Prohibición del plástico de un solo uso

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 200!


La contaminación por plástico es uno de los mayores problemas que los seres humanos debemos resolver para salvar el planeta. En la última década se produjo más plástico que en todo el siglo XX, los números son alarmantes.

Según un informe de Ecoplas, un argentino consume, en promedio, 42 kilos de plástico por año. Sin embargo, solo el 25% de esa cantidad se recicla. Gran parte del 75% restante tiene un destino poco amigable con nuestro futuro: el mar.

En 2018, el 82% de los residuos recolectados en la costa de Buenos Aires fueron botellas, bolsas, tapitas y sorbetes, todo del mismo material: plástico, según el Censo de Basura Costera.

"La solución a este problema debe abordarse desde distintos aspectos. Cuidar nuestro ambiente a través de la disminución del consumo excesivo de plásticos, aplicar una correcta disposición de los residuos e incluir acciones de reutilización y reciclado de materiales son pasos cruciales hacia una mejora de esta problemática.Regular el uso de los productos descartables plásticos como sorbetes, bolsas, entre otros, sancionar una ley de envases que incluya la responsabilidad extendida al productor y promover una correcta separación de la basura en origen que permita recuperar los plásticos para que puedan formar nueva materia prima, son acciones que el Estado debe encarar para realizar cambios verdaderos” desarrolló Verónica García, coordinadora del Proyecto Basura Marina de la Fundación Vida Silvestre Argentina.

Un informe de la Comisión Europea encontró que el 80% de la basura en los océanos del mundo es plástica, debido a su lenta descomposición. Se ha encontrado plástico dentro de animales marinos, incluyendo tortugas, focas, peces, ballenas y aves. Dichos animales lo ingieren y acaban muriendo o añadiéndolo a la cadena trófica, finalmente llegando a nuestros platos.

A nivel mundial, un camión lleno de desechos plásticos entra en el océano cada minuto y ningún animal marino se libra de éstos.

La situación es insostenible, es el momento de actuar. Si todos hacemos un cambio, el problema de los residuos plásticos puede mejorar en gran nivel.

Queda una pregunta para hacer: ¿Vamos a seguir contaminando y dañando nuestro planeta o vamos a tomar medidas contra esto?