Devolución de un porcentaje de colegiatura

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 7.500!


Actualmente se está viviendo una crisis mundial debido al COVID-19, y es por ello que el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey tomó la decisión de suspender clases presenciales incluso antes que el Gobierno Mexicano decretara esta situación como contingencia.  Esta acción es ampliamente agradecida por la comunidad, puesto que demuestra la importancia que tienen sus alumnos para la institución. De esta manera, el ITESM dió continuidad al semestre a través del Modelo Flexible Digital.

Como sociedad estamos presentando diferentes tipos de desafíos; el principal, es el de salubridad. A éste se le otorgan medidas preventivas como el de quedarse en casa y cancelar temporalmente actividades empresariales no esenciales, y aquí es cuando el desafío económico se ve afectado de igual manera. La mayoría de los padres de familia y/o alumnos se ven perjudicados económicamente al dejar de percibir ingresos, recorte de personal o de salario, por estas medidas de prevención. Esto ha generado consecuencias para muchos de los estudiantes del Tec de Monterrey, ya que al verse afectados económicamente, dejan de contar con las posibilidades de completar el dinero para el pago de la colegiatura, recurriendo a opciones como dar de baja materias o incluso el semestre completo por la falta de capital. 

Ahora bien, muchos de los alumnos cuentan con clases no teóricas en su semestre actual y, tomando en cuenta que; no se están usando servicios, equipo, material o reactivos; y que existe una disminución de las horas de clase, terminamos en una situación en la que se pierde el objetivo principal del curso; la de brindar experiencia a través de la práctica manual.

Una solución a este problema es la devolución de un porcentaje de colegiatura, así como se está haciendo en diferentes instituciones educativas, poniendo como ejemplo la Universidad Iberoamericana, pues en esta se está haciendo reducción de colegiatura en un 20%. Sugerimos esto ya que las instalaciones que normalmente son usadas por el alumnado no han tenido y no tendrán uso hasta terminar la contingencia. Dichas instalaciones van desde la biblioteca hasta los centros de cómputo, cafeterías, laboratorios, aulas entre otras. Además de no estar utilizando las áreas de estudio hay una dependencia enteramente del internet de nuestras casas, o sea que sí en el momento de clase no tenemos internet nos perdemos la clase, cosa que no pasaría de manera presencial.

De igual manera, agradecemos la intención de querer ayudar a las familias más vulnerables y afectadas en esta situación con su creación del Fondo de ayuda a estudiantes y familia por Covid-19, pero en estos momentos de incertidumbre económica la mayoría de las familias son afectadas y creemos que todos y cada uno de nosotros deberían poder tener la oportunidad de que se les reduzca el monto cobrado. 

Estamos orgullosos de pertenecer al Tec de Monterrey y sabemos que uno de los valores fundamentales para nuestra institución es el Sentido Humano, por lo que se les pide el apoyo y la comprensión a esta situación que nadie quería que pasara, agradecemos su atención y su disposición a ayudar independientemente de la respuesta.