Contra los mensajes de odio que están siendo difundidos en la segunda ronda electoral.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 2,500!


CARTA COMPLETA:

San Ramón de Alajuela, 23 de febrero de 2018

Señores Obispos
Conferencia Episcopal de Costa Rica
Clero Católico de las Parroquias de San Ramón y Occidente

"Necesitamos de nuevo el mensaje de la Iglesia de Monseñor Sanabria"

Estimados Señores Obispos y Párrocos:

Reciban de nuestra parte un respetuoso saludo. “Costa Rica no está huérfana”.
Estamos en Cuaresma y es importante orar pero también debemos ir más allá para reflexionar. Nuestra Patria está perturbada por una segunda ronda que más que elegir Presidente de la República, conlleva un peligro inminente para todo un sistema de valores.
Los vecinos y vecinas de las comunidades en nuestras Parroquias de Occidente, nos encontramos sumamente alarmados y confundidos con los mensajes de odio que en nombre de los valores religiosos y proféticos de la fe cristiana, están siendo difundidos en medio de la campaña electoral como base para promover a uno de los candidatos.
He aquí tan solo un ejemplo de lo que algunos pastores evangélicos pentecostales, fundamentalistas, dicen a sus feligreses y así se difunde por los medios de comunicación:

“Estamos en guerra, estamos a la ofensiva. Ya no a la defensiva. La iglesia por mucho tiempo ha estado metida en una cueva esperando ver qué hace el enemigo, pero hoy está a la ofensiva, entendiendo que es tiempo de conquistar el territorio, tiempo de
tomar posición de los lugares del Gobierno, de la educación y de la economía”.
— Ronny Chaves Jr, hijo de Ronny Chaves,
a quien Fabricio Alvarado presenta como su padre espiritual. ElPaís.com.

No se está respetando el mensaje de Jesús de no mezclar las cosas de Dios con las cosas del César. Eso ha puesto en total indefensión a todas las personas votantes, creyentes y no creyentes, católicos y no católicos que, de buena fe, están siendo
confundidos y llevados a reducir los asuntos del Estado costarricense a tan solo dos o tres temas que están en el debate nacional. Esos temas en discusión son muy importantes, pero su justa y solidaria solución no debe alejarnos de la responsabilidad que tiene el Estado de
resolver todas las necesidades que tienen las familias en relación al desempleo, la pobreza, la inseguridad ciudadana, y la corrupción en el manejo de recursos públicos que debieran estarse dedicando a resolver esos problemas.

El pueblo católico y el país en general, está urgido de un fuerte y claro mensaje por parte de nuestros Obispos y Sacerdotes, capaz de llevarnos a recuperar la herencia de Monseñor Sanabria, acompañando desde la Iglesia Católica el compromiso cristiano con la reconstrucción de un Estado que asuma la protección y defensa de las condiciones materiales, culturales, espirituales y religiosas de la población. Debe empezar por la recuperación y fortalecimiento de las Garantías Sociales, la Salud, la Educación, la Seguridad Social, y avanzar con la inclusión de las Garantías Ambientales, y Todos los Derechos para Todas las Personas, sin distingos ni discriminaciones de ningún tipo, pues que todos somos iguales ante Dios y ante la Ley.
Por favor no dejen abandonada a su feligresía en manos de quienes, presentándose como profetas, están estimulando el odio y la discriminación en el nombre de Dios, y pretenden convertir la Presidencia de la República en un centro religioso fundamentalista, neoliberal, intolerante y autoritario, con fuertes influencias de dudosos capitales externos, lo cual provocará más odio y división de nuestras familias y comunidades, y más deserción de la Iglesia Católica, en lugar de atender los urgentes problemas que agobian al País.
Por ese árido camino no podremos recuperar el sendero de progreso, con paz y justicia, del cual por tantos años nos habíamos preciado los y las costarricenses, con el sabio compromiso de la Iglesia de Sanabria, que supo acompañar a los administradores del Estado sin inmiscuirse directamente en la gestión estatal, procurando la sana convivencia entre
ciudadanos de distintos credos religiosos y no creyentes, en un ambiente de tolerancia, respeto y paz, como lo demanda el Papa Francisco. ¿Será que ha llegado la hora de avanzar a un Estado Laico, que separe por completo las cosas de Dios y las del César?.
Llevando la palabra del evangelio con fe, esperanza y caridad, Ustedes tienen la posibilidad de colaborar en el discernimiento de las personas votantes, para llegar al Domingo de Resurrección con serenidad y espíritu solidario, y así elegir a la persona que mejor preparada esté para gobernar a Costa Rica, no en dos o tres temas de discordia, sino en esos y todos los graves problemas que afectan a las familias, y muy especialmente al 42% en situación de informalidad laboral y pobreza, a la cual el Estado costarricense está en la obligación de brindar atención integral, con prontitud y eficacia.

Que el amor de Cristo y María, junto a la herencia de Monseñor Víctor Manuel Sanabria Martínez por una Iglesia comprometida con la opción preferencial por los pobres, les ilumine en su importante labor de apostolado, acompañando, dando confianza y fortaleza al Pueblo desde sus mejores valores de fe, amor, compromiso, trabajo, solidaridad, justicia y paz.

Fraternalmente,

 



Hoy: Frente Patriótico Distrital de Piedades Sur y Articulando Occidente por Costa Rica cuenta con tu ayuda

Frente Patriótico Distrital de Piedades Sur y Articulando Occidente por Costa Rica necesita tu ayuda con esta petición «Contra los mensajes de odio que están siendo difundidos en la segunda ronda electoral en Costa Rica.». Súmate a Frente Patriótico Distrital de Piedades Sur y Articulando Occidente por Costa Rica y 2,440 persona que han firmado hoy.