Educación y modales en cines de México

0 have signed. Let’s get to 200!


Los empleados de cine trabajan jornadas enteras sometidos a cantidades enormes de estrés, desgaste físico y mental. Realizando actividades que corresponderían de hasta dos o tres puestos diferentes, sometidos muchas veces a tratos déspotas tanto de clientes y hasta de sus mismos supervisores todo por ganarse el sustento honradamente.

Los usuarios que asisten a estos establecimientos pagan por el derecho a ocupar un asiento en la sala y consumir un alimento. Ésto no les da derecho a demeritar la valía de la persona al otro lado del mostrador y mucho menos a considerarlos su servidumbre personal obligándolos a recoger cualquier cantidad de porquerías que dejan tiradas en las salas.

Los asistentes deben ser reeducados en para que sirven los botes de basura en las salas de cine, en qué la salas de cine no son hoteles para dejar ropa interior y sus condones usados, tampoco son el baño de su casa donde pueden vomitar y hasta dejar sus necesidades fisiológicas como si fueran una obra de arte, utilizar las palabras por favor y gracias.

Las cadenas de cine deben dejar de malcriar a sus asistentes y dejarlos hacer y exigir lo que les venga en gana, garantizar que éste margen de libertad se respete en cada conjunto. Así como remunerar a sus empleados de manera justa de acuerdo a las actividades realizadas.