Petition Closed

1,683
Supporters
Ante la próxima instalación del circo con animales en Las Palmas de Gran Canaria, que va a coincidir con la toma de la decisión de la Capital Cultural Europea 2016, solicitamos que el Ayuntamiento de un paso claro y desarrolle una normativa municipal que prohíba este tipo de instalaciones. Este tipo de actividades cruentas no puede contar con el apoyo de una ciudad, y sus instituciones, mientras simultáneamente opta a ser el referente cultural de Europa, dañando muy seriamente la propia candidatura y su proyección internacional como espacio cultural.
Letter to
Don Juan José Cardona
Alcalde de Las Palmas de Gran Canaria. Don Pascual Cambreleng
Director Artístico de LPGC-2016
A la atención de:
Don Juan José Cardona, Alcalde de Las Palmas de Gran Canaria.
Don Pascual Cambreleng, Director Artístico de LPGC-2016

Estimado Señor:

He sido informado/a que, recientemente, se va a instalar en nuestra ciudad un circo con animales. Esta visita va a coincidir con la toma de la decisión de la Capital Cultural Europea 2016. Parece contradictorio que este tipo de actividades cruentas pueda contar con el apoyo de una ciudad, y sus instituciones, que opta a ser el referente cultura de Europa, dañando muy seriamente la propia candidatura.

Los circos sacan a los animales de su hábitat natural, los fuerzan a vivir la mayor parte de sus vidas encadenados dentro de camiones que viajan por cientos de kilómetros, y después los obligan a actuar bajo la amenaza constante de castigos.

El estado cautivo de los animales no provee valor educativo alguno. No nos dice nada sobre su comportamiento natural, porque los animales son obligados a actuar en un entorno totalmente artificial. Los circos ofrecen una visión de la realidad distorsionada y por lo tanto no son educativos para los niños, que son el público mayoritario de estos espectáculos.

Mientras tanto, tigres, elefantes, osos, caballos y chimpancés son condenados a sufrir una vida de hacinamiento, maltrato, aburrimiento y estrés. Los elefantes permanecen encadenados el 95 por ciento de sus vidas. Los tigres viven y son transportados en jaulas de 3 x 2 metros.

Numerosos países y ciudades de todo el mundo han prohibido la actuación de circos en sus territorios, preocupados por el bienestar de los animales , como es el caso de diversos estados de la India y Brasil, Austria, Suecia, Dinamarca y partes de Inglaterra, Irlanda y Estados Unidos.

Suponemos que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria no pretende fomentar, ni directa ni indirectamente, esta crueldad injustificada y que, si permiten la actuación de este circo con animales, es por la falta de información de lo que realmente hay detrás de estos espectáculos. Esperamos que no se colabore ni activamente ni pasivamente con la instalación, que no vuelvan a permitir la actuación de circos con animales en su territorio y les invitamos a prohibir su instalación, como están haciendo cada vez más localidades del Estado y como ya le sugerimos en 2008 a través de una propuesta de modificación de ordenanza municipal.

Atenta y respetuosamente le saluda,