No a la destrucción del Proyecto de Conservación Ecológica de Rancho Santa Elena.

Petición Cerrada

No a la destrucción del Proyecto de Conservación Ecológica de Rancho Santa Elena.

Esta petición conseguió 8,050 firmas

Rancho Santa Elena lanzó esta petición dirigida para Gobierno del Estado de Hidalgo y

Ejidatarios de Santo Domingo Aguazarca, municipio de Huasca de Ocampo, Hidalgo, exigen la construcción de un camino para acceder al predio “El Arco”, ampliación del ejido, para realizar la extracción de madera, a través de la propiedad privada Rancho Santa Elena, pese a ya existir un acceso a dicha ampliación. El camino que pretenden construir NO ES VIABLE ECOLÓGICAMENTE , por tratarse del paso de una cuenca a otra y  por las condiciones topográficas del terreno.  Afectaría zonas de conservación tanto de la ampliación del ejido como de la propiedad privada.

Los ejidatarios son motivados, con fundamentos engañosos y fuera de la legalidad, por el precandidato del Partido Acción Nacional a la Presidencia Municipal de Huasca de Ocampo, Francisco Mayoral Flores, quien a su vez es apoyado por el Presidente del Partido a nivel estatal, Asael Hernández Cerón.

Se firmó un convenio, con la intervención de la Secretaría de Gobernación del Estado, para valorar la viabilidad de la construcción del camino a través de un Manifiesto de Impacto Ambiental, que el ejido se comprometió a elaborar.  Sin embargo, no se empezó dicho estudio debido a que representantes de la SEMARNAT comentaron que no era necesario ningún estudio. El convenio aún vigente estipula que los ejidatarios se comprometen a dar libre acceso a la propiedad privada.

Debido a que no se pudo llegar a un acuerdo se inició un juicio en los Tribunales Agrarios para dar solución a la petición de servidumbre de paso del ejido. Existe una medida precautoria para que se mantenga el paso por el camino público, que da acceso a la propiedad privada.

No obstante el ejido bloqueó el camino público antes referido violando la medida precautoria. Valiéndose de un permiso de construcción para una obra hidráulica, expedida por la presidenta municipal de Huasca, Blanca Juárez Mora. Gracias a ese  permiso el ejido abrió una zanja impidiendo la entrada al predio particular. Dicho permiso municipal no cuenta con un plano de ubicación ni fecha de inicio ni terminación. 

RANCHO SANTA ELENA HA SIDO UN POLO GENERADOR DE INGRESOS PARA LA COMUNIDAD, PROMOTOR E IMPULSOR DEL DEPORTE, LA EDUCACIÓN AMBIENTAL, LA CONSERVACIÓN Y LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA.

Las actividades que se desarrollan en Rancho Santa Elena han generado fuentes de empleo para mujeres y hombres, ejidatarios y avecinados de Santo Domingo Aguazarca. La realización de dichas actividades genera afluencia de personas y turismo que se traduce en derrama económica no sólo para el ejido Santo Domingo Aguazarca sino abarcando otras poblaciones en el municipio de Huasca.

Además del gran aporte medio ambiental para la región y el estado y de haber generado fuentes de empleo, Rancho Santa Elena promueve el deporte organizando encuentros nacionales e internacionales de ciclismo de montaña, carreras de campo traviesa, torneos de arco, pesca, entre otros.

Santa Elena se encuentra registrado como Unidad de Manejo Ambiental con finalidad de investigación, educación ambiental y conservación y certificado como bosque sustentable y ecoturismo sustentable.

CONSTRUIR UN ACCESO QUE ATRAVIESE RANCHO SANTA ELENA, ADEMÁS DE VIOLAR PROPIEDAD PRIVADA, GENERARÍA UN IMPACTO AMBIENTAL “IRREVERSIBLE”.

Santa Elena contiene uno de los remanentes de bosque de pino-encino más conservados del centro del país, con una gran diversidad de especies de plantas y animales, incluso algunas listadas como amenazadas o en peligro de extinción en la NORMA Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010. Este ecosistema debe protegerse para beneficio de las futuras generaciones de mexicanos. 

 El Rancho Santa Elena está ubicado en la Sierra de las Navajas, uno de los últimos reductos de bosque templado en buen estado de conservación que crece en el Eje Neovolcánico Transversal en el estado de Hidalgo. Se ha documentado que los bosques del Rancho Santa Elena albergan una mayor diversidad biológica que incluso el Parque Nacional El Chico. Además de ser un importante “pulmón” a nivel regional y de contribuir en la captura de carbono para mitigar los efectos del cambio climático, estos bosques son los principales captadores de agua en la región, por lo que su conservación es de vital importancia.

 Desafortunadamente, la vecina comunidad de Santo Domingo Agua Zarca pretende abrir caminos sobre estos bosques del Rancho Santa Elena con la intención de llevar a cabo un aprovechamiento forestal en sus predios colindantes. Además de que es cuestionable la pertinencia de dicho aprovechamiento forestal, la construcción de caminos adicionales a los ya existentes no solo es innecesaria sino que tendrá consecuencias negativas en la flora, la fauna y los servicios ecosistémicos de estos bosques. Estos caminos, además de ocasionar una mayor mortandad de fauna silvestre por atropellamientos y colisiones, permitirán un mayor ingreso de personas a zonas de bosque hasta ahora poco accesibles, lo que incrementará la cacería furtiva, el saqueo de hongos, laurel y otras especies de flora y fauna; facilitará el ingreso de perros y gatos ferales (incluyendo sus enfermedades y parásitos) lo que incidirá de manera negativa en especies silvestres como venados, coyotes, conejos, mapaches y numerosas especies endémicas y en riesgo de extinción como la ardilla voladora (recientemente descubierta), así como de numerosas especies de aves, reptiles y anfibios. Este incremento en el acceso al bosque también implicará su degradación gradual por su contaminación debida a la acumulación de desechos y otros contaminantes, e incluso por la contaminación acústica. No se puede permitir que el patrimonio natural de una región sea destruido por intereses particulares o de grupo. Los bosques del Rancho Santa Elena, y de la Sierra de las Navajas en general, deben ser preservados por los beneficios  que ofrecen al ambiente y al ser humano. El ecoturismo, que ha sido el pilar de la conservación en este sitio no es compatible con un camino de libre acceso al predio particular.

Cabe mencionar la importancia de la cobertura del bosque en la captación de agua para la presa y por ende la disponibilidad del agua para las comunidades aledañas que han sido beneficiadas por estos servicios ecosistémicos,  si no se mantiene la cobertura de bosque actual no podrá garantizarse el abasto de agua en la región.

Se espera que la situación se resuelva pronto y de forma pacífica. Rancho Santa Elena siempre estará a favor de la conservación del ambiente y el buen uso de las áreas naturales, el trabajo en equipo, la integración de las comunidades y de la gente que realmente quiere trabajar en pro del beneficio colectivo y de las generaciones futuras.

Petición Cerrada

Esta petición conseguió 8,050 firmas