Petition Closed

En la 86va. Reunión realizada en la ciudad de Ginebra en 1998, la Organización Internacional del Trabajo declaró (Art.2, párrafo d) "la eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación".

La Ley de Contrato de Trabajo 20.744 de la República Argentina establece en su Art. 17º que "Por esta ley se prohibe cualquier tipo de discriminación entre los trabajadores por motivo de sexo, raza, nacionalidad, religiosos, políticos, gremiales *o de edad*"

Basta sin embargo con ver los avisos clasificados para darse cuenta que, una vez cumplidos los 40 (y aún menos) ya no formás parte de las solicitudes de empleo, negándose oportunidades a capital humano capacitado y con la experiencia necesaria para cubrir puestos.

Consideramos esto del todo injusto, y hacemos público nuestro reclamo:

* A los empleadores, para que tomen consciencia de la oportunidad que pierden al no convocar personas mayores.

* A las autoridades, para que arbitren las medidas necesarias, desde exenciones impositivas a sanciones para que toda persona en condiciones de cubrir un puesto de trabajo sea considerada por sus aptitudes y no por criterios ajenos a las leyes en vigencia

Letter to
Ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la República Argentina Dr. Carlos Alfonso Tomada
Secretaria de Trabajo de la Nación Dra. Noemí Rial
Defensor Adjunto del Pueblo de la Nación Argentina Dr. Anselmo Sella
En la 86va. Reunión realizada en la ciudad de Ginebra en 1998, la Organización Internacional del Trabajo declaró (Art.2, párrafo d) "la eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación".

La Ley de Contrato de Trabajo 20.744 de la República Argentina establece en su Art. 17º que "Por esta ley se prohibe cualquier tipo de discriminación entre los trabajadores por motivo de sexo, raza, nacionalidad, religiosos, políticos, gremiales *o de edad*"

Basta sin embargo con ver los avisos clasificados para darse cuenta que, una vez cumplidos los 40 (y aún menos) ya no formás parte de las solicitudes de empleo, negándose oportunidades a capital humano capacitado y con la experiencia necesaria para cubrir puestos.

Consideramos esto del todo injusto, y hacemos público nuestro reclamo:

* A los empleadores, para que tomen consciencia de la oportunidad que pierden al no convocar personas mayores.

* A las autoridades, para que arbitren las medidas necesarias, desde exenciones impositivas a sanciones para que toda persona en condiciones de cubrir un puesto de trabajo sea considerada por sus aptitudes y no por criterios ajenos a las leyes en vigencia