Repudio a la creación de la “Licenciatura en Farmacia” promovida por ADEF

0 have signed. Let’s get to 15,000!


Desde la agrupacion “Farmacéuticos Autoconvocados en defensa de la Profesión” repudiamos la creación de la “Licenciatura en Farmacia” promovida por la Asociación de Empleados de Farmacia (ADEF) y que responde a los intereses del empresario Mario Quintana, fundador y propietario de Farmacity, con quien ADEF mantiene estrecha y cuestionable relación. Cabe destacar que la Asociación de Empleados de farmacias se presentó en la Corte Suprema de Justicia como Amicus de la cadeneraFarmacity, para apoyar su desembarco en provincia de Buenos Aires, violando la ley vigente.
El empresario Mario Quintana tiene fuerte presencia en la política nacional, lo cual quedó demostrado con la aprobación de la licenciatura promocionada por Adef, a pesar de que en un principio la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU) recomendó que NO se otorgue el reconocimiento oficial provisorio a la mencionada ¨licenciatura en farmacia de adef¨, como ellos mismos la promocionan. 
El farmacéutico es un profesional de la salud, matriculado, experto en medicamentos, que ha cursado una currícula que por su complejidad y amplitud lo habilita para ejercer la profesión en una variedad de ámbitos como la farmacia hospitalaria, la industria (medicamentos y productos médicos), en el diseño e investigación de nuevos medicamentos, la farmacia comunitaria, la logística, instalación y dirección técnica de centrales de esterilización y otros. Es en resguardo de la salud de la población que exigimos al Ministerio de Educación que revéa la aprobación provisoria de la carrera.
Desde esta agrupación no nos oponemos a la ampliación de la oferta educativa, siempre que sea de excelencia. No es el caso de esta licenciatura, que pretende convertir cadetes en directores técnicos, con la intención clara de proveer de “profesionales a medida de Farmacity”, en serie, de baja calidad y a bajo salario, con el consiguiente perjuicio a la salud de la población que sufrirá las consecuencias de mayores errores en la preparación, conservación y dispensación de medicamentos. Rechazamos que el gremio de los empleados de mostrador, cajeros y cadetes pretenda invadir campo ajeno que corresponde al profesional Farmacéutico.