Maestras y maestros exigimos condiciones seguras para el regreso a clases

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 500!


Maestras y maestros rechazamos volver mientras no haya condiciones seguras  

En el mes de marzo, las autoridades sanitarias y educativas decidieron suspender actividades frente a la llegada de la pandemia mundial por el coronavirus. Esta pandemia ha dejado en nuestro país cerca de 238 mil contagios y 29 mil decesos. 

Las cifras siguen en ascenso con los 25 mil casos activos a la fecha (03 de julio de 2020). Frente a esta situación, no podemos volver a salones hacinados, escuelas que no cuentan con recursos básicos como agua, sin personal indispensable como el de salud, psicología y orientación.   

Por la vida de nuestros alumnos, la de sus familias y la de las trabajadoras y los trabajadores de la educación, los firmantes exigimos: 
 
A) Construcción de escuelas y contratación de maestras(os) para la reducción de la matrícula en los salones

El secretario de educación dice que el promedio de alumnos por salón es de 20, los docentes sabemos que no es verdad, que hay escuelas en las que se rebasan los 50 alumnos por salón. Hemos denunciado en numerosas ocasiones el hacinamiento en los salones que impiden condiciones mínimas para el aprendizaje, además de ser un factor de alto riesgo en evacuación frente a sismos, incendios u otras emergencias.  

El regreso escalonado a clases es sólo una medida paliativa que no resuelve de fondo el problema, además de que se quiere aprovechar para imponernos horas virtuales de clases, con la complicidad de los charros del SNTE.

En medio de la pandemia y en un país con actividad sísmica, evitar el hacinamiento, es un factor de salud que puede evitar posibles contagios y muertes. Es una necesidad urgente la reducción de la matrícula en los salones a través de la construcción masiva de escuelas de todos los niveles educativos en todo el país, así como la reapertura y defensa de los turnos vespertinos. Para esto, se vuelve indispensable la contratación de personal docente, especializado, de apoyo, administrativo y manual.  

Hay una insuficiencia de docentes en las escuelas del país, mientras que se tienen mecanismos excluyentes, como el "concurso de oposición" que niega el derecho al trabajo a egresados ​​normalistas y les obligan a contratarse en condiciones precarias en escuelas privadas.  

Exigimos la contratación de egresados ​​normalistas, de las maestras y maestros que hoy trabajan precarizados en la educación privada, con basificación y plenos derechos laborales, incluyendo a egresados ​​de generaciones anteriores que no han sido contratados. Estableciendo el control de las plazas por el propio magisterio y la comunidad escolar (democráticamente organizados) y no por los líderes y líderes sindicales corruptos. 

B) Reducción de la jornada escolar y laboral 

Si volvemos a  clases con la misma duración de la jornada escolar previa a la suspensión de actividades, será prácticamente imposible mantener, durante todo ese tiempo, medidas sanitarias como el uso de cubrebocas,  más aún en las escuelas de jornada ampliada y tiempo completo. Si realmente queremos proteger la salud de la comunidad escolar, es necesario reducir la duración de la jornada, haciendo los ajustes curriculares necesarios a través de acuerdos democráticos y por supuesto sin reducción salarial para el personal. 

Estamos concientes de qué muchas madres y padres de familia trabajan durante largas jornadas y no tienen con quién dejar a sus hijos, por lo que planteamos la necesidad de unirnos para exigir que se reduzca también para ellas y ellos la jornada laboral, igualmente sin reducción salarial.

C) Personal de salud en todas las escuelas 

Para la atención médica de la comunidad escolar, exigimos la contratación de personal de salud en todas las escuelas. Si antes era necesario para atender emergencias y malestares de alumnos, docentes y trabajadores, con esta pandemia se vuelve urgentemente la contratación de médicas(os) y enfermeros(as). 

D) Equipo y recursos necesarios para protegernos 

De acuerdo a cifras del CONEVAL, el 98 % de los alumnos en el país estudian en infraestructuras "no óptimas". Con esta pandemia es indispensable que todas las escuelas cuenten con abasto suficiente de agua y sanitarios dignos. Exigimos también el abasto suficiente de insumos como jabón, alcohol en gel, material y productos de limpieza, mascarillas, cubrebocas y todo lo necesario para proteger al personal docente, alumnos y personal de apoyo y asistencia.  

En lugar de exigir a la población que se provea -como pueda- de estos insumos, o amenazar incluso con sanciones o exhortos a los maestros; creemos que el estado debe cubrir el abasto del equipo necesario para toda la comunidad escolar. 

E) Pruebas de diagnóstico para la Comunidad Escolar 

Las escuelas tienen una gran concentración de personas y las personas jóvenes como nuestros alumnos suelen ser "asintomáticos", por esto demandamos realizar pruebas de diagnóstico cotidianamente a la comunidad escolar, para la oportunidad de detectar los posibles focos de contacto.  

F) Comisiones de seguridad e higiene formadas por maestras(os), madres y padres de familia 

En las escuelas los directores han creado a conveniencia las comisiones de seguridad e higiene que simulan la vigilancia de medidas de protección.  

Maestras(os) y familias de alumnas(os) debemos formar de manera independiente y democrática estas comisiones que vigilen verdaderamente que existan los recursos y medidas necesarias para evitar contagios, además de elaborar y difundir información para la prevención.

Exigimos que no se entorpezca la conformación de éstas y se respeten las medidas que establezcan, con la asesoría del personal de salud de las escuelas.  

G) Contratación suficiente de psicólogas(os), orientadoras(es) y especialistas de UDEEI 
 
Sabemos que la situación por la que están pasando nuestros alumnos es muy compleja: contagios, decesos, despidos de familiares y mayores carencias en casa. A su regreso necesitarán atención y contención psicológica y emocional. Ante esto las autoridades plantean que seamos los docentes y las insuficientes orientadoras y trabajadoras sociales quienes demos contención emocional a niñas, niños y adolescentes. 

Aunque los docentes solemos escuchar y brindar contención a nuestros alumnos, la realidad es que nosotros no somos profesionales de esta área. Por lo que exigimos la contratación de psicólogas(os), orientadores(as) y trabajadoras(es) sociales que den contención y atención, especializada y digna a nuestras alumnas y alumnos. 

Exigimos que este personal tenga acceso a servicios de psicología de contenidos, necesarios para ejercer esta función.  

Que se garanticen las plantillas completas del personal de UDEEI con las maestras(os), psicólogas(os) y trabajadoras(es) sociales suficientes. 


H) Cuidado a la población en riesgo 

Los docentes y nuestras familias no hemos estado exentos de padecer las consecuencias de la pandemia. Hemos sufrido lamentables pérdidas de personas cercanas y también entre nuestras filas. Otros estamos en riesgo por padecer enfermedades (como diabetes o hipertensión) o por nuestra edad, por lo que exigimos licencias con goce de sueldo hasta que haya condiciones totalmente seguras. 

En estas condiciones, la insuficiencia de personal docente, especializada y de apoyo amenaza con agravarse, por lo que insistimos en la necesaria contratación de personal. 

I) Elaboración de dictámenes de seguridad estructural 

El 23 de junio se registró un sismo de 7.5 grados con epicentro en Oaxaca, percibido con gran fuerza en la CDMX y otros estados, por lo que se hace imperativo el levantamiento de Dictámenes de Seguridad Estructural por parte de la Secretaría de Gestión de Riesgos y Protección Civil que certifiquen que las escuelas son seguras para la comunidad educativa, sin que se deje a los directivos o maestros la inspección ocular de los planteles. Los sismos registrados el 7 y 19 de septiembre de 2017 dejaron más de 17 mil escuelas con daños. Ante este antecedente se hace fundamental la revisión de los planteles educativos antes de volver a clases. 

En resumen, las personas firmantes, exigimos:  

a. Reducción de la matrícula en los salones 
b. Reducción de la jornada escolar y laboral 
c. Personal de salud en todas las escuelas 
d. Equipo y recursos suficientes para protegernos 
e. Pruebas de diagnóstico para la comunidad escolar 
f. Comisiones de seguridad e higiene formadas por maestras (os), madres y padres de familia 
g. Contratación suficiente de psicólogas (os) y orientadoras (es)  
h. Cuidado a la población en riesgo
i. Elaboración de dictámenes de seguridad estrucural