Responsabilidad Hotel Krystal Beach Acapulco por "ahogar" a un cachorro y dejarlo agonizar

Responsabilidad Hotel Krystal Beach Acapulco por "ahogar" a un cachorro y dejarlo agonizar

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!
Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas
Manuela Zeballos ha iniciado esta petición dirigida a Amigos por los derechos de los animales; y

Una turista Rubi AzBa denunció en su facebook la indiferencia del hotel

El pasado 12 de octubre de 2018, viajé a #Acapulco con mi familia para pasar el puente y descansar unos días. Lo que serían unos días de sol, arena, mar y buenos momentos se convirtió en uno de los peores fines de semana. Llegamos al hotel #KrystalBeachAcapulco cerca de las 15hrs, nos registramos y fuimos a comer a uno de los restaurantes y aproximadamente a las 17hrs nos fuimos a la playa a buscar camastros y descansar (contratamos el todo incluido), desde que llegamos vimos un perrito blanco descansando bajo un camastro, no lo molestamos, parecía muy cómodo, al poco rato 18:30 aprox, comenzó a llover así que yo me iba a meter al hotel cuando vi venir un perrito negro en un grave estado de desnutrición que caminaba y se caía, inmediatamente me acerqué y le hablé y vino conmigo cómo pudo y se tiró a los pies de mi mamá Chelo Barrientos, como buscando consuelo (valga sea su nombre), fui por agua para ver si lo podíamos ayudar cuando llegó otra huésped y nos dijo que el perrito llevaba así desde el lunes, que ya lo habían reportado varios huéspedes en el hotel para buscar la ayuda de alguna autoridad que hiciera algo por él, sin embargo no había habido nada, así que fui a buscar a la gerente y me dijo que ya habían llamado a #CAPTA(Centro de Atención y Protección al Turista Acapulco), “supuestamente” volvieron a llamar mientras yo estaba ahí, lo cual dude de inmediato porque la gerente #Yaneth se escondió para hacer llamada, colgó, se paró de su lugar y se fue al baño, dejándome ahí sin decirme absolutamente nada de la llamada, en eso me llamaron al celular para decirme que habían ido trabajadores del hotel con una pésima actitud para llevarse el perrito porque estaba dando MALA IMAGEN con los huéspedes, cabe mencionar que estábamos en la playa, nosotras no metimos nunca al perrito al hotel, la indicación que tenían por lo que alcanzamos a escuchar era que lo echaran a la vía pública para que dejáramos de molestar y desde ese momento nos pusieron a lo guardias a vigilarnos y a avisar por radio cada que hacíamos algún movimiento. Bajé corriendo y les dije que no dejaría solo al perrito hasta que llegaran los de #CAPTA y me dijeron que llegarían en 15 o 20 min, pusimos al perrito en unos cartones y lo cargamos para llevarlo a un espacio a un costado del hotel que era como una bodega donde guardaban el material de limpieza, este espacio no tenía techo, seguía lloviendo, así que mi mamá le hizo una pequeña casita con unos cartones y unas cajas de plástico para taparlo de la lluvia, el perrito ya no pudo tomar agua, tenía la mandíbula trabada y respiraba con muchísima dificultad, pensamos que moriría pronto. Fui a buscar a la subgerente, buscando ayuda, yo lo único que quería era ver si podían buscar un médico que lo viera y ayudarlo, porque las veterinarias me cobraban más de $2000 para dormirlo, obviamente me batearon y me volvieron a decir que iría CAPTA, a las 19:30 aprox mi amiga Yuzel Yzl y yo, pedimos ayuda por facebook y por whatsapp, con nuestros contactos, sin respuesta alguna, empezamos a recorrer la costera buscando alguien que nos ayudara, todos fueron indiferentes, fuimos a la tienda #Mascota (que detesto por vender animales), pero me dijeron que no tienen veterinarios, caminamos entre la lluvia y charcos, mojadas y desesperadas por ayuda, a todos les valió, nos decían que era normal que se murieran así los perros, que no hay ninguna ley que los proteja, que no hay asociación protectora, que mejor disfrutáramos la estadía. Yo estaba desesperada, sabía que el perrito estaba sufriendo mucho y a nadie le importaba, me enojé, grité y lloré pidiendo ayuda y a nadie le importaba, se los pedía por humanidad, por salud pública, use todos los argumentos posibles y ante la indiferencia de la gente no pude hacer absolutamente nada. Buscamos médicos que nos dieran algún medicamento humano para ayudarlo a irse, el perrito llevaba como 2 días sin comer, estaba débil, su respiración era muy difícil, yo le pedía a la vida que se lo llevara para que dejara de sufrir, un angelito que a nadie le importaba. En eso me llama mi mamá para decirme que la gerente #OmarisRomero había ido a decirle de manera prepotente y con gritos y manoteos que tenía 5 minutos para salirse de la bodega o llamaría a la policía para sacarla del hotel, mi amiga y yo nos regresamos corriendo al hotel ante esta amenaza, estuvimos con el perrito hasta las 22:30, cuando llegó la huésped que se acercó en la playa y nos dijo que se quedaba ahí, mientras íbamos a cenar (ya casi cerraban el restaurante), yo no podía ni comer, me sentía decepcionada, frustrada, enojada y sentía un dolor inmenso en el pecho, no habían pasado ni 10 minutos cuando llegó la huésped para decirnos que la habían corrido de ahí y que dejó al perrito solo, que también la habían amenazado con correrla del hotel. Se me salieron las lágrimas una vez más, me dio mucha rabia contra el ser humano, en primer lugar porque “los dueños” nunca se preocuparon por el cachorro, al hotel solo le importaba su “imagen” y a la gente no le importaba, me dio mucha tristeza como ver tanta indiferencia. Mi mamá y mi amiga, trataron de consolarme, se me vino todo encima y pensé que todo lo que intento hacer por los animales y por el planeta, no sirve de nada, que nos estamos yendo al carajo y la gente es muy egoísta, que lo único que quieren es su bienestar sin importar cómo la consigan, que lo poquito que hago no marca una diferencia y que lucho en contra de todo y de todos yo sola. No tienen idea de la depresión en la que entré, de la cual honestamente no me he recuperado, a nadie le importan los animales, ellos sin poder pedir ayuda, sufriendo por nuestra culpa. 
Esa noche nos fuimos a dormir, sabíamos que no podíamos hacer más nada, honestamente pensamos que el cachorro no sobreviviría la noche. 
El sábado 13 de octubre, amaneció lloviendo (en realidad llovió toda la noche), nos dijeron que ya se habían llevado al perrito, nosotras pensamos que habían ido los de CAPTA. Nos fuimos al centro un rato para olvidar un poco el mal rato y los malos tratos del hotel que por cierto, muchos huéspedes opinaban lo mismo, definitivamente no saben lo que es atención al cliente, regresamos aprox a las 13:30hrs, fuimos a comer al restaurante cuando llegó la huésped a decirnos que había encontrado al perrito en la banqueta y que estaba vivo, que no tenía los cartones ni la toalla, inmediatamente fui a buscarlo junto con mi amiga y cuál va siendo mi sorpresa, el perrito estaba lleno de arena, lleno de moscas que se lo estaban comiendo, medio abrió el ojo y trató de moverse, no sé si me reconoció o se asustó, pensando que también yo le haría daño. 
En la esquina había unos #PolicíasFederales, fui a pedirles ayuda, les rogué y les lloré por ayuda y lo único que le dijeron es que llamara al #911 , ellos no podían hacer nada. Inmediatamente llamé, les di el reporte y me dijeron que la perrera llegaría en 15 o 20 min, esperé 30 min y nada, el perrito estaba junto al mercado de artesanías, la gente comiendo ahí a lado, los niños jugando, todos mostrando gran indiferencia. 
Sin saber qué hacer o a dónde llevarlo, aparecieron como por arte de magia 2 Asistentes turísticas (#Adriana y su compañera), nos acercamos y les contamos el caso, las llevé con el perrito, tomaron nuestros datos y empezaron a llamar por radio para buscar ayuda, en ese momento mi amiga llamó de nuevo al 911 para saber que pasaba con el reporte, yo tenía la esperanza de que llegaran por él mientras estábamos ahí, cuando me dice mi amiga que todo lo que nos dijeron los del 911 fue una mentira, que me lo dijeron para que me calmara y dejara de molestar, que nunca iba a llegar la perrera porque era sábado que lo dejáramos ahí y que el LUNES a medio día irían por él, ¿Dejarlo sufrir 3 días sin importar nada?, ¡Sí! Esa fue su respuesta. Las chicas Asistentes Turísticas, escucharon todo y empezaron a llamar por celular a sus contactos para buscar un albergue o una veterinaria, yo les dije que pagaba los gastos pero que por humanidad me ayudaran a que alguien lo pudiera dormir, que además del sufrimiento, era ya un foco de infección para todos. En ese momento, la gente del mercado de artesanías se acercó y nos dijo que unos turistas lo habían SACADO DEL MAR, que alguien había visto a los trabajadores del hotel, ECHARLO AL MARA PARA QUE SE AHOGARA y así deshacerse del problema, por eso el perrito estaba lleno de arena, yo no podía creer que hubieran hecho eso, que fueran tan malditos y desgraciados para echarlo al mar en las condiciones en las que estaba, para nadie era importante darle una muerte digna después de tanto sufrimiento. 
Las Asistentes lograron contactar con alguien que nos dio el nombre y teléfono de una veterinaria que nos ayudaría. Me pidieron llevar al perrito inmediatamente, una de las chicas y mi amiga, fueron a conseguir una caja, lo cual también fue difícil, porque nadie quería, hasta que encontraron a alguien que se las dio y hasta les dio el material para armarla, las chicas buscaron un taxi, los subieron mientras yo regresaba al hotel por mi bolso y la tarjeta para pagar los gastos. Nos subimos al taxi y en menos de 10 min llegamos a la veterinaria #FASHIONPUPPIES, el taxista me ayudó a cargarlo y juntos lo metimos, nos dijo que nos podía esperar, que si necesitábamos ir a otro lugar él nos llevaba, así después de tanto sufrir, 3 personas fueron buenas y nos ayudaron. Ya dentro de la veterinaria, el perrito intentó pararse sin conseguirlo, intento ladrar pero su fuerza era casi nula, no sé si supo que iba a morir, no sé si sintió miedo, era increíble que aún tuviera ganas de vivir, algunos clientes hacían preguntas pendejas de que si era mío, que que le había pasado, todas sus preguntas incriminándome por la salud del pequeño y con la mirada de “que poca”, yo estaba tratando de mantener la calma, cuando el veterinario #VíctorManuelaCoria me ayudó a subirlo a la mesa para revisarlo y dictaminar el proceso. 
El cachorro no tenía más de 6 meses, tenía moquillo en un grado muy avanzado, ya le había afectado el sistema nervioso y se lo estaba comiendo por dentro, el pequeño no tenía más salvación que dormirlo. 
Me despedí de él, le lloré y le pedí perdón por todo el daño y sufrimiento que había pasado en tan pocos meses de vida, por la crueldad del ser humano, por no poder salvarle la vida después de tanto que había luchado por vivir (desnutrición, moquillo, el intento de ahogarlo), mi amiga también le lloró, le dijimos lo mucho que lo queríamos, que al menos 7 personas de todas a las que habíamos recurrido, nos preocupamos por él, que descansara y que algún día nos volveríamos a ver. El doctor #VíctorManuelCoria le puso un tranquilizante para poder ponerle la anestesia y dormirlo. Abracé al doctor y le agradecí que nos ayudara y le dije que gracias a personas como él y con su labor, había perritos que podían descansar después de tanto sufrimiento. 
Pagué la eutanasia y nos fuimos, yo ya no podía más, estaba devastada. Caminamos de regreso al hotel, reflexionando todo lo que habíamos pasado, lloramos y nos desahogamos. 
Al llegar le contamos todo a mi mamá y nos consoló. 
Me dijo que estaba muy orgullosa de mi, que no bajara los brazos y que siguiera luchando, que valía la pena todo lo que hacía por los animales y que poco a poco las cosas cambiarían. Lo ayudamos a irse y a dejar de sufrir, aunque no deja de ser doloroso recordar esto, me es inevitable llorar, es por eso que no había podido contarlo, fue un fin de semana muy doloroso y agobiante. 
Al día siguiente nos cambiamos de hotel, no vuelvo a #krystalbeachacapulco un lugar donde lo que más importa es la “imagen” y no la vida de un ser vivo, donde a los que quisimos ayudar a un cachorro nos tratan como delincuentes, amedrentándonos con sacarnos con la policía, donde una gerente que no es mexicana, nos trata con la punta del pie, en nuestro propio país. ¿que nos espera como huéspedes si es un lugar que no le importa nada más que vender y explotar trabajadores? 
Quizá a muchos de ustedes no les importe lo que le pasó a un cachorro y sé que muchos me criticarán o se burlarán, pero solo quiero hacer una pequeña reflexión: ¿En que nos estamos convirtiendo como sociedad, donde ya ningún animal nos importa?
¿Como podemos llamarnos humanos si no sabemos lo que es la compasión? 
La vida de ningún ser sintiente es inferior a la de otro (a), por lo tanto somos moralmente iguales.
Me quedo con un muy mal sabor de boca de un lugar que algún día fue un lugar paradisiaco, quiero agradecer con todo mi corazón a las Asistentes Turísticas, al Taxista y en especial al Veterinario por nunca negarse a recibirnos. Entre las muchas personas indiferentes, hubo 4 que ayudaron al cachorro, espero que la vida les recompense al mil todo lo que hicieron por el cachorro. 
Les pido que compartan mi post, quizá sirva de algo y por ahí a alguien le caiga el 20 leyendo estas líneas y seamos un poquito más compasivos con los animales. 
Si puedes ayudar a algún animal, hazlo, quizá sea la única ayuda que reciba en su vida.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!
Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas