Ilegalizar las granjas peleteras en España y las importaciones de piel desde otros países.

Ilegalizar las granjas peleteras en España y las importaciones de piel desde otros países.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2500!
Con 2500 firmas, es más probable que esta petición sea publicada en los medios de comunicación locales
Soraya Guerra Moreno ha iniciado esta petición dirigida a Ana Pastor y

La industria peletera se cobra anualmente la vida de 20 millones de animales salvajes cazados en trampas y de 40 millones de animales criados en granjas, todos ellos cruelmente despellejados antes o durante su muerte. La mayoría de las granjas de pieles se encuentran en Europa: son 6.000 en total. Europa produce el 70% de la piel mundial de visón y un 63% de la piel de zorro. En España se crí­an 400.000 visones en cautividad cada año, todos nacen en abril y mueren en noviembre. Estos animales tienen una vida media de 6 meses, frente a los 6 años que vivirí­an en libertad. Cada día que pasa son asesinados más de 500 de estos animales en España. Hay actualmente alrededor de 50 granjas, hablando únicamente de visones, sin contar chinchillas, zorros, martas, hurones, mapaches, nutrias, perros, gatos, conejos, ratones, hamsters, ardillas, armiños y muchos más.

Las condiciones de vida de las granjas peleteras para los animales obligados a vivir allí son desastrosas: permanecen aislados o hacinados en estrechas jaulas metálicas, en naves cubiertas o a veces expuestos a las inclemencias del tiempo. Los animales están estresados, y el aburrimiento y la falta de estímulos les lleva a  automutilarse mordiendo sus patas o colas. Los zorros y otros animales sufren de canibalismo en estas condiciones, ya que a pesar de su domesticación forzada, siguen siendo animales con fuertes tendencias salvajes, que sufren aún más las condiciones de encierro. Algunos nacen, viven y mueren en jaulas llenas de suciedad y excrementos, cuando mueren allí no quitan los cadáveres y los demás animales conviven en la misma pequeña jaula con su compañero muerto, por lo que contraen un montón de enfermedades, y no cuentan con atención sanitaria por parte de un veterinario. Como el producto que importa es su piel, se les proporciona el alimento especial y los cuidados necesarios para mantener este recurso. En muchas granjas es mucho más barato dejar morir a un animal malherido, este es el motivo por el que la atención veterinaria es un recurso prescindible cuando no involucra la calidad de la piel del animal.

En estas condiciones los animales se vuelven locos, no paran de moverse de un lado a otro dentro de sus diminutas jaulas por horas enteras, se pegan contra las paredes de estas para intentar liberarse, un esfuerzo inútil y que les produce muchas más heridas, las madres tienen que convivir en la misma jaula que sus bebés muertos,  algunos ni siquiera pueden respirar bien, se lastiman la boca mordiendo los barrotes, si alguno se rompe se lo clavan. Si en algún improbable momento limpian las jaulas lo hacen sin el menor cuidado, con limpiadoras de aire a presión que hacen un ruido fortísimo que hace que los animales se traumaticen, muerdan los barrotes haciéndose sangre, etc. Muchos sufren de canibalismo, los cuerpos que quedan serán molidos y ofrecidos como comida a los demás animales que siguen enjaulados.

En algunas granjas han llegado a sobrealimentar a los zorros para que así produjeran más piel, sus pies no son capaces de soportar el peso. En la naturaleza un zorro ártico pesa de 3 a 4 kilos. Sin embargo, les hacen pesar más de 20 kilos, lo que causa deformidades en sus piernas y dificultades de movimiento, la piel les llega a tapar los ojos, por lo que también les cuesta ver.

Son mantenidos en las condiciones mencionadas anteriormente hasta que alcanzan el peso-talla ideal para ser asesinados, no sin antes hacerles pasar por el mismísimo infierno, como si no hubieran sentido suficiente dolor todavía: Para quitarles la piel sin que esta sufra daños les ahogan con gas, con un motor de humo, o les electrocutan vía bucal, anal o por los genitales, o bien les rompen el cuello, o a golpes, intentando no manchar ni estropear la preciada piel. Lo peor es que les quitan la piel estando vivos, a sangre fría, por motivos estéticos y económicos, ya que si la piel está caliente la sangre no se coagula en esta, además, si está en una sola pieza se vende a un mayor precio. Si consiguen escapar de esta tortura no les intentan atrapar porque se van a morir igualmente, les dejan agonizando. No solo utilizan la piel para la ropa, también para brochas de maquillaje, o pinceles para pintar. Hay pieles de gato y de perro en China que las hacen pasar por otras pieles, y etiquetadas así se escapan al control de aduanas y llegan a los escaparates de las tiendas de otros países.

Para hacer un solo abrigo de un animal en concreto, se sacrifican unas 300 chinchillas, 250 ardillas, 60 visones o martas, 30 gatos o mapaches, 20 zorros, nutrias, linces o focas bebé, 15 ocelotes, 8 lobos, perros o focas adultas, y 6 leopardos, entre otros.

Los restos de su cuerpo son vendidos a la industria cárnica de alimento para perros y gatos, o para la fabricación de abonos, las personas llevan puestos sus cadáveres encima... Hay mil alternativas para no pasar frío que son menos sangrientas y sanguinarias. Esta es la realidad, no por mirar hacia otro lado la realidad deja de existir. Pero podemos hacer que cese tanto sufrimiento, demostremos que tenemos empatía. No nos gusta vestirnos con cadáveres de animales que han muerto entre tanto sufrimiento, dolor y agonía. Pensamos que sus vidas valen lo mismo que las nuestras. Y por todos estos motivos pedimos a la Presidenta del Congreso de los Diputados Ana Pastor Julián, a la Ministra de Justicia Dolores Delgado, al Presidente del Consejo General del Poder Judicial Carlos Lesmes Serrano, y a la Fiscal General del Estado María José Segarra que terminen con estas prácticas atroces, macabras y deleznables en toda España. Podemos apostar por fibras vegetales como el algodón, el lino, etc. y los tejidos sintéticos. Nuevos materiales como el Gore-Tex, el forro polar, la microfibra y otros son una excelente protección contra el frí­o. No os dejéis engañar por el argumento de los peleteros ("las pieles sintéticas son contaminantes"). La industria textil no contamina más que la del metal, la del cuero o la del papel. En todo caso, se debe ejercer presión desde el gobierno y asociaciones u organismos medioambientales para que estas industrias contaminen cada vez menos. Nunca puede ser una solución moralmente admisible esclavizar y asesinar a millones de seres vivos para despojarles de su piel.

Decimos NO a las granjas peleteras en España. Decimos NO a la compra y venta de pieles a pie de calle. Decimos NO a la compra y venta de pieles por internet, tanto en el interior de España como importadas desde el exterior. NO queremos más muerte. NO vamos a tolerar más muerte. SALVAREMOS A ESOS ANIMALES.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2500!
Con 2500 firmas, es más probable que esta petición sea publicada en los medios de comunicación locales