Hagan correr su voz, Martina Tapia quiere volver a escuchar