Con el fin de dar a conocer la Constitución pacifista del Japón a todas las naciones del mundo, en particular el Artículo 9, dígnense conceder el Premio Nobel de la Paz al pueblo japonés que ha sabido defenderla y conservarla hasta el día de hoy.

Si su firma digital pertenece a otro país, elija "Español" en la columna
situada en la parte inferior derecha.

El pacifismo impregna todo el entramado de la Constitución japonesa.En su preámbulo, especialmente en el Artículo 9, se afirma, de forma taxativa, que el Japón renuncia a la guerra y jamás emprenderá conflicto bélico alguno. Ha desempeñado, por lo tanto, un papel importantísimo en la prevención de cualquier tipo de tentación bélica que hayan podido abrigar los sucesivos gobiernos que han dirigido los destinos de nuestro país desde que entró en vigor.

 Hemos establecido un comité ejecutivo que propugna la concesión del “Premio Nobel de la Paz al Artículo 9 de la Constitución” y comenzado una campaña de recogida de firmas que será presentada al Comité Noruego del Nobel. El establecimiento del comité y de la mencionada campaña, constituyen parte intrínseca de este renovado esfuerzo por proteger, promover y compartir el inestimable valor que encierra el Artículo 9.

El Premio Nobel de la Paz se concede a personas u organizaciones. La Constitución misma no puede ser nominada.Para salvar este escollo, hemos pensado que el pueblo japonés, encarnación del espíritu de la Constitución y que ha sabido defenderla y conservarla en su integridad hasta el día de hoy, podría ser objeto de nominación.   

Los candidatos al Premio Nobel de la Paz tiene que ser presentados antes del primero de febrero de cada año. Requieren la recomendación de miembros del Parlamento o Asamblea Nacional, profesores eméritos, rectores de universidad, profesores de ciencias sociales, historia, filosofía, derecho, teología...directores de institutos de investigación para la paz y política exterior y anteriores condecorados con el Premio Nobel de la Paz.

 En el año 2014, 13 personas y la Asociación de Kobe para la“concesión del Premio Nobel de la Paz al Artículo 9 de la Constitución”, formada por 30 personas, profesores universitarios en su mayoría, recomendaron la candidatura. Esta fue aceptada y el “pueblo japonés, encarnación del Artículo 9”, quedó oficialmente nominado.

 Es posible que el pueblo japonés no haya llevado el espíritu de la Constitución a sus últimas consecuencias.Pero no puede negarse que la ha defendido y conservado durante casi setenta años, enfrentado, muchas veces, a la presión de quienes pretenden solucionar los conflictos en el mundo mediante el uso de la violencia y de las armas. Esta fuerza arraiga en una íntima reflexión y arrepentimiento de la trágica guerra en la que una vez nos embarcamos y que nos lleva a desear, ardientemente, la paz y la felicidad para todas la naciones del mundo. Nuestra contribución a la paz y estabilidad mundiales, considerada desde esta perspectiva, no cabe duda de que adquiere enormes dimensiones.

No todos los japoneses, por supuesto, están a favor de la actual Constitución.

Hasta el momento, sin embargo, no ha sufrido revisión de ninguna clase. Creemos que este significativo hecho se explica por el arrepentimiento y deseo de paz que se apoderó del pueblo japonés después de la guerra. Este ferviente deseo ha pasado de generación en generación y sigue arraigado en el corazón de la mayoría de los japoneses.

“Deseo de paz para todo el mundo y desterrar para siempre de la faz de la tierra el horror de la guerra”, lema de nuestra aspiración al Premio Nobel de la Paz, es una meta preñada de sentido y que deseamos compartir con todas las gentes del mundo.

  En estos momentos en que soplan vientos revisionistas de la Constitución, esperamos que comprendan nuestro esfuerzo por defenderla y darla a conocer, ya que constituye un camino seguro para que la paz reine definitivamente en el mundo.

Muchas gracias por su cooperación.

 Comité ejecutivo del “Premio Nobel de la Paz” para el Artículo 9 de la  Constitución del Japón. 

Co-Representantes:Tsuneo HOSHINO, Yoshiaki ISHIGAKI, Masayuki OCHIAI, Ruka MATSUMOTO , Junji TAKAHASHI, Naomi TAKASU, Yasuyo TAKEUCHI

 ---------------------------------------------------------------------

LA CONSTITUCIÓN DE JAPÓN

 Nosotros, el pueblo japonés, actuando por intermedio de los representases debidamente elegidos de la Dieta Nacional, determinados a asegurar para nosotros y para nuestra posteridad los frutos de la cooperación pacífica con todas las naciones y los beneficios de la libertad para toda nuestra tierra, y resueltos a evitar los horrores de una nueva guerra como resultado de la acción del gobierno, proclamamos que el poder soberano reside en el pueblo y establecemos firmemente esta Constitución. El Gobierno es un mandato sagrado del pueblo, de quien deriva su autoridad; sus poderes son ejercidos por los representantes del pueblo y sus beneficios son prerrogativa del pueblo. Este es el principio universal de humanidad sobre el cual se basa esta Constitución. Rechazamos y revocamos todas las constituciones, leyes, ordenanzas y decretos imperiales que se opongan a la presente Constitución.

 Nosotros, el pueblo japonés, deseamos una paz duradera y, profundamente conscientes de los altos ideales que controlan las relaciones humanas, hemos resuelto preservar nuestra seguridad y existencia, confiados en la justicia y la buena fe de los pueblos amantes de la paz. Deseamos ocupar un lugar digno en la sociedad internacional que lucha por la preservación de la paz y por la abolición definitiva en el mundo de la tiranía y la esclavitud, de la opresión y la intolerancia. Reconocemos que todos los pueblos de la tierra tienen el derecho de vivir en paz, libres de temor y de necesidades.

 Creemos que ninguna nación es responsable sólo ante sí misma, sino que las leyes de la moral política son universales y que la obediencia a esas leyes incumbe a todas las naciones que sustentan su propia soberanía y justifican sus relaciones soberanas con otras naciones.

 Nosotros, el pueblo japonés, comprometemos nuestro honor nacional en el cumplimiento de estos altos ideales y propósitos con todos nuestros recursos.

Capítulo II. Renuncia a la guerra

ARTÍCULO 9.

 Aspirando sinceramente a una paz internacional basada en la justicia y el orden, el pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra como derecho soberano de la nación y a la amenaza o al uso de la fuerza como medio de solución en disputas internacionales.

 Con el objeto de llevar a cabo el deseo expresado en el párrafo precedente, no se mantendrán en lo sucesivo fuerzas de tierra, mar o aire como tampoco otro potencial bélico. El derecho de beligerancia del estado no será reconocido.

http://www.cu.emb-japan.go.jp/es/docs/constitucion_japon.pdf

-------------------------------------------------

This petition will be delivered to:
  • Solicitud dirigida al Comité Noruego del Nobel:

    「憲法9条にノーベル平和賞を」実行委員会 Executive Committee for “The Nobel Peace Prize for Article 9 of the Japanese Constitution” started this petition with a single signature, and now has 29 supporters. Start a petition today to change something you care about.