Muchos caballos son maltratados, mal alimentados y descuidados. NO TIENEN QUIEN LOS DEFIENDA NI HABLE POR ELLOS. Las autoridades, a pesar de las ordenanzas, miran para otro lado sin ocuparse de buscar una solución. Tu firma es indispensable para ayudarnos a cambiar y buscar el bienestar de los animales dignificando la tarea de los recicladores urbanos. Hay una ordenanza municipal que no se cumple. Pedimos tan sólo su aplicación.
La histórica problemática de la tracción a sangre en la ciudad de Rosario determinó que en el año 2010 se sancionara la Ordenanza Municipal N° 8726. Esta contempló un abordaje integral del problema, estableciendo un plan de acción con el objetivo de erradicar paulatinamente la utilización de carros para recolección de residuos. Se previó un lapso de tres años para lograrlo y al presente, si bien al comienzo se efectuó el chipeo de los caballos, el registro de los recolectores y la identificación de los carros con chapas, no se ha logrado el propósito de la Ordenanza vigente.
En esta ciudad, vemos apesadumbrados la proliferación de carros tirados por equinos en mal estado sanitario, de porte pequeño, yeguas preñadas tirando de carros que exceden su capacidad de trabajo y cargados de una manera inhumana, mal herrados y en un estado de visible explotación. Observamos además que pese a las leyes y ordenanzas vigentes circulan con desparpajo carros sin placas identificatorias, el uso de látigos también prohibidos en la ordenanza. Por tal motivo, solicito a la Intendente del Municipio de Rosario (Provincia de Santa Fe) lleve adelante y sin más dilación el cumplimiento de la Ordenanza 8726/10 para reemplazo de la tracción a sangre con inclusión social.

Letter to
Intendente de la cuidad de Rosario, Provincia de Santa Fe Sra. Mónica Fein
Eliminación de la Tracción a Sangre
La histórica problemática de la tracción a sangre en la ciudad de Rosario determinó que en el año 2010 se sancionara la Ordenanza Municipal N° 8726. Esta contempló un abordaje integral del problema, estableciendo un plan de acción con el objetivo de erradicar paulatinamente la utilización de carros para recolección de residuos. Se previó un lapso de tres años para lograrlo y al presente, si bien al comienzo se efectuó el chipeo de los caballos, el registro de los recolectores y la identificación de los carros con chapas, no se ha logrado el propósito de la Ordenanza vigente.
En esta ciudad, vemos apesadumbrados la proliferación de carros tirados por equinos en mal estado sanitario, de porte pequeño, yeguas preñadas tirando de carros que exceden su capacidad de trabajo y cargados de una manera inhumana, mal herrados y en un estado de visible explotación. Observamos además que pese a las leyes y ordenanzas vigentes circulan con desparpajo carros sin placas identificatorias, el uso de látigos también prohibidos en la ordenanza. Por tal motivo, solicito a la Intendente del Municipio de Rosario (Provincia de Santa Fe) lleve adelante y sin más dilación el cumplimiento de la Ordenanza 8726/10 para reemplazo de la tracción a sangre con inclusión social.