ELIMINAR LOS 13 BADENES DE BECERRIL DE LA SIERRA (M-623)

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


En los principales pueblos de la sierra noroeste de Madrid vivimos más de 127.000 personas censadas en 2017, miles de familias, llegándose a multiplicar durante las fechas estivales, o en invierno con motivo de la época de Esquí (este año bien larga). Hablo de los pueblos que van desde Cerceda hasta Navacerrada, Moralzarzal, Collado Mediano, Guadarrama, Los Molinos, Cercedilla, El Escorial (y San Lorenzo), Collado Villalba, etc. Consultar el INE aquí.

Diariamente, miles de conductores tenemos que atravesar por distintos motivos (laborales y personales) el precioso pueblo de Becerril de la Sierra por la M-623, y durante un tramo de 1,8 kilómetros, sufrimos todos "el gran proyecto urbanístico" que algún iluminado ha instalado para evitar que los vehículos circulen más allá de la velocidad de 50 kilómetros por hora: 13 badenes (trece).

Algunos de estos badenes son ilegales según la normativa vigente (REDUCTORES DE VELOCIDAD), tanto en altura como en distancia, lo cual nos provoca a todas y todos los siguientes inconvenientes y consecuencias:

  1. La velocidad máxima de 50 km/h es absolutamente imposible de alcanzar, ya que más de la mitad de los badenes son imposibles de rebasar a esa velocidad, en tanto queramos no dañar seriamente nuestro vehículo y/o sufrir lesiones, tanto los conductores como los acompañantes (peor aún para gente de avanzada edad y para los niños). Cuidado, no estoy reclamando velocidad en los tramos, sino fluidez y comodidad.
  2. Dado que hay que parar 13 veces, se forman largas colas de vehículos, puesto que no se puede circular con fluidez, es decir, despacio pero sin pararnos, ya que hay colocado un semáforo más o menos en medio del trayecto cuya actividad afecta a ambos carriles. No hablemos más.
  3. Si los vehículos son pesados (furgones, camiones, y vehículos familiares a partir de 1,5 toneladas), frenar hasta casi parar el coche es totalmente inevitable, si queremos salvaguardar nuestro preciado y necesario vehículo, o nuestra salud y los que nos acompañan. Obviamente, aquellos que circulan tras de este tipo de vehículos deben permanecer todo el tramo pacientemente petrificados al volante, deseando que termine el angosto paso por el término municipal de Becerril de la Sierra.
  4. Nadie puede adelantar, línea contínua todo el tramo. A quién no le ha tocado ya, en este tramo, ir detrás de un camión de obras, una hormigonera, un transporte de arena, el camión de la basura.
  5. El primer y el último baden del tramo (da igual como lo miremos) están colocados por aburrimiento, tal vez para hacer horas extras, puesto que no sirven absolutamente para nada. No hay un paso de peatones sobre los mismos para unir ambos extremos de la carretera, ya que no hay acera para los peatones, sino zanjas, la propia cuneta intransitable. Ni tan siquiera se molestaron en eliminar de estos dos badenes la mitad que podría evitar aquel vehículo que ya ha conseguido abandonar el tramo angosto. Asombroso. (oferta de badenes, paga once, te ponemos trece)
  6. No podemos calcular el daño que estará provocando tanto badén a nuestros vehículos, a los amortiguadores, y a todas las piezas mecánicas aledañas que también se ven afectadas por la distinta y mala construcción de los badenes. ¿Quién me pagará el desgaste de estas piezas? (pregunta absurda).
  7. Los vecinos de Becerril de la Sierra, y fundamentalmente aquellos que bordean la carretera y el latoso tramo, se ven afectados por la polución que generan los vehículos, ya que constantemente están frenando y acelerando, con el consiguiente olor a pastillas de freno, embragues, y combustibles, y por supuesto, con la polución acústica que de ello se deriva.
  8. Los autobuses de transporte público (y privado). Si resulta desagradable coger un bache en un autobus y sentir el suelo en el trasero, en la espalda y el cuello, no cuesta mucho imaginar el tramo de 1,8 km, los sonoros acelerones de los distintos autobuses de la sierra (con su consiguiente humo denso y negro) y el malestar de todos los usuarios del transporte público. Seguramente los propietarios de los autobuses, también tendrán mucho que decir a colación de sus averías y sus desgastes mecánicos.
  9. Ambulancias: Cualquiera puede imaginarse la importancia que tiene que una ambulancia llegue a tiempo, de una pieza, con sus ocupantes alerta y en plenas facultades. Cuantas veces los conductores y conductoras miramos a una ambulancia que lleva la sirena puesta y camino del hospital, y nos hacemos a la idea de lo importante que es facilitarle las cosas para que llegue pronto a su destino, somos empáticos con el paciente.  Y yo me preogunto, ¿realmente creemos que llegarán a tiempo con 13 badenes? Las ambulancias que conocemos pesan en vacío más de 2 toneladas. Alguién se imagina a un médico, enfermera o auxiliar atendiendo a un paciente mientras sufre frenadas, acelerones, botes.... Sin duda el paciente, accidentado, enfermo, no disfrutará del viaje ni será bien atendido.
  10. Cuerpo de bomberos: estos vehiculos son pesados de por sí, pero es que además, cargados de agua, quebrarían el chásis si pasarán sobre cualquier badén para atender una urgencia, incluso a la velocidad de 50 km/h. Dudo mucho que alguien tuviera la buena idea de preguntar al cuerpo de bomberos a la hora de poner los badenes. Si se quema el monte o tu casa, no llames a los bomberos, llama al ciclista, que llegará antes sin duda, aunque con menos agua.
  11. Cuerpos de seguridad: se imagina alguien a la Guardia Civil frenando hasta en 13 ocasiones hasta alcanzar la velocidad de 30 kilómetros/hora para poder rebasar los badenes para atender alguna urgencia (de cualquier índole, echen la imaginación a volar). Los vehículos todo terreno de la Guardia Civil también pesan 2 toneladas en vacío, y también están muy cerca de esa medida los vehículos de la policía municipal. Yo me imagino la situación, y resultaría cómica si no fuera porque cuando veo un vehículo de estos correr con las sirenas es porque tiene que ser importante para alguien.
  12. Sí, es posible que algún conductor de motocicleta se divierta, sobre todo si pertenece a un modelo de montaña. Ni tan siquiera las bicicletas pasean agusto por este tramo, ya que el arcén debe alcanzar el espectacular ancho de 30 centímetros, y aún así, (y aquí viene el postre) los badenes están construidos también para ellos, es decir, que han sobrepasado las líneas contínuas exteriores para que hasta los peatones que deambulen por la carretera tengan que subir y bajar hasta en trece ocasiones. Está claro que en esto han sido concienzudos: ¡que no se libre ni uno!

Quiero recordaros que tenéis el útil y singular Google Street View para comprobar cuantos datos he dejado en estas líneas.

LA SOLUCIÓN

Desconozco cual es la solución exacta que se ajusta a la ordenanza municipal, y al Ministerio de Fomento. Sin embargo, conozco lo que todos (y todas) estamos dispuestos a solicitar a este último: quiten los 13 badenes. Esto es una carretera, no una urbanización, ni una calle del municipio. 

Tenemos la posibilidad de quitar todos los badenes actuales, y colocar aquellos que, a parte de útiles y significativos, SÍ que permitan circular al máximo de 50 km/h a todos los vehículos, con independencia de su peso y distancia entre ejes. Por favor, siglo 21...En el mercado internacional existen soluciones para ello. Pero claro, un par de badenes, no trece.

Incluso (espero que seamos sensatos con esto) es mucho más efectivo colocar un radar fijo en un tramo de carretera cuando realmente tenemos interés en no rebasar un límite de velocidad aceptable para conservar la seguridad de los peatones, ciclistas y otros vehículos.

Los vecinos de la sierra no queremos correr, solo queremos circular cómodamente con nuestros vehículos y que nos duren lo máximo posible, y los vecinos de Becerril de la Sierra, quieren el aire más limpio y menos ruidoso.

 

18 de abril de 2018, he procedido a enviar un escrito a la Dirección General de Carreteras e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, como responsables directos de la M623, después de confirmarlo con el Excelentísimo Ayuntamiento de Becerril de la Sierra (Area de Urbanismo).

 

23 de abril de 2018. La D.Gral. de Carreteras e Infraestructuras responde:

En relación a la solicitud de retirada de los dispositivos para moderar la velocidad tipo lomo o meseta existentes en la carretera M-623 en el tramo de travesía limitado a 50 Km/h comprendido entre el P.K.  2+200 y el P.K. 4+200 en Becerril de la Sierra, se informa que fueron instalados hace muchos años para mejorar la seguridad vial en el tramo, debido a la elevada velocidad de circulación de los vehículos, habiéndose cumplido el objetivo de reducir la velocidad. No obstante, se va a volver a analizar el tramo de carretera citado, con el fin de conjugar las características del trazado, la limitación de velocidad, la intensidad circulatoria, los tipos de vehículos, los usuarios, las características de los dispositivos moderadores de velocidad y el confort, con la finalidad de conseguir los mayores niveles de seguridad vial de todos los usuarios. Y todo ello teniendo en cuenta la normativa vigente. 

23 de abril de 2018 - Mi contestación:

En primer lugar quiero agradecerles su correo de contacto y la breve explicación que me detallan. 

Como muy correctamente indican, es cierto que el tramo fue inundado de badenes, erróneamente, hace más de una década (yo llevo 31 años en la zona noroeste, y conozco muy bien el tramo en cuestión), pero eso no quiere decir que fuera un acierto, y por supuesto, no está ejecutado conforme a la ley estipulaba entonces, ni como estipula actualmente. 

Es por ello que quiero trasladarles mi gran preocupación a la hora de comprender lo que realmente está demandando la ciudadanía de la sierra noroeste, aquellos que nos vemos obligados a coger ese tramo, ya que no tenemos alternativas físicas: 

No queremos ningún badén, salvo aquel que sea estrictamente razonable para los peatones, y que básicamente es aquel dónde está situado el semáforo. No estamos reclamando que desaparezca el semáforo, seguramente es necesario y está ubicado en el punto más adecuado.

Sin embargo, los otros 12 badenes son superfluos, dañinos y fácilmente sustituibles por radares de tramo. Tal como explicamos en la petición firmada, no deseamos correr, sino circular con comodidad, de manera continua.

Tampoco estamos pidiendo una zona de adelantamientos (aunque podría ser necesario para multitud de ocasiones con vehículos super pesados y lentos), pero no, solo pedimos fluidez y comodidad. 

Entendemos perfectamente que hay conductores que vulneran la ley, jóvenes y mayores, con conocimiento de causa o por simple despiste. Pero esto no nos obliga a los demás a vivir sometidos a un continuo malestar diario. Al contrario, a ustedes les obliga intelectualmente a buscar una mejor solución que albergue cuantos parámetros sean necesarios para alcanzar el objetivo de seguridad, pero también el de comodidad y fluidez. 

Les ruego, que con la finalidad de que tod@s nos sintamos satisfech@s (ustedes con un gran trabajo realizado, y nosotros por vivir cómodamente y con seguridad) hagan cuanto esté en su mano por idear un perfecto plan vial para este tramo. 

Me he comprometido públicamente a dar datos a mis vecinos y transeúntes que están firmando nuestra petición (más de 500 en 4 días, y subiendo).

La información que ustedes me trasladan es poco definida. Necesitaría recibir fechas y aproximaciones del análisis, saber dónde quedará publicado dicho estudio, etc. Información general aproximada.

Espero que comprendan que no deseo complicar su tarea, sino hacer de puente entre los ciudadanos y su trabajo.

 

 

Muchas gracias por apoyar la petición. Díselo a tus amigos y vecinos, en esto estamos todos de acuerdo y queremos soluciones ágiles. ¡Ya está bien!



Hoy: Oscar cuenta con tu ayuda

Oscar Fernández necesita tu ayuda con esta petición «Dirección General de Carreteras e infraestructuras de la Comunidad de Madrid: ELIMINAR LOS 13 BADENES DE BECERRIL DE LA SIERRA (M-623)». Únete a Oscar y 622 personas que ya han firmado.