Carta abierta a AMLO sobre políticas lingüísticas en México

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 7.500!


México cuenta con un importantísimo patrimonio lingüístico, uno de los más
ricos y diversos del mundo. Desafortunadamente esta enorme riqueza de
lenguas mexicanas se ha debilitado notablemente y ahora corre un gran riesgo
de desaparecer. Factores de tipo demográfico, político, económico, ideológico
y educativo, han ido disminuyendo el uso y transmisión generacional de los
idiomas indígenas. A la fecha, todos ellos están siendo desplazados por el
castellano y, aunque unos cuantos son todavía muy hablados, incluso estos
últimos muestran claras señas de declive. Por ejemplo, según el INEGI, el
porcentaje de hablantes de lengua indígena en el país ha ido disminuyendo en
los últimos lustros, de 7.6 en 1990, bajando sucesivamente a 7.2, 6.7, 6.6 y
6.52 en 2015. Asimismo, una de las lenguas con mayor número de hablantes,
el maya yucateco, tenía 859,607 en 2015, pero está lastimosamente dejando de
transmitirse: se estima que poco menos del 13% de la franja de hablantes entre
los 3 y 17 años hablan la lengua. Cifras más dramáticas de pérdida de las
lenguas en este mismo grupo de edad están entre los mayos (menos del 7%),
los mazahuas (menos del 10%) y los otomíes (menos del 14). Más desastroso
aún, en la otra península mexicana, la de Baja California; las lenguas yumanas
se encuentran al borde de la extinción, con los últimos hablantes de lenguas
como el cucapá, pai pai y kumiai, por no hablar del kiliwa, con solo cuatro.
Si no se modifican sustancialmente las políticas del lenguaje, las lenguas
indígenas en México desparecerían irremediablemente en un par de
generaciones y con ello la gran riqueza de formas conceptuales y simbólicas,
todas sus cosmovisiones y su diferencia cultural. Con los idiomas se perdería
el inventario de conocimiento tradicional, vinculado directamente con el
hábitat en que es hablado y con el repertorio de recursos biológicos y
geográficos que, a lo largo de los siglos, una comunidad ha descubierto,
explorado y sustentado en su relación con el medio ambiente. Los idiomas, a
través de sus hablantes, son, entre otras cosas, documentos vivientes que
encierran importantes claves relativas al manejo de la biodiversidad, el pasado
histórico de los pueblos, y materia prima específica para el mantenimiento de
la tradición y la creación literaria.

El desplazamiento de un idioma ocasionado por la expansión de otro es
síntoma de una relación de poder asimétrica y desequilibrada, y no puede
hablarse de una relación democrática entre sociedades y culturas si ésta no va
aparejada con un proceso de armonización y normalización de todas las
lenguas involucradas. Los idiomas son un importante instrumento de
identidades ancestrales, y es por esto que, como resultado de las luchas
sociales de las minorías étnicas en México, la constitución política de los
Estados Unidos Mexicanos y la Ley General de Derechos Lingüísticos de los
Pueblos Indígenas reconocen el derecho de los pueblos a mantener y
desarrollar sus propios idiomas.
Como principal instrumento compartido con el que cuenta una comunidad de
hablantes, los idiomas constituyen la base de toda interacción, una importante
herramienta de cohesión grupal y un factor central de desarrollo individual y
colectivo. Las lenguas indígenas han sido el principal vehículo de
supervivencia de los pueblos que las hablan, y desde luego de afirmación
identitaria, no sólo de los pueblos indígenas, sino de la nación mexicana y los
mexicanos mismos. Como sujetos de derecho, los pueblos indígenas, sus
hablantes y sus lenguas merecen un verdadero reconocimiento que permita
que en la práctica se reconozcan sus derechos culturales y lingüísticos, como
parte de la afirmación de sus derechos humanos, conculcados hasta la fecha,
más allá de las retóricas oficiales.

Conscientes de que, de no cambiar la situación de los fenómenos ideológico-
políticos y los factores de una economía insuficiente y desigual hacia las comunidades indígenas, muy pronto la gran mayoría de los idiomas de México
habrá perdido la masa crítica de hablantes necesaria para su recuperación;
conscientes de que la actual es la última generación que puede hacer algo para
evitar la catástrofe que representaría la pérdida de nuestro patrimonio
lingüístico; conscientes también de que la actual situación política permite
proponer políticas transformadoras, basadas en la concepción de un país
igualitario, democrático, armonioso y plural, los abajo firmantes le pedimos,
ciudadano Andrés Manuel López Obrador –presidente electo de los Estados
Unidos Mexicanos–, que con el objetivo de revisar las políticas lingüísticas
del Estado mexicano, nos conceda, a un grupo de los abajo firmantes, la
oportunidad de dialogar con usted personalmente para exponerle con más
detalle la situación sociolingüística del país, así como esbozar algunas
posibles directrices y soluciones que nos parece permitirían la supervivencia yel florecimiento de los idiomas en los que se cifran gran parte de la historia y
la identidad más profunda de México.



Hoy: virna cuenta con tu ayuda

virna velazquez necesita tu ayuda con esta petición «vvir71@gmail.com : Carta abierta a AMLO sobre políticas lingüísticas en México». Únete a virna y 5.954 personas que ya han firmado.