PERSONA DEPENDIENTE CONFINADA POR SUS VECINOS SIN PODER SALIR DE SU DOMICILIO

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 200!


Por favor exijan a la Comunidad de Vecinos de la Calle Vilamarí 56 de Barcelona que cumpla con la Ley de Dependencia y con los más elementales derechos humanos, facilitando a Joaquín Arqués Casanova (anciano enfermo y dependiente de 85 años de edad) el poder salir de su casa y acceder a la calle y así sobrevivir. Su situación, después de 5 años de pedir que esta Comunidad de Vecinos cumpla la Ley, ya es desesperante, habiéndole afectado seriamente a su salud, que cada vez es más precaria.

Joaquín Arqués Casanova es un anciano de casi 85 años al que me une una amistad de casi 30 años. Es una persona de bien, que nunca se casó ni tiene más familia que un sobrino que vive a casi 200 kms de distancia del barrio del eixample de Barcelona, donde reside Joaquín, concretamente en el 4º piso del Nº 56 de la calle Vilamarí. Esta persona anciana es casi totalmente dependiente, debido a los serios problemas de artrosis que sufre en sus rodillas (principalmente) Pero, además, tras haber sufrido hace varios años hasta tres infartos y tres operaciones a corazón abierto para hacerle 3 by-pass, habiéndole tenido que habrir las piernas para sacarle grandes troszos de arteria para hacerle los citados by-pass, la circulación sanguínea en sus piernas es casi inexistente. Y, por si fuese poco, tras las citadas operaciones, sufrió el atropello de una furgoneta ambulancia mientras cruzaba en verde su calle por el paso de peatones, porque su movilidad era ya entonces muy reducida. Ahora, tras casi una década de haber sufrido tanto mal en todo su cuerpo, su estado ha empeorado considerablemente.

Desde hace 5 años está en discusiones con su Comunidad de vecinos, porque el ascensor está situado en los rellanos intermedios entre plantas y Joaquín no puede bajar un solo peldaño, ya que se desenvuelve con mucha dificultad mediante un andador (comunmente llamado "taca-taca") La ley de dependencia obliga a las comunidades de vecinos a facilitar los accesos a sus viviendas a las personas discapacitadas, pero desde hace cinco años, este anciano jubilado soltero, dependiente y sin familiares que puedan ayudarle está confinado a no poder salir de su domicilio (o en cierto modo "secuestrado") por causa de la pertinaz negativa de su comunidad de vecinos a facilitarle la instalación de una silla salva-escaleras para que pueda descender desde su puerta el tramo de escaleras con 10 peldaños que le separa del ascensor. y, no solo eso. existe un escalón en el hall de entrada de la portería, a mitad del pasillo, en el que tampoco quieren poner una rampa para que puedan descender con él cuando le han de buscar para ir a las frecuentes consultas médicas o cuando va de urgencias al hospital, habiendo sufrido ya un percance al caerse con la silla de ruedas de cabeza Joaquín y la persona que le llevaba, que saltó por encima, cayéndole en el pecho y sufriendo ambos ciertas contusiones de las que tardaron en volver en sí. Esto le trajo mayores secuelas, además del empeoramiento de su salud que le produce la falta de ejercicio y movilidad, estando confinado a moverse en su piso entre muebles.

Joaquín no puede realizar las cosas más sencillas y necesarias, como ir al médico, comprar comida o medicamentos, mirar si tiene correo de los distintos centros médicos que le asisten, por si le cambian citas, o lo que sea; puesto que está confinado y condenado por sus vecinos a no salir de su domicilio por su propio pié. Su único vínculo con el mundo es un teléfono.

Sus reclamaciones le han llevado incluso a citarse con la Alcaldesa Ada Colau, quien le dijo que le daba todo su apoyo, y que tenía razón, pero que no podía hacer nada por ayudarle. El abogado de oficio que le asiste no prospera en sus conversaciones con el Administrador de la finca, ni con el Presidente de la citada Comunidad de vecinos, ni da noticias claras a Joaquín de su procedimiento para gestionar su caso y acabar con este pseudo "secuestro".

Me parece algo inhumano, además de ilícito, abandonar a esta buena persona que vive en esa comunidad desde su juventud, que ha trabajado hasta la jubilación, y ahora que depende de la ayuda que le puedan facilitar para poder hacer una vida que solo se trataría de supervivencia, se le niegue el derecho más elemental de poder salir de su casa a la calle para poder comprar alimentos y sobrevivir.

Por favor exijan a la Comunidad de Vecinos de la Calle Vilamarí 56 de Barcelona que cumpla con la Ley de Dependencia y con los más elementales derechos humanos, facilitando A Joaquín Arqués Casanova el poder salir de su casa y acceder a la calle y poder sobrevivir. Su situación, después de 5 años de pedir que esta Comunidad de Vecinos cumpla la Ley, ya es desesperante, habiéndole afectado seriamente a su salud, que cada vez es más precaria.

Gracias encarecidas por su ayuda a las personas más débiles de nuestra sociedad.

Saludos a todas las personas de buen corazón.



Hoy: Ángel cuenta con tu ayuda

Ángel Alcarria necesita tu ayuda con esta petición «SINDICA DE GREUGES DE BARCELONA: PERSONA DEPENDIENTE CONFINADA POR SUS VECINOS A NO SIN PODER SALIR DE SU DOMICILIO». Únete a Ángel y 186 personas que ya han firmado.