Identificar en etiquetas de productos agrícolas y vinos el uso o no de riego tecnificado

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 500!


Mendoza está enclavada en un desierto y por ello el agua representa el principal recurso natural de desarrollo social y económico provincial, y su cuidado es fundamental tanto para las actuales generaciones como para las futuras.

Según el Departamento General de Irrigación (DGI), a diciembre de 2019 el uso agrícola representaba mas del 80% de la demanda de agua de todos nuestros ríos mendocinos (ver gráfico abajo). Esto porcentajes superan el 90% si descontamos el uso en el río Mendoza influenciado por el abastecimiento poblacional de la principal zona urbana de la provincia con casi 1 millón de habitantes que representa el Gran Mendoza. Esta demanda neta se estima que mas del 50% se pierde en un sistema de distribución ineficiente y la falta de inversión de riego tecnificado intrafinca, donde se estima que mas del 80% de las áreas irrigadas aún cuentan con riego en manto o gravitacional representando un derroche de agua inaceptable en el desierto.

Este derroche de agua debe ser desincentivado y para ello es fundamental usar todas las herramientas administrativas y sociales que ayuden a reconvertir el sistema de irrigación mendocino en un sistema modelo de cuidado y preservación del recurso hídrico para el siglo XXI. La DGI ya se encuentra trabajando en tales proyectos desde lo institucional y administrativo, pero es importante darle al ciudadano las herramientas necesarias que permitan hacer su aporte con prácticas ambientalmente responsables como puede ser el reciclado de basura. En este caso particular, el ciudadano debe tener el conocimiento del tipo de riego involucrado en productos de origen agrícola, como por ejemplo el vino, para incentivar el consumo de productos que involucren riego tecnificado y evitando el derroche de agua intrafinca. Para ello, debe declararse “obligatorio” por Ley el presentar en las etiquetas de productos de origen agrícola el tipo de riego utilizado, si es éste tecnificado o no. Con el tiempo puede mejorarse definiendo la huella hídrica de cualquier producto, ya no solo de origen agrícola.