DESPIDO DE TANIA MARTÍNEZ PORTUGAL POR ACUSAR DE VIOLACIÓN Y DIFAMAR A UN ALUMNO (UPV-EHU)

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!


El 26 de noviembre de 2015 fue el Borroka Eguna (Día de la Lucha) de la Izquierda Abertzale, yo no sabía que iba a haber una protesta potente en la UPV-EHU. Por ir a clase me lanzaron material pirotécnico delante de todo el mundo en la Plaza Mikel Laboa (municipio de Leioa) delante de 6 vigilantes de la empresa de seguridad de la UPV-EHU (esto está incluido en su informe), me lanzaron un producto explosivo detonador con fuerte fogonazo. Denuncié esta lamentable situación. El rector, Iñaki Goirizelaia me dejó tirado, me dijeron que me apoyarían pero unificaron todo en una misma causa en la que simplemente me rebajaron como testigo para no poder hablar en calidad de ofendido. Juntando tres causas en una, una por daños a la UPV-EHU , otra por agresión a los vigilantes de ALSE y otra por la agresión sufrida por mí.

La abogada Ainhoa Larrinaga no me personó en el Juzgado que era lo que yo exigí a la UPV-EHU. Después de denunciar fui amenazado de muerte en el grupo de Whatsapp de clase, que es público, me rompieron el coche, me insultaron esquirol, fascista, facha, traidor, rompehuelgas y muchas más cosas. Intercalaban los insultos con amenazas como "vamos a ir a por ti", "las brigadas antifascistas irán a por ti". Todo esto por querer ir a clase. En clase me ridiculizaron, una parte de la clase se metió conmigo delante del profesor, Alfredo Retortillo Paniagua, actual Consejero del PSE en el Gobierno Vasco en el aula 8 de la UPV. Después en menos de un mes, el último día de clase, en un autobús, una profesora de la UPV, Tania Martínez Portugal, señalándome con el dedo, gritó a una chica: ¡Denúnciale, denúnciale!  Una chica a la que ni conozco se levantó y me llamó "cerdo". Me lincharon, me quisieron pegar, el chófer me apartó en una parte del bus y les dijo a los otros que esperasen fuera, el vigilante de Termibus se me puso delante con mirada desafiante. Yo no entendía nada. La chica me acusó de violación (hacerle un dedo), para ello empleó de forma miserable y torticera a 4 testigos falsos, incluyendo esta profesora de ideología feminista radical y abertzale (casualidad la misma ideología a la que yo denuncié días antes).

Fiscalía me pedía 5 años de cárcel por agresión sexual, supuestamente había según ellos acceso carnal (penetración vaginal total con el dedo durante determinado período de tiempo no especificado con claridad). El día del juicio Tania Martínez Portugal (la que dice ser feminista radical y defensora de las mujeres) no apareció en el juzgado, de los 4 testigos sólo aparecieron 2, expresando versiones ridículas y contradictorias y apoyando a la mujer sólo por el mero hecho de serlo y por tenerme enemistad y distancia ideológica. La denunciante se derrumbó en el momento en el que se le explicó que para que fuera real lo que decía, debería haber o bien un consentimiento explícito o bien una progresividad y un uso de fuerza, que además ellá negó en todo momento, alegando que "sentía calor". El bus estaba lleno de gente en todos los asientos y también había gente de pie. Íbamos rodeados de gente que no vio nada.

Fui absuelto. Mi abogado me recomendó olvidar el tema, le considero un gran profesional, por lo que le hice caso, intenté rehacer mi vida. Pero no pudo ser. La gente radical me siguió amenazando, y fui a interponer denuncia por amenazas de muerte en el Juzgado de Guardia de Bilbao. Esa misma noche mi coche quedó enteramente destruido. Asientos rajados, caja de cambios rota, dirección rota, ventanilla rota. Responsabilicé a los extremistas radicales. La UPV-EHU me dijo que como estaba fuera de su campo no me podía ayudar.

Sobre la UPV y sus funcionarios he de decir que hay de todo, algunos son comprometidos y otros no, por respeto a la seguridad de los funcionarios públicos no expresaré sus nombres. El día jueves 22 de marzo en el aula 4, la profesora Tania Martínez Portugal nos daba clase de Acción Política y Grupos de Interés en lo que era su primer día de clase, y al entrar, me preguntó si la conocía, le dije que no (porque ya no me acordaba de su cara exactamente, pasaron 2 años y llevaba otra vestimenta) me dijo que ella a mí sí me conoce, que a ver si yo era el chico del autobús, y que contara a los de clase lo que había hecho. Me quedé 30 segundos callado, bloqueado, humillado, destrozado por la frase. Le contesté que si quería, que lo contaba todo, que tengo una sentencia absolutoria y que lo que decía era mentira. Ella dijo que eso le daba igual (la sentencia) y me difamó públicamente acusándome del sendo delito de agresión sexual con acceso carnal, diciendo que ella estaba allí en el autobús y que lo vio todo. Le dije que eso que acababa de decir lo tendría que decir ante un tribunal y que me iba a la policía a denunciarla, le dije que me iba de clase y me dijo: "mejor, no quiero gente como tú en mi clase, vete". Salí del aula notoriamente afectado. Interpuse denuncia en la Ertzaintza sin más demora y ella siguió dando su clase como si nada. Hubo alguna difamación posterior y explicaciones sofistas ante los alumnos, falsas y sacadas de contexto, con tono vengativo y rencoroso (el haberles denunciado yo primero le afectó mucho). Después, traté de negociar con el ALDEZLE (adjunto la carta debajo para que vea todo el mundo que no soy rencoroso y que intenté al menos frenar esto por la vía más humana posible y a nivel extrajudicial). El ALDEZLE me ofreció una negociación en la que ella se comprometía a disculparse y yo retiraba la denuncia. El día de la disculpa, me falló Tania Martínez Portugal al exigir una cláusula y consistía en disculparse sin estar yo presente. ¿Qué sentido tiene que difamen a alguien ante 20 personas y que luego pidan disculpas sin estar presente la víctima? Ella se disculpó públicamente en clase. Hablé con un funcionario del decanato, al que le dije que iba a llevar mis antecedentes penales en blanco, con el fin de que el que quisiera pudiera ver en clase mi inocencia, bajé a clase, y en clase me tenían preparado un linchamiento un miembro orgánico de Podemos que representa a Podemos en la universidad y un compañero de Bildu de ideología abertzale que me exigieron por la fuerza que quitara la denuncia y además me insultaron de diversas formas con frases como: "A Aitor hay que echarle a la hoguera, es un hijo de puta por denunciar a la profesora y un cabrón por no retirar la denuncia", dijo el de Bildu. El de Podemos dijo: eres una manzana podrida, todos te odiamos. Retira la denuncia. Hubo quien quiso evitar el linchamiento, pero a uno que me defendió se le puso amenazante el abertzale estando a punto de pegarle. Intenté evitar el conflicto, porque era lamentable, eso no era una disculpa, era un linchamiento. El daño es atribuible a Tania Martínez Portugal, quien de forma poco adecuada expuso en voz baja a algunos alumnos que estaba presionada por un decanato hostil y por mi presunta actitud amenazante. Ella decía tener miedo. Eso no es pedir disculpas, es una nueva acusación más que ya me ha pasado factura. Hubo una trifulca en los pasillos muy potente y una profesora educadamente salió a pedirnos silencio fuera del aula 4 (ella no sabía lo que pasaba, si no hubiera intervenido decidamente). Bajó el funcionario del decanato a poner orden y decir que eso no se puede hacer, lo de expulsar a un alumno de la clase por la fuerza estando matriculado en la UPV-EHU y menos ellos que no son los que tienen la autoridad, y que tampoco deben insultar y amenazar. Por esto y por mucho más pido vuestra firma, para que no quede su actitud impune, para restaurar mi honor y para que esto no se repita nunca más.

¡Condeno todas las violaciones sin excepción! ¡Condeno la violencia contra las mujeres! ¡Condeno igualmente el uso perverso de denuncias falsas para destruir a un Ser Humano por pensar distinto y por denunciar agresiones que ha sufrido y que puede probar!

Pido a toda España que firmen esta petición por JUSTICIA, REPARACIÓN, HONOR Y DIGNIDAD.

Gracias.

 

 

 

PETICIÓN DE MEDIACIÓN AL ALDEZLE
Estimado Sr. Urrutia:


Mi nombre es Aitor Burgos Sánchez, me dirijo a usted porque he sufrido un delito contra mi honor
e imagen pública, es decir, contra un derecho fundamental, el derecho al honor y a la propia imagen. Hace unos días, una profesora llamada Tania Martínez Portugal sin hacer yo nada, comenzó a gritarme en voz alta, acusándome de sendos delitos relacionados con abusos sexuales contra mujeres. Me acusó de violar a una mujer en un autobús, siendo esta acusación grave a la par que falsa. Acto seguido le espeté que iría a comisaría para que todo eso lo dijera ante un juez. Ella no me tomó en serio. Siguió difamándome, pero lo peor es que fue falso testigo de un suceso terrible por el que me pidieron falsamente 5 años de cárcel y del que salí absuelto. Personas así no deberían trabajar en una institución pública.


Todo surgió por una venganza personal por una denuncia que yo interpuse contra Ikasle Abertzaleak al ser yo agredido con material pirotécnico por el mero hecho de ir a clase un día de protesta (yo desconocía dicha protesta). No tardaron ni 20 días en interponer denuncia falsa con 4 testigos falsos de los que para colmo sólo fueron 2 al juicio. Esta profesora, testigo falso, no llegó a dar la cara en el juicio, sin embargo sí me acusó en clase de violación. Estoy dispuesto (aunque es algo humillante) a entregar la documentación de la absolución para demostrar mi inocencia y sus mentiras. Mi petición hacia ustedes es la siguiente: que logren mediar de algún modo para poder detener esta situación violenta. Ella, ha seguido difamándome en clase y varios compañeros escucharon frases como esta: "gente acosadora como él se esconde entre nosotros, gente que parece normal pero no lo es." "Le tenemos vigilado, vamos a ir a por él. Naturalmente la frase se refiere al colectivo feminista al que pertenece, dejando claro no respetar las sentencias judiciales y pretendiendo impartir justicia ilegalmente, por encima y fuera de la ley, además de pretender el linchamiento público que por suerte no ha logrado porque la gente tiene criterio propio para discernir, aunque el daño ya está hecho, sólo con que un 1% crea que es verdad, ya es un daño permanente. Otra cuestión es que especulen miserablemente con venganzas ideológicas que ningún estudiante merece. ¡Todo por querer ir a clase! Todo empezó por esa razón. 5 años de cárcel no es cuestión baladí, me he gastado miles de euros en abogados, por esa cuestión, en la cuestión de la universidad además me dejaron tirado, tenía una abogada, Ainhoa Larrinaga, que no me hizo ni caso, ni me personó. Creo que esto es algo que es necesario hablar personalmente, porque son muchos sucesos encadenados, que guardan relación entre sí y puedo demostrarlo.


He consultado a alumnos y profesores si conocen algún caso parecido y no lo hay. Quizá sea que nadie se atrevió en muchos años a denunciarlos a título individual. Lo hice y lo volvería a hacer porque su derecho a protestar no puede estar por encima de la dignidad humana, del derecho a la
libre circulación de las personas y del derecho a ir a clase.


Tania Martínez Portugal ha tenido una actitud, más que autoritaria, totalitaria, abusando de su
autoridad como profesora, difamando a propósito, por motivos ideológicos (el haberles denunciado yo antes a ellos) y esto es algo terrible, porque he sido cosificado y sólo soy un obstáculo en sus metas, dentro de una espiral del silencio maldita, donde todos tienen miedo a decir lo que piensan por miedo a ser señalados también. De hecho de los 20 presentes nadie va a testificar nada porque tienen miedo a sufrir represalias ya sea a nivel académico o a nivel de integridad física, sabiendo que me rompieron el coche, me amenazaron de muerte también de forma pública y todo ello fue denunciado en su momento. Esto es como enfrentarse a la mafia. Espero poder reunirme con usted para explicarle cuando sea posible todo lo ocurrido de forma clara y ordenada. Necesito que Tania pida disculpas públicamente y repare mi honor.


Atentamente, Aitor Burgos Sánchez.

En Bilbao, 17 de abril de 2018

 



Hoy: Aitor cuenta con tu ayuda

Aitor Burgos necesita tu ayuda con esta petición «Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea - UPV / EHU: DESPIDO DE TANIA MARTÍNEZ PORTUGAL POR ACUSAR DE VIOLACIÓN Y DIFAMAR A UN ALUMNO (UPV-EHU)». Únete a Aitor y 366 personas que ya han firmado.