Fuera monsanto basta de envenenar nuestra comida.

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 100!


En las últimas décadas hemos tenido esa especie de ilusión de que los
químicos y las corporaciones son las que alimentan al mundo, pero lo que
realmente alimenta el mundo es la tierra, el sol, el agua, la fotosíntesis, los
insectos que polinizan los cultivos, los microorganismos que producen
nutrientes. En segundo lugar, somos las mujeres las que nutrimos ese mundo,
todavía el 70% de la comida procede de los pequeños agricultores. Eso es la
comida real, porque lo que llamamos comida y compramos en los
supermercados es realmente un producto vacío nutricionalmente, tóxico, no es
comida, y no está alimentando al mundo.
La comida ha dejado de ser una fuente de nutrientes y se ha convertido en
un producto, en algo con lo que se especula y se obtiene un beneficio
económico. La comida es el mayor problema de salud que hay en el mundo, y
también es el mayor problema para la salud del planeta. El 75% de las
enfermedades y problemas del planeta y de los problemas de salud de la
humanidad proceden de una agricultura globalizada e industrial. La gran
amenaza para el bienestar del planeta y la salud de sus habitantes es la
agricultura globalizada e industrial y la forma de producir, procesar y distribuir
los alimentos.
Todas las sustancias químicas utilizadas en la industria de la agricultura
provienen de la industria de la guerra. Así que yo no estoy contra el progreso,
sino contra los “cárteles del veneno”, que son las grandes corporaciones que nos
roban las semillas.
La agricultura industrial nos ha bloqueado la mente y nos ha creado la
falsa idea de que solo se pueden cultivar y producir monocultivos en grandes
instalaciones, con modelos intensivos, con uso continuo de química, en vez de
granjas y huertos pequeños, y que son imposibles las actividades agrícolas en las
ciudades. Los alimentos pueden crecer en cualquier lugar donde haya luz del sol
que ayude a la fotosíntesis. Las semillas pueden plantarse en terrazas, en
azoteas, en escuelas o comunidades de vecinos. Cultivar alimentos sanos debería
ser el mayor compromiso como ciudadanos para regenerar el planeta, nuestra
salud y nuestra humanidad.



Hoy: Romina cuenta con tu ayuda

Romina Diaz necesita tu ayuda con esta petición «Toda la comudidad: Fuera monsanto basta de envenenar nuestra comida.». Unite a Romina y 18 personas que firmaron hoy.