Programa de Prevención y Protección Cardiovascular Universitaria

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!


El programa consiste en una serie de medidas que harán que la universidad se encuentre protegida y en condiciones para responder de manera óptima a una emergencia cardiovascular dentro de sus instalaciones, particularmente muerte súbita y paro cardiorrespiratorio.


La muerte súbita es el paro cardiaco que se produce de forma abrupta, inesperada y repentina en personas aparentemente sanas y da como resultado el fallecimiento del paciente si no recibe asistencia médica inmediata.


5% de las víctimas de paro cardiaco repentino sobreviven, desde el inicio del evento, por cada minuto que la persona se encuentra sin atención médica, su probabilidad de vida disminuye 10%.

Cuando la persona recibe reanimación cardiopulmonar y se aplica el uso del Desfibrilador Externo Automático en los primeros cinco minutos, las probabilidades de que el paciente sobreviva pueden llegar hasta 74% y además, evitar que exista daño neurológico irreversible.


Las enfermedades del corazón son la causa número uno de muerte en el mundo y en México.

La Organización Mundialde la Salud reportó en 2008 que 17.3 millones de personas fallecieron a causa de enfermedades cardiacas equivalente al 30% de todas las muertes registradas.

En México, el Instituto Nacional de Estadística reportó para 2011 140 mil muertes por enfermedades cardiovasculares equivalente al 23.2% del total de fallecimientos.


Nuestro campus, abarca 22, 000 metros cuadrados de los cuales 5, 218 corresponden a áreas de servicio y lectura. La distancia entre facultades y edificios se ha convertido en un reto para la atención de urgencias por parte del Servicio Médico Universitario ya que al trasladarse desde grandes distancias, aumenta el tiempo de respuesta, vital en caso de presentarse un paciente con muerte súbita.

La universidad reporta que contamos con un claustro académico de 1,593 profesores, 459 empleados administrativos y de servicios de tiempo completo, 7,130 personas del área de extensión universitaria, 2,151 alumnos de posgrado, 9,378 alumnos de licenciatura lo que equivale a una población de 20, 727 personas, todas ellas, con posibilidad de sufrir una enfermedad cardiaca.


De acuerdo a las estadísticas recopiladas por el Servicio Médico Universitario de Enero 2014 a Junio 2015, hemos identificado que el 26.86% de los pacientes que atendemos en el consultorio cuentan con factores de riesgo cardiovascular (Considerando edad, tabaquismo, hipertensión, diabetes y probables infartos enviados al hospital).


Por ello entendemos la necesidad que existe de crear y desarrollar un programa que permita mantener a la universidad como un espacio cardiovascularmente seguro.

 ¿En qué consiste el programa?


Se compone de 3 fases:

  1. Instalación de Desfibriladores Externos Automáticos en puntos estratégicos a lo largo del campus.
  2. Capacitación sobre uso de DEA’s y Reanimación Cardiopulmonar Básica:
  • Personal de seguridad.
  • Personal administrativo.
  • Alumnos.

         3. Prevención cardiovascular.

  • Identificación de riesgo cardiovascular en población universitaria
  • Consulta especializada en cardiología para pacientes con riesgo identificado
  • Estudios complementarios (Laboratorio e imagen) para pacientes con alto riesgo de enfermedad cardíaca y desarrollo de muerte súbita.

Finalmente, el objetivo es minimizar el riesgo de enfermedades del corazón y muerte súbita en la población universitaria compuesta por alumnos, profesores y personal administrativo.



Hoy: Asociación para Vivir cuenta con tu ayuda

Asociación para Vivir necesita tu ayuda con esta petición «Universidad Anáhuac: Programa de Prevención y Protección Cardiovascular Universitaria». Únete a Asociación para Vivir y 361 personas que ya han firmado.