No más incapacidades, SIN EFECTOS ECONÓMICOS.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


Estoy casado, tengo 47 años y soy padre de dos hijos. Hasta el  momento, soy trabajador por cuenta ajena en el sector del transporte público de personas por carretera como conductor de autobús, en Alicante.

En mayo del año 2012 sufrí un accidente laboral "in itinere", tras el cual y después de demasiado tiempo de espera para la determinación de la contingencia por parte del INSS (8 meses), tuve que ser intervenido quirúrgicamente de una artrodesis + discectomía a nivel cervical en C6-C7, a través de la mutua IBERMUTUAMUR en Espinardo (Murcia), en Febrero de 2013. Tras una mejoría favorable pero no completa, fui dado de alta por dicha mutua en mayo de ese mismo año. Tanto por Incapacidad Temporal (IT) por contingencias comunes al principio, o por accidente laboral después de que se determinase dicha contingencia, estuve cobrando mientras no pude trabajar. Hubiese preferido no dejar de trabajar y no pasar lo que pasé durante dicho periodo pese a estar cobrando.

Tras mi incorporación a mi puesto de trabajo cuando todo parecía haber pasado, sufrí una patología idéntica a nivel lumbar, L5-S1 (según los especialistas por causas degenerativas), que volvió a incapacitarme desde septiembre de 2013, fecha en que tuve que acudir por primera vez a urgencias del Hospital de Alicante y hasta la actualidad.

Tras demasiado tiempo en lista de espera para la intervención quirúrgica y viendo que la misma se demoraba en exceso, pude acogerme al "Plan de Choque" para ser intervenido quirúrgicamente en marzo de 2015, en un hospital privado de Alicante. La evolución parecía ser normal y pese a seguir con bastante dolor, el mismo doctor reconocía que podía llegar a ser normal y que dentro de la dificultad de la intervención la mejoría podría no llegar a ser completa, sobre todo teniendo en cuenta mi profesión. Pensaba que todo terminaría ahí y que si podía mejorar, mejoraría, pero tras ser llamado en septiembre de 2015 para pasar revisión por el Equipo de Valoración de Incapacidades del INSS en Alicante (EVI), obviando por su parte cualquier información médica que pudiese yo aportar, practicarme pruebas físicas de valoración y pese a estar también en tratamiento psiquiátrico (por el cuadro incapacitante que sufría), además de tratamiento analgésico para el dolor (con derivados opioides, morfina, Lyrica, etc), determinó el INSS en octubre, que en caso de continuar de baja, la misma sería SIN EFECTOS ECONÓMICOS. Es decir, que pese a no poder trabajar, debería estar en dicha situación sin percibir prestación alguna.

Después de gastarme el dinero que no tenía en pruebas médicas y consultas con especialistas privados, se demostró que no había experimentado la mejoría que se esperaba, y con dichas pruebas acudí al Hospital Gral. de Alicante donde tras la valoración de los especialistas determinaron que debía someterme de nuevo a una intervención quirúrgica "de revisión", estando en lista de espera desde abril de 2016. Pese a que me habían asegurado que la lista de espera no sufría tanta demora, tras no desistir y acudir a interesarme con frecuencia, me aseguraban que me intervendrían antes del pasado mes de junio. Tras acudir al Servicio de Atención e Información al Paciente (SAIP) del Hospital Gral. de Alicante a finales de junio (viendo que seguían sin llamarme), me aseguran desde la planta de hospitalización de traumatología que la intervención ya no sería posible para el mes de julio o agosto, por lo que debería esperar a ser llamado, probablemente en septiembre.

Confío en que cualquier persona que pueda llegar a leer esta petición entenderá, que no es nada aconsejable que una persona con ciertas dolencias (dolor severo en mi caso), deba ponerse al volante de un autobús bajo los efectos de un cóctel de medicamentos prohibidos por la Autoridad de Seguridad Vial y poniendo en peligro la vida de personas que usan el servicio público de transporte o terceros.

También confío que entenderán, que una persona en edad de trabajar, con familia a su cargo y que ha cotizado al INSS ininterrumpidamente durante más de 28 años, bastantes problemas está ocasionando a las personas que le rodean y podría ocasionar a terceros, para que además las instituciones de este país consideren que pese a estar enferma, debe aguantar sin rechistar una Incapacidad SIN EFECTOS ECONÓMICOS o poner en peligro vidas que no tienen ninguna culpa.

 



Hoy: Juan cuenta con tu ayuda

Juan Lozano necesita tu ayuda con esta petición «Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social: No más incapacidades sin efectos económicos.». Únete a Juan y 972 personas que ya han firmado.