HACIA UNA UNIVERSIDAD DE CUENCA EQUITATIVA, JUSTA E INCLUSIVA

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 200!


Actos de violencia que lesionan los derechos de las mujeres y su integridad física, psíquica y social, los encontramos de forma recurrente en la historia de las sociedades e instituciones, y la universidad no es una excepción. En el “Siglo de las Mujeres”, como denominó Victoria Camps al siglo XXI, con la expectativa de alcanzar la ciudadanía completa de las mujeres, la violencia en sus diferentes expresiones sigue siendo el principal obstáculo para lograrla.

La violencia simbólica es una de esas formas: sutil o grotesca, abierta o encubierta, es una herramienta del ejercicio del poder que mayor daño produce en el cuerpo de las víctimas, en dirección a neutralizar sus capacidades para opinar, optar, cuestionar, proponer y decidir; para promover su descalificación, silencio y exclusión.

En el Manifiesto “LA VICERRECTORA DE LA UNIVERSIDAD DE CUENCA A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA Y A LA CIUDADANÍA”, la Doctora Catalina León Pesántez, expresa estar sujeta a actos de violencia simbólica al interior de nuestra querida Universidad. La entereza y valentía con que la señora Vicerrectora describe su experiencia reflejan su decisión de rebasar los límites de su capacidad de diálogo y resistencia con los que ha venido afrontando su responsabilidad.  Y nos dice NO MÁS VIOLENCIA, en nombre de la libertad de pensamiento y el derecho de todos a ser vistos y oídos en el contexto universitario y social con equidad y justicia; en nombre de quienes han sido irrespetados en sus cargos y funciones, y en el de alumnos y familias sobre quienes recae el daño, en último término, de las actuaciones suscitadas en la Universidad.

Su voz es la voz de muchas mujeres que han vivido violencia de múltiples formas en tiempos y espacios diversos al interior de la Universidad y la ciudad. Es la voz que deja de ser silente para dotarle de sentido a la resistencia con la que la libertad rompe finalmente las barreras de la dominación.  Es la voz de Cecilia, Elena o Janeth que sufren acoso; de Xavier, Sebastián o Maritza que no logran entender por qué una asignatura en la temática sobre la convivencia social tolerante y respetuosa se trata con la violencia del autoritarismo anacrónico.

Es la voz de docentes cuyos nombres fueron borrados de un plumazo del distributivo académico, desconocidos sus intereses como investigadoras o directivas, cuestionadas sin argumentos en su capacidad decisoria. Docentes evaluadas como excelentes por sus alumnos son echadas de su espacio académico al que llegaron para enseñar-aprender o liderar colectivamente.  Parecería que un título de PhD tiene valor si el poseedor tiene sexo masculino.

La voz de la Dra. Catalina León, PhD, habla de la equidad, de la justicia y de la libertad de pensamiento; de la necesidad del cambio de la Universidad hacia la excelencia académica y directiva, contra la improvisación y la arbitrariedad. Aspiraciones que son compartidas, sin duda, por quienes somos producto de la Universidad de Cuenca, por quienes seguimos soñando para ella días de convivencia igualitaria y tolerante, espacios donde quepan los derechos humanos en la práctica cotidiana.

Nos solidarizamos con su posición que la asumimos como nuestra.

 

Cuenca, 08/06/2018

 



Hoy: Gladys cuenta con tu ayuda

Gladys Eskola necesita tu ayuda con esta petición «Universidad de Cuenca: HACIA UNA UNIVERSIDAD DE CUENCA EQUITATIVA, JUSTA E INCLUSIVA». Súmate a Gladys y 124 persona que han firmado hoy.