Evitemos la agresión y los riesgos que genera la pirotecnia.

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 1,000!


Bebés, personas autistas o hiperacúsicas o con trastornos nerviosos y sobrevivientes de atentados y guerras padecen terriblemente los efectos sonoros de la pirotecnia. También animales domésticos –sin olvidar a los que se pierden– y toda la fauna terrestre y aérea, ya esté libre o enjaulada. Sumemos los típicos globos aerostáticos que suelen provocar incendios. Y no olvidemos que es frecuente que quienes usan pirotecnia sean víctimas de la misma, incluso siendo menores que no llegan a ser protegidos por la letra de la Ley 24 304 porque un adulto se la provee.

Hay quienes han entendido que la efímera diversión de algunos no puede poner a otros en riesgo de daños y sufrimientos. Y es por eso que, con diferentes normas, ya son tres las provincias y unas veinte las municipalidades que en la Argentina han prohibido la comercialización, el transporte y el uso de pirotecnia y globos. La posibilidad de unificar ese criterio en todo el país queda en manos del Congreso de la Nación mediante la sanción de una ley que es lo que aquí peticionamos al senador Federico Pinedo, presidente provisional del Senado de la Nación.