LOS PRESTADORES INDEPENDIENTES DE SALUD NECESITAMOS UNA SOLUCIÓN

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 10.000!


Decenas de miles de profesionales en el país brindamos prestaciones de apoyo de manera independiente a cientos de miles de niños y adultos con distintas afecciones, en muchos casos con discapacidad.

La crisis del coronavirus nos obligó a cerrar nuestros consultorios. Las obras sociales y empresas de medicina prepaga reaccionaron preservando sus intereses y dispusieron, en general, la suspensión de cobertura de las prestaciones.

Se trata de una situación injusta. El cese de las prestaciones obedece a razones de fuerza mayor, no a nuestra voluntad. Los prestadores contamos con presupuestos y planes de tratamiento aprobados, que se hallaban en ejecución. Las obras sociales y empresas de medicina prepaga no han suspendido la percepción de las cuotas que cobran a sus afiliados.

Vivimos de nuestra profesión, tributamos por ella, tenemos costos fijos asociados (alquileres de consultorios y otros). Con ella sostenemos a nuestras familias. La regla equitativa del esfuerzo compartido, por no hablar de la solidaridad, impone buscar una solución razonable.

Esa solución sólo puede gestarse con la intervención de la Superintendencia de Salud de la Nación, que debe garantizar un equilibrio entre usuarios, prestadores y financiadores del sistema.

Reafirmamos nuestro reclamo en función de un derecho que nos asiste, llevando nuestro pedido a ustedes que son las más altas autoridades que tienen en sus manos la solución de esta grave situación

No debe ignorarse a un importante número de profesionales que cumplen funciones esenciales. No se trata solamente de una violación de nuestros derechos, que nos pone en una angustiante situación. Lo que acontece pone en riesgo la regularidad y continuidad de nuestros servicios incluso cuando la situación se normalice.

Pedimos por eso al Sr. Superintendente de Servicios de Salud, Sr. Eugenio Daniel Zanarini, que el organismo se aboque a la búsqueda de una solución justa y razonable, que permita atravesar esta difícil circunstancia con algo más de tranquilidad.