¡Basta de muertes en el Mediterráneo! #cadavidacuenta

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 150.000!


Un bebé abrazado a su madre en el fondo del Mar Mediterráneo. Eso es lo que encontraron los buzos el pasado 15 de octubre a sólo 10 kilómetros de la costa de Lampedusa, Italia. No puedo quitarme esa imagen de la cabeza. Madre y bebé, junto con otras 28 personas, buscaban una vida mejor y se encontraron con la muerte. No lo habrás leído en casi ningún medio de comunicación, ni en el Twitter de ningún líder político. Maldita indiferencia.

Lo peor es saber que se podía haber evitado. Oscar Camps, presidente de Open Arms, cuenta que su barco estaba en la zona, a pocas millas, y que vieron hasta tres aviones militares sobrevolando la zona, pero nada, no les avisaron. Las ONG siguen criminalizadas. La bondad no se lleva, nuestros dirigentes prefieren la indecencia.

Firma esta petición para pedir a los candidatos a la presidencia del gobierno de España que acaben con las muertes en el Mediterráneo, que se comprometan a luchar contra la indecencia en Europa. 

El pasado verano creé una petición pidiendo al presidente en funciones Pedro Sánchez que diera una solución al Open Arms, que llevaba a bordo 124 personas rescatadas de la muerte y no conseguía un puerto seguro para desembarcar. Conseguimos 170.000 firmas y numerosas apariciones en medios, envíe las firmas al presidente, a su residencia de verano en Doñana, y me contestó en una carta su jefe de gabinete, Iván Redondo. Me decía esto “Este Gobierno ha trabajado intensamente en el seno de la Unión Europea por el desarrollo de una política migratoria común, solidaria y ordenada “. Se ve que no ha sido suficiente o que tenemos una forma distinta de entender la palabra “solidaria”.

Tenemos nuevas elecciones y es una nueva oportunidad de nuestros líderes de recuperar la decencia, de dejar de ser verdugos, de luchar por un acuerdo europeo para acabar con las muertes en el Mediterráneo central. 

Comprometerse con la dignidad humana no puede ser tildado de buenismo. Como dice Luis García Montero, poeta y actual director del Instituto Cervantes en su reciente libro "Las palabras rotas": “El respeto al ser humano, la libertad, la igualdad, la educación, los cuidados, la dignidad laboral, son valores que tienen que ver con la bondad”. Hagamos una política activa de la bondad: opongámonos al racismo y a la criminalización de las personas migrantes para que no tengamos más muertes como la de esa madre y su bebé.

Firma y comparte para acabar con esta indiferencia.