Parar la tala de árboles en CABA y puntualmente en el barrio de La Boca

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,500!


Los que firmamos esta nota repudiamos la tala y destrucción de árboles en la ciudad, en especial en el barrio de La Boca. Estamos en defensa de los árboles de nuestro barrio, particularmente en defensa de la Araucaria o Pehuén que se encuentra en la calle Palos, entre Wenceslao Villafañe y Aristóbulo del Valle, que el gobierno de la ciudad ha dictaminado talar.

El 25 de marzo de 2019 a las 14 horas, vinieron en una camionetita unas personas que trabajan precariamente para el gobierno de la ciudad, sin conocimiento sobre el tipo de árbol y desprovistos de equipamiento acorde, para cortar el Pehuén que hay en mi vereda, Palos entre Villafañe y Aristóbulo del Valle, CABA. No solo vinieron, sino que se metieron en mi balcón sin avisarme, invadieron mi espacio y se burlaron de mi actitud al impedir que lo cortaran.

Aparentemente hay una resolución del gobierno de la ciudad con respecto a la sustracción de este árbol. Hablé con la comuna 4, con un supervisor de nombre Antonio Mirabini que me dio un lapso de 24 a 48 hs hasta cortarlo y me dijo que no tengo manera de impedirlo. En la cuadra hay vecinos que pidieron el corte y otrxs que queremos preservarlo.

Este árbol tiene más de 30 años de vida y puede llegar a vivir alrededor de 1000. Sus frutos, los piñones, son un alimento completo y saludable y también se utiliza como medicina natural, siendo muy beneficioso para diversas dolencias.

La propuesta que hacemos como solución para que no talen esta Araucaria es construir una red o receptáculo adecuado, de hierro o un material pertinente, que sirva de contención a los piñones que este árbol da como frutos durante los meses de enero hasta abril. De este modo se puede frenar la caída de los piñones y evitar cualquier problema, además de tener un costo considerablemente menor a cortar un árbol sagrado y protegido en muchas provincias de Argentina. Ya contamos con el apoyo de personas del barrio que estarían dispuestos a colaborar en esta tarea.

Cortar un árbol es un crimen porque se requieren 22 árboles para suplir la demanda de oxígeno de una persona al día. En esta ciudad hay pocos árboles y en el barrio de La Boca, que es uno de los más contaminados de la ciudad, la situación es aún más grave. Estas firmas son para impedir que se talen más árboles en nuestro barrio, que dejen de atentar contra lo poco verde que nos queda, que nos brinda oxígeno, salud y belleza. La tala de árboles históricos en el barrio de La Boca no es nueva. La política del Gobierno de la Ciudad de sustituir espacios verdes por cemento es una constante que perjudica a los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires. En el barrio de La Boca ya destruyeron el histórico Ombú que coronaba la Avenida Almirante Brown, frente al Puente Viejo, entre muchos otros árboles enormes que han ido desapareciendo por corte o por poda inadecuada, y ahora el gobierno pretende ultimar una histórica Araucaria de la calle Palos al 200.