Hagan presencial el acto de colación 2020

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 1,000!


Los abajo firmantes, padres y alumnos de 5° y 6° año del nivel secundario, nos dirigimos a Uds.,  a los efectos de solicitar encarecidamente, tengan a bien, considerar la posibilidad de llevar a cabo el acto de colación de manera presencial de la promoción 2020.

La pandemia​ trajo consigo muchas vicisitudes, notables, sensibles, de los aspectos más profundos de la existencia humana. Vidas, ilusiones, proyectos, modos de vida. El 2020 es el año de la incertidumbre y de millones de vidas en pausa. El 2020 se lleva puesto los sueños e ilusiones de los adolescentes que terminan este año, el último de los escalones de su trayectoria escolar.

Este último peldaño es el tiempo de concluir etapas, de arriesgarse al próximo paso, tiempo de crecer y de emociones enfrentadas. Tiempo de proyectar, tiempo de vaguedades y duelo. En el último año los contenidos académicos pasan particularmente a un segundo plano. Lo importante, lo crucial son los ritos de finalización: los momentos compartidos durante el año entre pares, guardapolvos desteñidos y buzos individualizados con garabatos, fiesta estudiantina, viaje de egresados, discursos de los profes preferidos, cartas de los padres con futuras promesas y el hecho de saber que es el último escalón de una etapa transcendental. Ritos que, muy a pesar nuestro, no estuvieron presentes en este 2020.

 Nuestros egresados 2020 pasarán de este aislamiento social obligatorio, a un universo adulto sin posibilidad de escalas. Y no es menor, no es sencillo, duele mucho. La pandemia alteró todos sus planes.

La población estudiantil de los diferentes niveles vio su vida transformada por la virtualidad y la convivencia a full con sus padres. Y fue duro. No hubo patios, ni recreos, ni encuentros en las aulas. Sólo pantallas digitales (los que la tuvieron enfrente) ocupadas por experimentos de continuidad pedagógica.

Queda una carencia inexplicable y posiblemente traumática de importantes figuras de apego como consecuencia de la suspensión repentina de las clases presenciales y los meses separados de sus amigos y educadores. Queda mucha bronca, angustia, incertidumbre.

Es por todo lo expuesto que, desde nuestro lugar como padres, y sin perder de vista la situación epidemiológica que atraviesa nuestra provincia, apelamos a la empatía  de quienes organizan el sistema educativo para que puedan considerar nuestro pedido y reiteramos encarecidamente que se contemple, excepcionalmente, la posibilidad de que el acto de colación sea presencial en cada una de las instituciones y con todos los recaudos necesarios. Como familia, tomaremos el compromiso de cumplir con todas las normas sanitarias correspondientes con un protocolo que permita a los alumnos y sus familias poder disfrutar del recuerdo de un cierre de ciclo educativo, que simboliza la concreción de un logro importante para los chicos y una enorme satisfacción para los padres. 

Sin otro particular y, a la espera de una resolución que favorezca a los implicados, lo saludamos con atenta consideración y respeto.