SOMOS VETERINARIOS Y SOMOS SANITARIOS

SOMOS VETERINARIOS Y SOMOS SANITARIOS

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 7500!
Con 7500 firmas, es más probable que esta petición haga reaccionar al destinatario de la petición maker
Jesus Godoy Magdaleno ha iniciado esta petición

Escribo esta carta para dejar constancia nuestra indignación y malestar como colectivo.

Sería de agradecer que fuera leída en el congreso de los diputados, aunque no esperamos nada de la clase política de este país, mas que seguir con la indiferencia, menosprecio, ninguneo y falsas promesas que le distinguen. Está claro que en este país, una vez se acaricia el poder, afloran las excusas para que lo comprometido se hunda en el olvido. Se apela siempre a nuestra vocación, a nuestra bondad y a nuestros principios para ultrajarnos como profesionales y mancillar nuestras personas y familias.

Tenemos preparación y formación que muchos desearían y día a día luchamos poniendo en juego, nuestra salud por nuestros pacientes y por el resto de la sociedad. Sabíamos que una pandemia nos azotaría y sabemos que puede volver a ocurrir porque esos virus están en nuestro medio.

Así que ya está bien.

Durante la pandemia seguimos trabajando por el bien de la sociedad, con escasos medios de protección, sin reconocimiento, porque nos lo demandaba nuestra ética profesional. A pesar de los menosprecios a los que ya sabíamos que seríamos sometidos, a los que nuestra resiliencia como colectivo impuso como deber ayudar con la donación de respiradores y equipos de anestesia privados, e igualmente seguimos trabajando, controlando zoonosis, controlando la cadena alimentaria, la cadena de frío, generando vacunas y un largo etcetera.

Todo eso tiene un límite.

De hecho a partir del día de hoy se ha cruzado ese limite.

Queremos dejar constancia de la importancia de los veterinarios en la sociedad, de su importancia en la medicina preventiva, controlando zoonosis, en la inspección de alimentos, en el control y la sanidad de animales de producción, en la investigación, en las fronteras, en las aduanas, nuestros funcionarios veterinarios de administración representan una fuerza sin igual.

Somos veterinarios, somos sanitarios y nuestros centros veterinarios son centros sanitarios, eso es algo que la sociedad debe entender, y creemos que entiende pero debe valorar en su justa e inmensa medida.

Aunque desgraciadamente si que no podemos entender la extrema dejadez de funciones, tanto de la clase política como de los que se supone son nuestros máximos representantes del sector, la organización colegial veterinaria, esos que acomodados en sus poltronas no nos representan.

Una HUELGA GENERAL del sector veterinario sería un desastre para la sociedad, se paralizaría el país, pero desgraciadamente nuestra paciencia ha llegado a su termino y cada vez son más las voces dentro del colectivo que apelan por esa vía.

Una HUELGA GENERAL que ponga en evidencia nuestra importancia dentro de la sociedad como colectivo.

¿Queréis ser cómplices de ello?

Porque el aviso está sobre la mesa. Por una vez olvidaros de vuestros intereses partidistas, de vuestras rencillas internas por una parcela de poder y recuperad nuestra confianza.

Tenemos un IVA de lujo Señorías, una carga más para la población en detrimento de una profilaxis sanitaria que es un derecho inalienable.

¿Acaso creéis que la prevención de zoonosis y lo que supondría a la sociedad, a vosotros mismos y a vuestros seres queridos es un lujo?

Pensad Señorías en lo que significó y significa esta pandemia en nuestras vidas. Nosotros lo pensamos por vosotros cada día.

Ya está bien de promesas vanas, queremos soluciones, y las queremos ya.

El borrador de la nueva ley del medicamento es vergonzoso, la ley de hecho lo es en muchos de sus puntos y pone en riesgo la LEX ARTIS, como es el caso de la utilización off label a pesar de la existencia de estudios avalados en distintas patologías.

Somos un colectivo que lucha constantemente contra la resistencia a los antibióticos, por el uso responsable de los mismos, pero igualmente se nos pone en el punto de mira y se nos usa para tapar todas las incoherencias de esta ley.

Somos el único sanitario formado en farmacología veterinaria, si Señorías, somos quienes conocen la fisiología de cada especie, incluida la humana y la farmacocinetica y farmacodinamia por lo que somos los únicos habilitados para la correcta dispensación y venta en nuestros centros veterinarios sanitarios a nuestros pacientes, sin demoras ni dubitaciones que otros canales no pueden ofrecer porque desconocen la inmediatez en la necesidad de administración de esos fármacos, llegando incluso a desconocer su existencia.

Porque no se es veterinario en un curso de dos horas que dicta un laboratorio a un farmacéutico para que incremente sus ventas.

Porque llevamos la trazabilidad de todos nuestros productos y en caso de una alerta sanitaria somos la primera linea de actuación.

La ley europea es clara, y ya va siendo hora de que se modifique la ley estatal y se adecúe a la primera como ya han hecho otros países de nuestro entorno.

¿O acaso solo miramos a Europa cuando nos interesa?

Ya está bien de vender la nación, la salud de nuestros congéneres, por cuatro monedas de plata, al lobby farmacéutico.

Ya está bien de ignorar al colectivo veterinario y sacar remedos de ley, como la supuesta ley de protección animal que pone en vergüenza a la nación y expone el bajo nivel intelectual de los legisladores hasta para montar un chiringuito más.

Ponemos en su conocimiento que no ignoramos el intrusismo, sufrimos el peor de los intrusismos, el profesional, que mina la incumbencias del veterinario por un mal entendido rédito crematístico de ciertos profesionales, sin ética y de ciertos colegios que aun violando su propio código deontológico los amparan pretendiendo permitirles ejercer sin formación sobre otras especies con el riesgo que implica para la especie y para el operador.

Hablamos de fisioterapeutas que pretenden conocer la anatomía equina y su fisiología.

Eso mismo ocurre en diversos campos, como por ejemplo la etología veterinaria, donde se pretende ejercer con un “master de antrozoologia” financiando por una empresa privada.

Esto es un suma y sigue al que vamos a dar un corte ahora mismo, en los términos de esta misiva tenéis la gravedad de la situación.

 

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 7500!
Con 7500 firmas, es más probable que esta petición haga reaccionar al destinatario de la petición maker