Retiro de Médicos Internos de Pregrado en etapa 3 de COVID-19

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 25,000!


Los médicos internos de pregrado, somos estudiantes de último año de las diferentes facultades del país, estudiantes que cumplen con un año de prácticas previo al servicio social, es decir, no gozamos de la protección laboral de una empresa o patrón, porque pertenecemos al ámbito académico per se.

Cubriendo con guardias de 36 horas continúas en esquemas A-C o A-D, percibiendo además una beca estimada entre 1000 a 2000 pesos mensuales, según sea el proceder y orden de cada institución.

Las diferentes instituciones académicas universitarias, han decidido retirarnos en fase 2 de la pandemia, ya que aún no somos médicos titulados, somos alumnos.  No poseemos la capacidad profesional y práctica para pertenecer a un equipo médico frente a la pandemia. Sin embargo, se han publicado diferentes comunicados oficiales donde se establece el regreso de los internos y su reincorporación a instancias hospitalarias, en plena fase 3 de la pandemia, el día primero de mayo del año en curso, bajo amenaza de castigo por parte del Dr. Javier Mancilla Ramírez.

No solo no tenemos la experiencia, la protección laboral, la protección social ni económica, sino que además los insumos son innegablemente insuficientes, exponiendo la vida y bienestar de los médicos internos y de sus familias con las que conviven que, en muchas ocasiones cuentan con comorbilidades como diabetes o hipertensión, por dar algún ejemplo,  que favorecen y aumentan los índices de mortalidad, considerándose población de alto riesgo.

Solicitamos amablemente la  cooperación de las autoridades federales competentes para lograr los siguientes puntos:

        I.            Permitir el retiro indefinido y voluntario de los médicos internos de pregrado que así deseen hacerlo durante el transcurso de la pandemia, sin condicionar de forma alguna la liberación federal del servicio de internado médico.

      II.            Permitir el retiro indefinido y voluntario de los médicos internos de pregrado que así deseen hacerlo durante el transcurso de la pandemia, sin estar expuestos a castigos ni represalias académicas.

    III.            Así mismo se proteja a los internos que decidan quedarse a nivel hospitalario con insumos suficientes y oportunos, sin importar en el área hospitalaria que desempeñen sus labores durante el transcurso de la contingencia.

    IV.            Garantizar la protección laboral de cada médico interno que decida quedarse a realizar de forma presencial el internado médico. A través de aumento de salario, prestaciones, equipo de protección personal adecuado y seguro de vida justo.

      V.            Aumento en la severidad y contundencia en las sanciones que ameriten los agresores a personal de salud en general, sin importar si se trata de médicos titulados, pasantes, enfermería o médicos internos de pregrado.