Por un Plan Andaluz contra la Endometriosis

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


MÁS DE 400 MIL ANDALUZAS NECESITAN TU AYUDA, es preciso el cumplimiento de la GUÍA DE ATENCIÓN A MUJERES CON ENDOMETRIOSIS DEL SAS, así como las unidades provinciales completas de asistencia y diagnóstico y la ampliada multidisciplinar de referencia por comunidad como así se estipula. No más palmadas en la espalda, necesitamos medidas, y las necesitamos ya.

La endometriosis es una enfermedad crónica, progresiva en al menos el 50% de las mujeres afectadas y recurrente, de la que aún se desconoce la causa que la produce. Afecta a un importante número de mujeres en edad fértil, más de un 10% de la población del planeta la sufre, con manifestaciones clínicas que abarcan un amplio espectro, encontrando desde personas asintomáticas hasta formas que requieren varias intervenciones quirúrgicas para la eliminación de los injertos de tejido endometrial y adherencias peritoneales. No existe un tratamiento curativo. La enfermedad consiste en la implantación y crecimiento benigno de tejido endometrial fuera de su lugar habitual, siendo las localizaciones más frecuentes el ovario y el útero (ambas ocupan el 75% de los casos), pero pueden encontrarse lesiones en otras muchas (intestino, vejiga, estómago, pulmón…). Este tejido tiene dependencia hormonal del ciclo menstrual, produciéndose sangrado y desprendimiento del mismo con la menstruación.

Tiene 4 grados, al igual que el cáncer, siendo el último, el 4, el de mayor gravedad, produciendo patologías, muchas crónicas, que nunca debieron existir, extirpación de órganos, muchos de ellos vitales, incapacidad permanente e incluso la muerte. Por ello se necesita un diagnostico acertado y temprano, ya que es muy común la llegada de casos graves que con anterioridad fueron leves, complicando de esta manera la salud de la paciente de una manera irreversible.

Parece mentira, el ostracismo y la incomprensión que sufren estas pacientes en pleno siglo XXI, tanto por la administración pública, como por la profesión médica así como por la sociedad. La menstruación debe doler, o ser mujer es difícil, son las típicas frases a las que constantemente son sometidas, llegando a pensar en muchos casos ellas mismas, que sufren algo mental, y que no debe ser grave físicamente. Nada más falso que esto, se trata de una enfermedad tumoral benigna, pero que opera del mismo modo que el cáncer sin serlo. Una célula de tejido endometrial, viaja a través del torrente sanguíneo y contagia e invade órganos de cualquier parte del organismo, produciendo una metástasis. Si este tejido afecta un órgano vital, puede causar patologías irreversibles o incluso, el fallecimiento de la paciente. Y no sólo la enfermedad en sí incapacita, sino que a lo largo de ella deja secuelas y enfermedades asociadas como por ejemplo infertilidad, menopausia precoz, hipotiroidismo, síndrome de fatiga crónica, dolor pélvico crónico, accidentes cardiovasculares, artritis reumatoide, lupus, alta probabilidad de desarrollar cáncer y fibromialgia, siendo esta última de las más frecuentes. Todas estas patologías asociadas son producto de la propia enfermedad, así como de la dureza de muchos tratamiento no específicos, ya que no existen, que dejan en las mujeres secuelas de por vida. No existe cura, la histerectomía total no garantiza su desaparición, y estamos desamparadas ante un diagnostico y un tratamiento eficaz.

Desde ADAEC, pedimos a la Junta de Andalucía medidas y respuestas, ya que tenemos una guía clínica andaluza y otra nacional que partió de ella, que especifica nuestras necesidades para que las enfermas puedan ser atendidas con la seriedad que esta enfermedad, que afecta cada vez a más mujeres, requiere. Esta guía lleva en circulación desde hace 7 años, siendo el primer país en tenerla, pero sus medidas no han sido aplicadas, no en su totalidad, ni siquiera en un 5%.

Necesitamos unidades por provincia, con diagnostico especializado, especialistas ginecológicos en endometriosis, quirófanos, psicólogos, unidades del dolor  y de reproducción especificas para la enfermedad, y necesitamos, como indica la guía, al menos una unidad ampliada y de referencia por comunidad autónoma, con digestivos, renales, fisioterapias, reumatólogos, etc, como la tienen a día de hoy Madrid y Barcelona, para casos graves que requieren más especialización.

A día de hoy, sólo tenemos dos unidades en Andalucía, que ni de lejos llegan a ser como las primeras que indicamos y de la ampliada, mejor ni hablamos, aún estamos esperando. Una consulta semanal, un par de quirófanos al mes, unidad del dolor no especifica que crea adictas a la morfina a mujeres menores de 30 años, que luego tienen que desintoxicarse por su cuenta, y unidades de reproducción que ponen en peligro la vida de las pacientes, ya que un organismo con endometriosis no se puede hormonar de la misma manera que uno sano, de lo contrario, puede hacer que su patología se agrave en días.

Por ello, pedimos un PLAN ANDALUZ CONTRA LA ENDOMETRIOSIS, con unidades completas por provincia, y una unidad ampliada de referencia para la comunidad, que gestione los casos graves de la enfermedad.

Si un 10% de mujeres padecen esta enfermedad y la población andaluza es de de casi 8 millones y medio de habitantes, hablamos que más de 400 mil andaluzas la sufre, y muchas de ellas, ni siquiera saben que la tienen, hasta que es demasiado tarde. No conozco ninguna enfermedad con tales cifras, y con consecuencias tan nefastas en sus casos severos, que provoque tal pasividad y dejadez en la sociedad.

>> Firma para que la Conserjería de Salud de la Junta de Andalucía ejecute su Plan contra la Endometriosis y darle una mejor atención a las mujeres que lo padecen <<

Aquí tienen el enlace a la guía clínica que exigimos que se cumpla y difunda como se estipuló hace 7 años.

http://www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud/contenidos/publicaciones/datos/315/pdf/GUIA13abril09.pdf

 



Hoy: Ana cuenta con tu ayuda

Ana Ferrer necesita tu ayuda con esta petición «.@saludand: Por un Plan Andaluz contra la Endometriosis». Únete a Ana y 4.687 personas que ya han firmado.