento de la gestión ética de la colonia antes de tomar cualquier decisión por parte del ayuntamiento de difícil reparación.


9. Que si las personas cuidadoras/responsables de cada colonia asumen el compromiso de mantener limpio el entorno de la basura generada por la misma, el Ayuntamiento se comprometa a que el servicio municipal de control de plagas realice una limpieza, desinfección y desinsectación periódica con productos adecuados y que no entrañen peligro alguno para los gatos.

10. Que se prevea en dicho protocolo, lo que pasará con dicha colonia en caso de traslado, abandono, enfermedad o muerte del cuidador principal.

11. Que el convenio con las clínicas veterinarias colaboradoras y sus condiciones, la campaña de información vecinal imprescindible para una correcta información y funcionamiento de la gestión de las colonias felinas y los cursos y carnets de alimentador de colonias, sean gestionados  antes de iniciar el censo de las colonias felinas existentes en la ciudad, con el fin de agilizar verdaderamente una correcta y exitosa gestión de las mismas, garantizando así que el ayuntamiento podrá cumplir con sus obligaciones en dicho protocolo de gestión.

12. Que los gatos cuya colonia está asentada en comunidades privadas sean considerados como lo que son, gatos ferales sin propietario cuya residencia es la calle. Por lo tanto deben estar incluidos en dicho protocolo CES de gestión ética de colonias felinas urbanas.

13. Que en cada colonia, dependiendo de su número de integrantes, se coloquen varios puntos de alimentación cubiertos y a ser posible elevados del suelo para mantener el espacio público limpio, el alimento en buen estado y sólo los gatos puedan acceder al mismo. Sólo se podrá utilizar comida húmeda para capturas o administración de medicamentos. En cualquier caso, se retirará el recipiente de comida la húmeda inmediatamente después de que el gato la ingiera. Esto es una práctica habitual en todos los proyectos CES de gestión eficaz y ética de colonias urbanas. Los gatos, máxime en colonias numerosas, jamás acuden a comer a la vez, ni aparecen a la misma hora en la colonia, sino que establecen turnos de alimentación y de uso del territorio, por lo que poner el alimento seco y retirarlo es inviable. De esta manera, se garantizaría que el espacio público estuviese limpio y no que no ocasione molestias en el vecindario.

14. Que la memoria mensual de gestión de las colonias se equipare al del resto de ciudades que han implantado el método CES para la gestión ética de colonias felinas, siendo ésta de periodicidad anual y que antes de comenzar con dicho protocolo de gestión, las personas responsables de las colonias, sean formadas sobre cómo gestionar correctamente las mismas.

15.- Que dicho protocolo contemple la colocación de un cartel que indique que la colonia se encuentra bajo protección municipal contemplando un régimen sancionador con multa pecuniaria elevada en el caso de que alguna persona ocasione molestias, alimente sin estar autorizado o le haga daño a los integrantes. 



ANTECEDENTES: ¿CUÁL ES EL PROTOCOLO ELABORADO POR EL AYUNTAMIENTO DE SANTA CRUZ DE TENERIFE?

El día  6 de junio de 2017 el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife representado por Carlos Correa, concejal de Sanidad y Medioambiente, con una ordenanza de tenencia y protección de animales recién aprobada que no ha tenido en cuenta las alegaciones hechas sobre la correcta y ética gestión de las colonias felinas existentes en la ciudad,  convoca una charla con el fin de  informar sobre su "protocolo de gestión de colonias felinas urbanas" donde, al igual que en el texto de dicha ordenanza,  no se contemplan en ninguna parte de ambos documentos, y a pesar de las alegaciones presentadas, ni las siglas CES,  ni la figura de gato feral,  dejando en manos de las personas que alimentan y han estado cuidando de los gatos que están en la calle, no olvidemos por culpa de la irresponsabilidad de la sociedad en general y de la inexistente gestión y escasa voluntad política,  toda la responsabilidad legal y logística sobre ellos.


En la reunión se informa a los asistentes de lo siguiente:

-  Se reitera un único plazo de 3 meses, hasta el 31 de julio de 2017,  para censar las colonias existentes a nombre las personas responsables de las mismas, pudiendo ser particulares y asociaciones. Sin posibilidad de que después de ese plazo nadie pueda censar una colonia más, ni de informar más allá de esta reunión a la población para que la misma, llegue al mayor número de ciudadanos interesados. En Santa Cruz, jamás se ha realizado por parte de las administraciones una gestión ética de colonias felinas por lo que la población de gatos está totalmente descontrolada. Un plazo de 3 meses es ilógico cuando desde la Concejalía de Medioambiente y Sanidad y la corporación municipal, se desconoce la cantidad de gatos, colonias y microcolonias existentes en las calles de una ciudad llena de gatos. Ambos plazos no sólo imposibles de cumplir por la problemática existente, sino además inexistentes en todos los protocolos de gestión ética de colonias urbanas/proyectos CES que están funcionando existosamente en varias ciudades de nuestras islas y cada vez más en nuestro país.

-  Se insta a que los responsables de cada colonia, las registren y que los técnicos del ayuntamiento estudien si son viables o no. Se comunica de manera puramente verbalno serán viables en zonas de especial protección, ni cerca de colegios,  centros de salud,  hospitales y edificios públicos. INFORMACIÓN VERBAL QUE SALVO LA DE QUE NO SE AUTORIZARÁN COLONIAS QUE ESTÉN A 500M DE ESPACIOS DE ESPECIAL PROTECCIÓN NATURAL, NO APARECE EN LA INFORMACIÓN DADA POR EL AYUNTAMIENTO, NI EN EL PAPEL QUE SE REPARTIÓ  EN LA REUNIÓN, NI EN LA ORDENANZA y que, en ese caso, la colonia será “eliminada”, sin informar ni contemplar siquiera  protocolo de rehalojo alguno.

-  Una vez "autorizadas" y censadas, será obligatorio esterilizar y chipear a nombre de la asociación o particulares que cuidan la colonia (también con un único plazo de 3 meses), donde caerá  toda la responsabilidad, pidiendo máxima colaboración a los voluntarios para transportes a clínicas veterinarias particulares que saldrán, según el ayuntamiento, a concurso público por convenio DESPUÉS DE CENSAR LAS COLONIAS. El concejal de sanidad y medio ambiente, Carlos Correa, afirma tener una partida presupuestaria para ello,  pero dicho concurso a las clínicas para firmar los convenios no saldrá a la luz  hasta que no tengan en su poder el censo "y ya ir viendo". En caso de gatos capturados para esterilizar y enfermos, no hay protocolo ni se ha contemplado esa posibilidad, es más, salvo sacrificar un animal que esté  enfermo,  desconocen por completo la problemática de la medicina felina. En la Ordenanza tampoco se asegura dicha campaña de esterilización, estando a expensas de, citando textualmente de la misma  “en la medida de sus posibilidades, podrá establecer ayudas para el registro, alimentación y esterilización de los gatos urbanos pertenecientes a las colonias autorizadas.”

-  Los gatos que han establecido su colonia en espacios comunes de comunidades de vecinos no entran en dicho protocolo, debiendo de hacerse cargo los mismos vecinos de la esterilización y microchip, de lo contrario, no será posible su censo y, por lo tanto, se quedarán a expensas de la voluntad del Ayuntamiento, que no aclara cuál será su destino ni el protocolo a seguir, olvidando que los gatos que han formado alguna colonia en espacios de comunidades de vecinos, siguen siendo igualmente gatos ferales y sin propieratorio.

- No se ha planteado  campaña informativa complementaria alguna para dar a conocer a los vecinos dichas medidas, ni charlas de formación para la correcta gestión, alimentación, etc.  de colonias para los voluntarios que se responsabilizarán de las mismas, ni para informar a toda esa ciudadanía de dicho protocolo, cuando un verdadero y exitoso proyecto CES y de Gestión ética de colonias felinas urbanas siempre va de la mano es una campaña informativa y educativa. El motivo esgrimido por parte del Ayuntamiento es que no hay fondos para campaña de información específica para dar a conocer a la población el nuevo protocolo de gestión de colonias, no habiendo siquiera contemplado su necesidad.  Varias de las personas asistentes a dicha reunión se ofrecen para buzonear y dar charlas en la AAVV de manera gratuita. En la nueva ordenanza en cambio, se recoge la obligatoriedad de la formación y de dar los carnets y las formaciones en el plazo de 18 meses, cuando el plazo legal para censar las colonias es de sólo 3 meses, siendo ambos plazos incongruentes e incompatibles entre sí, debiendo de caminar ambos juntos y en plazos similares para la correcta puesta en marcha de dicho protocolo de gestión.

- A la pregunta de qué se va a hacer con las colonias que no consideren autorizadas, de si existe y se conoce el correcto protocolo de rehalojo de colonias de gatos urbanos para evitar el conocido como “efecto vacío”, si se va a dar un el trato ético de los gatos existentes en dichas colonias no autorizadas y cómo será su traslado, no hay seguridad de respuesta. El señor Concejal y el técnico los desconocen y ni siquiera se había planteado esta cuestión.

- A la pregunta de si ese censo asegura que esa colonia no sea eliminada por otros métodos que al ir esterilizado ésta vaya reduciendo su número con el tiempo (CES), la respuesta textual es "que si las pensarán eliminar,  no harían todo esto". Pero no existe ni se asegura protocolo alguno para las colonias que, una vez estén censadas, el ayuntamiento no considere viables.

- Se pretende que se alimente con recipientes en el suelo escondidos entre la vegetación, no se habla, ni se contempla en ningún momento, el instalar en dichas colonias un mobiliario adecuado donde el pienso seco permanezca a resguardo elevado del suelo como es lo normal en una correcta y ética gestión de colonias felinas urbanas. Se dice que una vez coman los gatos solo pienso seco, hay que retirarlo, pudiendo quedar solamente agua limpia en la zona, ignorando que los gatos de colonia no comen todos juntos y establecen sus turnos durante el día, lo que revela muy poco conocimiento y nula información sobre el tema.

- Se informa que la policía municipal destinada específicamente para estos temas (PROTEU) vigilará que estas condiciones sean cumplidas a rajatabla siendo el o los gestores legales de la colonia los responsables de cualquier incidente relativo a la comida y limpieza de la zona, pudiendo quedar solamente agua limpia. Si esto se incumple, será motivo de sanción y que la colonia ya no sea "autorizada".

- Se exige comunicar MENSUALMENTE altas (se suponen absolutamente prohibidas a pesar de que se informa de que la gente abandona gatos en las colonias y que siempre hay alguna hembra difícil de capturar y que puede parir varias veces al año) y bajas de la colonia para que esta siga siendo autorizada, respondiendo al motivo de que haya nuevas altas en dicha colonia. Un plazo totalmente inasumible por la inmensa mayoría de personas voluntarias que se encargan de gestionar dichas colonias, además sin contemplar formación previa para las mismas y, cuando el plazo normal en otras ciudades es el de un informe anual.



Hoy: PARTICULARES QUE GESTIONAN COLONIAS FELINAS EN SANTA CRUZ DE TENERIFE Y ASOCIACIONES PROTECTORAS cuenta con tu ayuda

PARTICULARES QUE GESTIONAN COLONIAS FELINAS EN SANTA CRUZ DE TENERIFE Y ASOCIACIONES PROTECTORAS necesita tu ayuda con esta petición «Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife: POR UN PROTOCOLO QUE ASEGURE LA GESTIÓN ÉTICA DE LAS COLONIAS FELINAS DE S/C DE TENERIFE». Únete a PARTICULARES QUE GESTIONAN COLONIAS FELINAS EN SANTA CRUZ DE TENERIFE Y ASOCIACIONES PROTECTORAS y 5.483 personas que ya han firmado.