1968 NO SE OLVIDA

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 500!


Hablar del futuro sin intentar darle justicia al pasado convierte al presente en cómplice.

Tanto la apatía como el verdugo, cargan consigo un peso lleno de culpa que impide seguir adelante, evitando así el progreso.

México está lleno de riqueza histórica; independentista y revolucionaria que han marcado la vida de nuestro país, mismos que se llenan de valor cívico; hoy extraviados por el Estado al desvirtuar los papeles de la conmemoración con el festejo.

Cuánta razón tenía Octavio Paz al decir: “Pobres mexicanos que salen cada 15 de septiembre a gritar por escasos 15 minutos para callar el resto del año.” Entrando en un conformismo gubernamental y social que ha ocasionado estancamiento.

Los años pasan, llegando 1938, demostrando la unión del pueblo de México en defensa de la patria, guiados por un General visionario que hoy en día es recordado por andar siempre a pie, a caballo, cercano a los suyos.

Paso la etapa y el rezago conformista llego, esta vez, con su amigo el represor.

Silencio, silencio, silencio para la libertad.

La intervención de nuestros vecinos de patria común y a la vez diferente no se podía hacer esperar; “Tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”, diría Don Porfirio.

Agentes de la CIA llegarían al poder gubernamental; 2 Presidentes de la República y 1 Gobernador en Veracruz, quienes utilizando la fuerza del Estado, reprimieron, desaparecieron, torturaron y mataron a mexicanos trabajadores, jóvenes valientes, mujeres visionarias, niños inocentes, todos ellos re-evolucionarios, aquellas personas que fueron privadas de lo más valioso, la vida. Cuya vida fue su arma en defensa de la justicia que añoraba libertad.

Estudiantes, Médicos, Ferrocarrileros; la sociedad en su conjunto abría los ojos en aquel 1968 cuando en México llovía sangre… tal como ahora.

Hace 50 años nuestros compañeros estudiantes emprendieron una misión digna y honorable, la exigencia de respeto y autonomía para las universidades de nuestro país y a su vez justicia para México.

Cientos de héroes caídos a casusa del Estado putrefacto de 1968 siguen siendo recordados hoy más que nunca.

Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría, Fernando Gutiérrez Barrios, seres con historias diferentes y comunes cuyas manos están llenas de muerte, no deben de ser premiados ni homenajeados por nuestro País.

Señores representantes del pueblo, nuestra Nación esta matizada por historias ficticias que encubren la verdad, si añoran al igual que nosotros un México digno y honorable, lleno de valores cívicos y culturales, no sean partícipes, no sean cómplices de los criminales.

Más de 50 años han trascurrido y la justicia aun no llega, un paso necesario, es el eliminar de las calles, escuelas, lugares públicos y gubernamentales, los nombres, bustos y homenajes de Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría y Fernando Gutiérrez Barrios, por respeto a las víctimas, familiares y a la justicia.

El proceso administrativo probablemente sea tardado, sin embargo, si no iniciamos hoy, seguiremos con una mentira mañana.

Señor Presidente y Gobernadores, sean nuestros cómplices en esta tarea; hagámoslo unidos, como un solo México.

A toda la sociedad se les convoca a clausurar los monumentos y placas conmemorativas de los personajes: Luis Echeverría, Gustavo Díaz Ordaz y Fernando Gutiérrez Barrios.

Se les convoca a cambiar de forma simbólica los letreros de las calles con los nombres antes mencionados.

Cada quien será juzgado por el tribunal más longevo de la humanidad; la historia.

Que los que firmamos este documento, logremos generar una concientización en nuestros líderes gubernamentales y en la sociedad en general.

1968 NO SE OLVIDA.


ATENTAMENTE

Xalapa, Veracruz 22 de Julio del 2019

“1968 no se olvida”