NO a la REAPERTURA de la CANTERA de ESTABLIMENTS

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


Los vecinos de las barriadas cercanas a la cantera de Establiments (Establiments, Son Anglada, Son Rapinya, Son Espanyol, Es Secar de la Real, Son Roqueta, Nova Son Roca, Can Valero, los pueblos de Puigpunyent y Galilea, con el respaldo de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Palma y de las Asociaciones de Familias de los Colegios de la zona),  estamos horrorizados con la propuesta presentanda por la empresa Terral Holding 2005 S.L. a la Dirección General de Política Industrial de la Consellería de Transición Energética y Sectores Productivos, del Gover de les Illes Balears, con el fin de proceder a la explotación y restauración de la cantera de Sa Garrigueta Rassa.

Los vecinos que aun recordamos la actividad hasta hace 15 años, no podemos ni imaginarnos volver a vivir en ese infierno.

Y exponemos:

A-Que no estamos en contra de que se tomen medidas para disminuir el impacto visual y paisajístico motivado por la explotación abusiva y desordenada de la cantera, pero de ninguna forma podemos aceptar el proyecto presentado porque intensifica los daños causados y supone reabrir por un periodo de 30 años, al menos, unas actividades insoportables para los vecinos de las barriadas cercanas.

B-Que aunque de forma reiterada el proyecto y el EIA expone que la empresa Terra Holding 2005 S.L. no pretende explotar la cantera sino, en una manifestación altruista, lograr la eliminación del impacto visual y paisajístico, el hecho es que en el proyecto se pretenden actividades económicas generadoras de grandes beneficios, como la venta de material existente, del material que se produciría mediante la explotación a base de voladuras, y del que se obtiene por la recepción de ingentes cantidades de materiales para relleno. Por tanto, hay que definir el proyecto presentado claramente como de explotación de la cantera. La restauración como veremos se podría llevar acabo de forma mucho más sencilla y sin causar mayor daño ambiental y enormes molestias a varias barriadas de Palma. Se debe recordar que la mayoría de las viviendas y todos los núcleos urbanos afectados existen desde mucho antes el inicio de la explotación de la cantera en 1956. Es la restauración de la cantera la que debe acomodarse a intereses personales y materiales de los miles de vecinos afectados y no al revés.

C- Que las voladuras son totalmente inadmisibles, por cuestiones de seguridad personal e importantes molestias a las barriadas vecinas: polvo, ruidos, vibraciones sísmicas, y daños a los cultivos y a las construcciones. Al respecto hay que señalar que fue precisamente un grave incidente lo que llevó al inmediato cierre de cantera en 2004. Aunque estudios realizados ad hoc, ahora y en 2001, pretenden minimizar el daño causado, la experiencia vecinal desmonta la pretendida inocuidad de la propuesta. La creación de polvo, ruido y tráfico era constante. Las vibraciones originaron la rotura de los vasos de cisternas y piscinas y movimientos de muros. Un efecto a destacar es la apertura de grietas y movimiento de las bases de los depósitos de EMAYA de abastecimiento de agua a la ciudad de Palma, que obligó a la demolición de los antiguos y la sustitución por otros nuevos, lo que ha supuesto un enorme coste a todos los vecinos de Palma. Sin duda, teniendo en cuenta que solo la carretera separa los depósitos de la cantera, la reanudación de las explosiones volvería a dañar gravemente la estabilidad y estanqueidad de los depósitos.

D- Dedicar las canteras como vertedero entraña un grave riesgo de contaminación del acuífero de Na Burguesa, muy utilizado por innumerables viviendas y colegios de Palma y Calviá, y del que se extrae agua potable para su venta con camiones, puesto que sería imposible controlar con detalle todos y cada uno del contenido de los miles de camiones que acudirían a verter.

E- Por otra parte, si se suma la evacuación de los materiales existentes actualmente en la cantera, a los producidos a partir de las voladuras que se pretenden, que el propio proyecto cifra en unos 600.000 toneladas, y a la entrada de materiales de relleno que se fija en cuatro millones de metros cúbicos, todo ello supondría originar un muy intenso tráfico de camiones que colapsaría la ya por si sobrecargada carretera de Palma a Puigpunyent y la rotonda de Son Moix. El número de camiones calculado es de 87 camiones de ida y vuelta al día. El corte de la carretera de 13 a 14 h para ejercer las voladuras supondría un verdadero caos circulatorio, al no haber carretera alternativa. Por otra parte, el tráfico de camiones en una carretera estrecha y sin arcenes, que atraviesa el barrio de Son Anglada, es muy peligroso para la población, especialmente la escolar, por ser la vía de acceso al colegio público “Son Anglada”.

F-No se puede aceptar de ninguna forma la voladura de cerca de 6.000 m2 de ANEI, que si bien crean pingues beneficios a la explotadora de la cantera son un atentado natural, totalmente innecesario. La invocación a la pretendida inseguridad de los taludes superiores actuales, que sería el motivo por el que aprobar voladuras y movimientos, que curiosamente se señala repetidas veces como ocurrencia en el EIA, no aparece ni se justifica ni demuestra en el proyecto. En todo caso, si existiera alguna zona con peligro de derrumbes, que tampoco evitaría la nueva configuración de la cantera, sería muy fácil controlarla y en su caso acordonarla. La inseguridad, ésta si real, es la que se originaría por la explotación de la cantera.

G- Para la corrección del impacto paisajístico no es necesario voladuras ni evacuación ni traídas faraónicas de materiales. Con los 433.000 m3 de materiales inertes presentes ahora en la cantera se podría cumplir con el relleno de las plazas, consolidar los taludes inferiores y ampliar las bermas que se considerasen más apropiadas. Simplemente con cercar el perímetro de la cantera para evitar el acceso de cabras asilvestradas se lograría la disminución del impacto por la revegetación espontánea, como puede observarse que sucede en las zonas donde no han podido acceder estos animales. Por otra parte, es impensable lograr la revegetación sin proceder a este cierre para impedir el paso a estos animales, por lo que se debería obligar a su cerramiento de inmediato. Evidentemente con el aporte en algunos puntos de tierra vegetal, algún riego, y la plantación de especies adecuadas, se lograría una mayor y más rápido éxito.

H- Una restauración respetuosa con el medio natural y vecindario, sin voladuras ni movimientos de camiones ni contaminación, que aprobaríamos, podría completarse con la autorización de construcción de actividades terciarias: deportes, construcción de un hotel, etc….

Por todo ello pedimos:

Que no se apruebe el EIA ni proyecto mencionado.

Que se obligue a la empresa explotadora a presentar una restauración respetuosa que no contemple en ningún caso, invasión de ANEI, voladuras ni la entrada y salida de materiales, a excepto de los necesarios para la limpieza y evacuación de escombros y chatarras.