CARTA ABIERTA DE APOYO AL PROGRAMA AMBIENTAL: COLOMBIA HUMANA – GUSTAVO PETRO PRESIDENTE

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


CARTA ABIERTA DE PROFESIONALES AMBIENTALES Y CARRERAS AFINES A LA CIENCIAS NATURALES EN TODOS LOS NIVELES Y FORMAS DE CONOCIMIENTO, AUTODIDACTAS, TRABAJADORES, ORGANIZACIONES Y MOVIMIENTOS AMBIENTALES QUE APOYAMOS EL PROGRAMA AMBIENTAL: COLOMBIA HUMANA HACIA UNA ERA DE PAZ – GUSTAVO PETRO PRESIDENTE Y ANGELA MARIA ROBLEDO VICEPRESIDENTE

 Está carta, está dirigida a la comunidad, pueblos de Colombia y ciudadanos del mundo

Hoy más de 190 personas y organizaciones abajo firmantes nos hemos venido uniendo a la propuesta programática de la Colombia Humana.

Nosotros profesionales de las ciencias ambientales y afines a las ciencias naturales en todos los niveles y formas de conocimiento; autodidactas, trabajadores, organizaciones y movimientos ambientales independientes y libres, proponemos un frente amplio de consenso a todos los y las colombianas, quienes esperan un cambio a nivel ambiental en el país desde la acción estatal, en el marco de la gestión de una política ambiental y agraria, que proteja la biodiversidad y promueva la sostenibilidad.

Sabemos que el cambio climático es una realidad a nivel global, y que éste es un tema que interesa no solo a quienes laboran desde la dimensión ambiental, sino a todos y tods las colombianas. Esta es una realidad transversal que impacta todos los aspectos de nuestra civilización desde lo económico, social, político, cultural y biológico.

Como realidad global, creemos que es un fenómeno ante el cual Colombia no puede ser ajena. Hasta ahora han prevalecido los intereses políticos y económicos, basados en el exctractivismo depredador de los recursos naturales y el desarrollo de una agricultura no diversificada que amenaza con destruir los diversos ecosistemas y que promueven  actividades que no derivan en un crecimiento y desarrollo económico sostenible para el país, sino en actividades generadoras de pobreza e inequidad, ademas de los altos pasivos sociales y ambientales.

En este contexto, muchas acciones se realizan por hombres y mujeres desde diferentes lugares y diversas orillas, quienes enmarcan su quehacer en la dimensión ambiental, con el propósito de mitigar el impacto del cambio climático y generar medidas de adaptación que les permita convivir con esta realidad irreversible, así como también proteger al patrimonio ambiental del cual pende la vida de la humanidad. 

Por lo anterior, es fundamental que el Estado colombiano y el nuevo gobierno nacional, tengan como base para la elaboración del próximo Plan de Desarrollo, una política de ordenamiento territorial y desarrollo económico sostenible, que incorpore de manera consecuente, los escenarios de Cambio Climático, en donde se hace fundamental la transición hacia una economía baja en carbono tal y como lo demandan los acuerdos y convenios internacionales firmados en la Cumbre Mundial de Sostenibilidad del 2015 en la Naciones Unidas y ratificados en la COP 21 de Paris del mismo año. Acuerdos firmados por Colombia con carácter vinculante, los cuales  tienen como meta evitar el aumento en la temperatura global en 2 grados para los próximos 20 años, límite planteado como el punto de no retorno.

Si bien es un reto la meta planteada por Colombia en la COP 21  de reducir sus emisiones de GEI en un 20% al 2030, consideramos que las propuestas de la COLOMBIA HUMANA son las más acertadas para lograr esta meta, propuestas que se enfocan en la garantía de derechos para la población, especialmente para aquellas comunidades en estado de alta vulnerabilidad y poco resilentes ante la ocurrencia de fenómenos climáticos.

Es por ello que compartimos la idea de transformación hacia modelos económicos ambientalmente sostenibles, menos agresivos y más justos, así como la transición del modelo extractivista, depredador, inequitativo e insostenible, que no solo alimenta la pobreza, sino que la exacerba, hacia la consolidación de un modelo económico amigable con el ambiente,, mediante el cual, el país procure el uso adecuado y la protección consciente de los recursos naturales, la flora, la fauna y los ecosistemas estratégicos y asegure las áreas protegidas.

 Decimos también NO al Fracking, y a las técnicas de explotación de yacimientos no convencionales, dado que estos amenazan las zonas pobladas, los ecosistemas de paramos, bosques, selvas, manantiales, suelos y subsuelo donde se recargan los acuíferos. Estamos en pro de la transición hacia nuevas tecnologías energéticas y consideramos que no se debe continuar con la explotación de combustibles fósiles.

El mandato del pueblo debe primar sobre las concesiones de particulares, respetando las consultas populares y acuerdos en defensa del patrimonio ecológico, cultural y social de cada región; además debe primar el principio de “precaución” y ante la duda de las implicaciones que éstas técnicas producen sobre el ambiente, las mismas no deben desarrollarse.

Acompañamos la transición de tecnologías en los sistemas de transporte, los cuales deben basarse principalmente en energías alternativas, éstos sistemas deben complemetarse por sistemas eléctricos, férreos, y otros que reemplacen progresivamente los vehículos basados en combustibles fósiles.

En el marco del cumplimiento de los Acuerdos, Tratados, Protocolos y Convenios Internacionales ratificados por Colombia, la biodiversidad debe ser protegida en la perspectiva ecosistémica y en torno a los ecosistemas estratégicos y elementos de importancia ambiental, social y cultural. Apoyamos una visión concertada y holística del desarrollo y ordenamiento del territorio a partir del agua como eje fundamental y punto de partida en la construcción de la vida y de una paz estable y duradera para las comunidades.

Vemos como profesionales, trabajadores y organizaciones de carácter ambiental, que las metas deben ser acompañadas de manera cierta, real y eficiente en los diferentes ámbitos nacionales, primando el derecho a la participación ciudadana incidente, de los pueblos ancestrales, indígenas, afrodecendientes, campesinos; de los movimientos sociales y demás actores, que desarrollan procesos de investigación, comunicación, información, formación y movilización social, todos éstos con derechos establecidos constitucionalmente.

Creemos que la Constitución Política de Colombia de 1991, se constituye en el  faro de nuestro actuar, por lo tanto ésta debe ser respetada y debe constituirse en la herramienta base para garantizar la protección ambiental, bajo reglas de juego claras, transparentes, aplicables, y eficaces, que beneficien a todos los colombianos y a todas, los colmbianos y las colombianas y  protejan la biodiversidad y los recursos naturales.

Acompañamos las iniciativas pactadas en el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto, todas, deben implementarse, y abogamos desde allí por la  conservación y preservación de los ecosistemas, teniendo en cuenta al ser humano como sujeto de derechos.

Por todo lo anterior, creemos que es posible un nuevo país, una Colombia más Humana, por eso, nos identificamos y comprometemos como profesionales ambientales a respaldar la campaña teniendo claro principios de gestión ambiental y desarrollo sostenible, sustentable y humano campesino e indígena en los territorios. Principios que deben garantizar el cierre de la frontera agrícola, la preservación del agua como motor de la seguridad y la soberanía alimentaria y con ello la relación de campo – ciudad, teniendo en cuenta que el campo es fundamental y que si no hay campo no hay ciudad.

Los ambientalistas del pais queremos que Petro sea nuestro Presidente!

 Mas de 190 Firmantes.



Hoy: PROFESIONALES AMBIENTALES Y CARRERAS AFINES A LA CIENCIAS NATURALES cuenta con tu ayuda

PROFESIONALES AMBIENTALES Y CARRERAS AFINES A LA CIENCIAS NATURALES necesita tu ayuda con esta petición «TODOS LOS COLOMBIANOS Y COLOMBIANAS EN EL MUNDO: CARTA ABIERTA DE APOYO AL PROGRAMA AMBIENTAL: COLOMBIA HUMANA – GUSTAVO PETRO PRESIDENTE #AmbientalesXColombiaHumana». Únete a PROFESIONALES AMBIENTALES Y CARRERAS AFINES A LA CIENCIAS NATURALES y 19 personas que ya han firmado.