Carta abierta a favor del Movimiento San Isidro de los científicos cubanos.

Carta abierta a favor del Movimiento San Isidro de los científicos cubanos.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1000!
Con 1000 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas

Eduardo López-Collazo ha iniciado esta petición dirigida a Sra. Elba Rosa Pérez Montoya Ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) Cuba

“Carta abierta a favor del Movimiento San Isidro de los científicos cubanos y por una Cuba libre y Democrática”

Sra. Elba Rosa Pérez Montoya

Ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA)

Cuba

Sirva esta carta abierta como una demostración de apoyo de la comunidad científica cubana al Movimiento San Isidro. Los firmantes somos mujeres y hombres de ciencia que, repartidos por toda la geografía del planeta, hemos decidido sumarnos al movimiento iniciado por los artistas cubanos y ampliar sus demandas. Todo ello con el propósito de construir una Cuba Democrática acorde con las libertades y derechos que el siglo 21 impone.

Exigimos que todos los cubanos puedan reunirse en espacios independientes con derecho a la libre expresión, sin ser censurados por su ideología, estilo de vida, aspiraciones o filiaciones políticas.

Demandamos que los centros de enseñanza cubanos, en especial las universidades, tengan autonomía y los profesores gocen de la libertad de cátedra. No es admisible que, en los años 20 del siglo 21, la formación superior sea exclusiva para quienes sigan los dictados de la ideología imperante. Ningún alumno o profesor debería ser obligado a exponer sus ideologías públicamente, ni ser expulsado si no concuerda con la línea de pensamiento obsoletamente llamada “revolucionaria”. En ese sentido, instamos a que se elimine el aval político para acceder a programas de doctorado en las universidades cubanas o cualquier titulación.

Exigimos que los profesionales tengamos el derecho de radicarnos en el extranjero con cualquier propósito, desde lo personal hasta lo profesional, y regresar a nuestro país cuando lo consideremos oportuno y con libertad plena para ejercer nuestra profesión.

Precisamos tener derecho a votar por nuestro Presidente, dentro y fuera de la isla, en elecciones libres, directas y democráticas.

Lo que ocurre hoy en Cuba afecta no sólo al arte sino a la divulgación científica y a la libre diseminación de ideas. Es por ello que también exigimos que se liberen las fuerzas productivas y creativas de los cubanos, para que podamos contribuir a crear un país más próspero. Como cualquier ciudadano en un país libre, debemos tener la potestad de crear empresas relacionadas o no con la profesión.

Es nuestra intención establecer un diálogo con las actuales autoridades cubanas que sirva, en principio, como intercambio fructífero de ideas. Todo ello con el único objetivo de hacer de Cuba, nuestro país, una nación moderna y democrática. Pensamos que es un imperativo borrar la línea artificial que divide a los “cubanos de adentro” de  los “de afuera”. Un país democrático no debe sustraer de la ecuación a los ciudadanos no residentes. Cuba ha cometido el gravísimo error histórico de clasificar como personas no válidas a quienes decidieron buscar otros horizontes geográficos. Muchos de nosotros hemos realizado una carrera exitosa y estamos aportando conocimiento al mundo desde laboratorios, universidades y empresas. 

Ya se cuenta en décadas el tiempo que los científicos cubanos han tenido que emigrar para desarrollar nuestras carreras. La ciencia es creatividad y esto no ha sido permitida en nuestro país. Creemos que ha llegado el momento de combinar  las batas blancas, los guantes y las gafas con los altavoces. Es tiempo de  mezclarnos con los artistas plásticos, los músicos, y el gran pueblo. Nosotros, los científicos, también formamos parte de Cuba y queremos que nuestras variopintas opiniones se incluyan en ese país que debemos construir entre todos.

Cuba, definitivamente, debe mirar su futuro con los colores de la inclusividad. El experimento mal encaminado necesita de muchas miradas para tornarlo exitoso.

 

Eduardo López-Collazo,

Director Científico Hospital Universitario La Paz,

Madrid,

España

 

Wendy González,

Directora del Centro de Bioinformática, Simulación y Modelado (CBSM),

Universidad de Talca,

Millennium Nucleus of Ion Channels-Associated Diseases (MiNICAD),

Chile

 

 

 

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1000!
Con 1000 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas