Intendenta Mónica Fein cumpla la Ordenanza 8726/10 de Tracción a Sangre en Rosario.

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 15,000!


El 16 de Diciembre de 2010 bajo la Intendencia del Ingeniero Roberto Miguel Lifschitz se firmaba, aprobada por unanimidad de los Concejales, en Rosario -Santa Fe, Argentina- la Ordenanza Nº 8.726/10 que “tiene por objeto ordenar las actividades de los Recolectores Urbanos Informales de Residuos Sólidos y el Reemplazo de los Vehículos de Tracción a Sangre Animal….”. El 26 de Mayo de 2011 se firmaba el Decreto Nº 1202 a través del cual se aprueba el reglamento de dicha ordenanza.
Cumplimentadas las vías necesarias para la ejecución de la ordenanza 8.726/10, la ciudadanía de Rosario inicia un peregrinar que fue desde el entusiasmo hasta la decepción total por el incumplimiento casi absoluto de la ordenanza y de las “promesas” realizadas por los diferentes responsables: Intendencia y las Secretarías de Medio Ambiente, Promoción Social, Economía Solidaria y Control Urbano (fuente: Ordenanza 8726/10, artículo 5)
El 10 de Diciembre de 2011 asume como Intendenta la Bioquímica Mónica Fein quien, en casi 6 años de gestión, no aportó soluciones, no mostró compromiso ni interés frente a la situación, ya desbordada, de los sectores involucrados: “recolectores informales” , equinos y residuos. ONGs y particulares que trabajamos en pos de mejorar la situación de los animales y reclamamos por sus derechos, comenzamos un raid ante la esquiva Intendenta Fein.
Ante las presiones de los recolectores reclamando inclusión y de la ciudadanía junto a ONGs indignados por el continuo maltrato al que son sometidos los caballos, en Marzo de 2015, en época de campaña electoral, la Municipalidad implementa, sin un control adecuado, el Programa “Andando”. Meses después, Fein es reelecta.
El “Andando” tenía como objetivo “eliminar la tracción a sangre reemplazándola por otras alternativas laborales” entre los meses de Marzo y Octubre de 2015. El mismo viola las leyes vigentes y sus propios objetivos (“a partir de Mayo –de 2015- se retirarán los caballos de vía pública”) y sus cifras oficiales en cuanto a la cantidad de caballos y personas/familias afectadas a la recolección son de dudosa veracidad. Cabe preguntarse entonces: ¿no era más coherente y efectivo haber hecho cumplir la Ordenanza 8726/10? que, de hecho, fue una ley pionera y ejemplar en el país.

Dentro del abanico de normas incumplidas cabe destacar que se viola permanentemente la Ley Penal Nº 14.346, que penaliza los casos de maltrato y crueldad hacia los animales.

La Tracción A Sangre tiene las siguientes consecuencias:

  • Marginalidad social. Trabajo informal. Es la segunda causa de trabajo infantil. Exclusión. Altísimo riesgo de contraer enfermedades por la manipulación de la basura y de sufrir accidentes varios. Violación a las normas de tránsito. Accidentes viales.
  • El caballo muchas veces sufre latigazos, palazos, cadenazos. Es sometido a un agotamiento extremo producto de jornadas laborales sin descanso y a métodos crueles para forzarlo a traccionar ante su agotamiento. Comida y agua insuficiente. Muchos de ellos tienen edad y tamaño inadecuados en relación al peso que deben acarrear. Yeguas preñadas obligadas a tirar del carro hasta el momento de parir…en la calle. Falta de herraduras o herraje mal colocado causantes de un dolor extremo y lesiones en los cascos. Atención veterinaria mínima o inexistente. Enfermedades varias.

Esta lamentable situación, es producto de la incompetencia y el desinterés del Gobierno Municipal para darle solución -definitiva y real- a una realidad social compleja y tremendamente injusta, tanto para carreros como para las otras víctimas directas e inocentes: los caballos.
Históricamente es la ciudadanía de Rosario la que se hace cargo de lo que debe hacer el Municipio: rescate, cuidado, rehabilitación y posterior adopción de los animales. Actualmente, ya sea de oficio o a partir de denuncias, miembros de la Policía también se suman comprometidamente a dicho trabajo.
En la Rosario donde el trabajo infantil es invisible para las autoridades, el nivel de marginalidad es cada vez mayor y los caballos son la consecuencia de políticas que nunca incluyen si no que utilizan y donde el problema de la basura sigue sin resolverse. En ésta Rosario “Cuna de la Bandera Argentina” decimos ¡¡Intendenta Mónica Fein cumpla la Ordenanza 8.726/10 y No más TAS!!!
Ayudanos a liberar a los caballos. Ya no queremos ver a la gente vivir revolviendo la basura ni a los caballos esclavizados en las calles.



Hoy: Rosario Sin TAS cuenta con tu ayuda

Rosario Sin TAS necesita tu ayuda con esta petición «Rosario Sin TAS». Unite a Rosario Sin TAS y 10,738 personas que firmaron hoy.