#SiFueraPresidente ejecutaría una política de reciclaje incluyente y propositiva

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 15,000!


En Colombia se producen 31.000 toneladas de basura al día y aunque podríamos reciclar el 50% de estos desechos, sólo un 17% es recuperado y tratado de manera adecuada. Esto gracias a las 50.000 familias de recicladores que trabajan día y noche en nuestra basura clasificando los materiales que la mayoría no separamos. Lamentablemente, a pesar de la importante labor que estas personas desempeñan en nuestras ciudades, sus condiciones de vida y de trabajo son sumamente precarias.

Los colombianos no hemos logrado concientizarnos de la importancia de hacer una separación adecuada de los residuos para evitar que miles de toneladas de reciclaje lleguen a los rellenos sanitarios y se entierren recursos  que dejan de ser un ingreso para miles de familias de Recicladores, agotando nuestros recursos naturales y contaminando el territorio con la desmesurada generación de residuos. 

Las políticas de gestión de residuos no se han reglamentado rigurosamente, por lo cual la comunidad sigue siendo indiferente a realizar una separación de residuos adecuada y así entregarle el material reciclable a un reciclador de oficio. Además, no hay una política de responsabilidad extendida del productor para que las tarifas que se le pagan a los recicladores sean más justas. Por ejemplo, hoy en día a un reciclador le pagan 40 pesos el Kilo de Tetrapak que son aproximadamente 60 empaques y que generan un volumen muy grande. Quiere decir que para tener un ingreso de 30.000 pesos debería tener la capacidad de recolectar 45.000 cajas de tetrapak y transportarlas hacia los centros de acopio. Por esta razón, este tipo de materiales no los recoge el reciclador ya que no tiene valor para ellos, hasta que un día la industria sea responsable y lo compré a precios justificables para su recuperación. Al igual pasa con materiales como el “chirrión” que son los paquetes de papas.

En la alcaldía de Gustavo Petro, a finales del año 2013 se reglamentó la eliminación de Vehículos de tracción animal, las “ zorras”,  y salieron de circulación 4.200 caballos  que fueron reemplazados por carros de combustión interna, pero el proyecto no garantizó la salida y entrada de un número idéntico de vehículos, dejando sin solución a cientos de familias de recicladores. Por esta razón, los recicladores se vieron Obligados a trasladar cientos de kilos de material reciclable a sus espaldas con vehículos de tracción humana que exigen un esfuerzo físico inhumano, tal como lo llevan haciendo durante décadas al menos 12.000 familias que tienen carretas de tracción humana.

La solución de la administración de dicha alcaldía si ayudó a los Recicladores, pero aumentó las emisiones de Co2 desmejorando la calidad del aire, empeoro la movilidad de la ciudad al ingresar 2.970 carros a las calles, además de las miles de carretas de tracción humana que obstaculizan el carril de los carros. Además, algunos de los recicladores que recibieron carros no sabían  conducir, no tenían licencia de conducción, debían renovar el SOAT y certificado  de gases, la gasolina es 12 veces mas costosa que la libra de zanahoria y los repuestos son escasos y costosos, por lo cual fue una solución insostenible y corta.

#sifuerapresidente, buscaría implementar y reglamentar la política pública de gestión de residuos rigurosamente. Si bien el marco regulatorio nacional en esta materia es un gran avance, aún no refleja totalmente las ordenes de la corte constitucional. Desde las normas más robustas a las de menor rango, con respecto al aprovechamiento elaboradas después de la Constitución Política, se encuentran la Ley 142 de 1994, el decreto nacional 2981 de 2013, la resolución nacional 754 de 2014, la resolución 720 de la CRA en el 2015 y por último el decreto 596 de 2016.

El resultado de este proceso de exigencias del gremio reciclador por hacer respetar su derecho al trabajo es significativo en cuanto al reconocimiento dentro del marco legal, pero el cumplimiento de las normas por ejemplo en los PGIRS (plan de gestión integral de residuos sólidos estipulado en la Resolución 754 de 2014),   hoy en día es muy bajo y pocas autoridades municipales han cumplido con todo lo solicitado en los documentos. 


Rescatando que actualmente los recicladores de oficio (que cumplen los requisitos según el decreto 596 de 2016) cuentan con un ingreso vía la tarifa de reciclaje en la factura del agua, por otro lado, los ciudadanos aún no estamos cumpliendo con las obligaciones como usuarios del servicio, por tanto, los ciudadanos deberían  ser multados con comparendos  ambientales o que no se les preste el servicio de recolección de residuos si no entregan el material separado. En todo caso, para que la comunidad este informada adecuadamente y así no recaigan en multas o sanciones, se deben hacer unas campañas de sensibilización en reciclaje de alto impacto para promover una cultura de reciclaje incluyente. Por otro lado, existen incentivos al aprovechamiento con descuentos en las tarifa de aseo para los usuarios.


A pesar que hoy en día la política pública de aseo habla de incentivos al aprovechamiento y de comparendos ambientales, son medidas que no se llevan a la ejecución y que se quedan en el papel como muchas otras leyes que se hacen, pero no se cumplen. 

#sifuerapresidente pasaría un proyecto para reemplazar los vehículos de tracción Humana, "Carretas", por Triciclos asistidos eléctricamente para mejorarle las condiciones de trabajo al reciclador de oficio dignificando su labor. De esa manera, el podrá aumentar su capacidad de carga, optimizar sus rutas selectivas y tiempos, aumentar las tasas de reciclaje del país, aumentar sus ingresos, mejorar la movilidad de las ciudades y contar con las condiciones para poder prestar un servicio de recolección con calidad como prestador del servicio público de reciclaje. Definitivamente, no permitiría soluciones de este tipo que traigan consigo impacto negativo al medio ambiente como lo hacen los motores de gasolina. 

Si aumentamos las tasas de reciclaje del país, podríamos llegar a cumplir el compromiso de Colombia en el acuerdo de Páris al año 2030 de aumentar en un 80% las tasas de reciclaje para llegar a una tasa de 30%, dignificamos la labor de los Recicladores de oficio, aumentamos los ingresos de miles de familias que viven de buscar su sustento en la “basura”, pero que prefieren eso a promover la delincuencia, evitamos que miles de toneladas de residuos lleguen a contaminar nuestro territorio y las fuentes hídricas, lograremos reducir los costos elevados en la recolección de residuos y aseo de los municipios y ciudades y por último, lograr conciencia ambiental y social en el reciclaje en los Colombianos.

El propósito es implementar una política pública que genere una cultura de reciclaje integral e incluyente.

 



Hoy: Andrés cuenta con tu ayuda

Andrés Padilla necesita tu ayuda con esta petición «#SiFueraPresidente ejecutaría una política de reciclaje incluyente y propositiva». Súmate a Andrés y 10,241 persona que han firmado hoy.