Ciclovía maya paralela a Tren Maya en península de Yucatán

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 5,000!


El problema
Falta de conectividad gratuita en medios de transporte alternos que no contaminan, además un alto índice de accidentes de ciclistas.

La solución
Construir una ciclovía paralela al tren maya.

Tu historia
Desde que escribí la iniciativa para construir una ciclovía que recorra en paralelo al controvertido Tren Maya, he recibido miles de muestras de apoyo por parte decenas de grupos organizados de ciclistas que se me han acercada para idear la manera de concretar este sueño que es un ideal para muchos. Evocando el fomento a la participación ciudadana y apelando a la confianza en que el nuevo gobierno siempre hará lo que es mejor para el pueblo, queremos presentar formalmente la iniciativa.


Por ello le pedimos de la manera más respetuosa al Presidente de la República Andrés Manuel Lopez Obrador, al secretario de FONAUR Rogelio Jiménez Pons, al secretario de Turismo Miguel Torruco y a todos los responsables en el proyecto del Tren Maya que escuchen y analicen la viabilidad de hacer la Ciclovía Maya, de antemano les anticipamos que brindará un enorme valor social a las comunidades y sería un atractivo turístico envidiable para el mundo, que diversificaría el producto turístico y permitiría la derrama de esta bendición hacia mayor número de comunidades e incluso aumentaría la estancia de los viajeros.
El turismo de naturaleza, ecoturismo o turismo de aventura va creciendo en el mundo y no solo en número de visitante sino que el viajero de este segmento en muchos casos está dispuesto a pagar más y a quedarse más tiempo.

Dejando de lado los enormes beneficios turísticos estos se ven pequeños comparando a los beneficios directos a la sociedad en todos sus niveles, en particular a las comunidades rurales y la gente que no puede gastar en coche. Cualquiera que ha viajado por la Península de Yucatán sabe que la gente, en los pueblos, se traslada en bicicleta, en triciclo y en tricitaxi. El uso de la bicicleta es casi generalizado, pero sumamente peligroso, aun no existe una cultura vial que respete al ciclista porque forzosamente tienen que compartir la vía con los coches y camiones. Esto ha limitado que haya una gran cantidad de pueblos bicicleteros (en el mejor sentido de la palabra), pero sin conexión entre ellos. Actualmente es muy peligroso viajar en bicicleta entre comunidades y sobre todo los más afectados ante este riesgo son la gente de campo, los campesinos que tienen que ir a su milpa y que toman el riesgo de avanzar los 3, 4, 5…10 kilómetros diarios. O peor aun para los estudiantes de las comunidades rurales que tienen que viajar a la poblado vecina para asistir a la escuela, por falta de una ciclovía segura se tienen que ir caminando, pagan un “flete”, o en muchos casos de plano no asistir o dejar de estudiar.
En la Península de Yucatán que conforma los estados de Quintana Roo, Yucatán y Campeche necesitamos muchas ciclovías, dígase urbanas y rurales. El proyecto de una Ciclovía Maya que viaje en paralelo al Tren Maya sería la arteria principal que posteriormente permitiría a Estados y Municipios ir ampliando sus redes para comunicar a poblados y ciudades.
Invertir en ciplopistas ayudará de forma significativa a reducir el tráfico. En vez de seguir tratando de resolver problemas de vialidad con más calles y avenidas para autos, que son costosas, apostemos en ciclopista, creemos una sociedad más saludable y un sistema vial respetuoso. Hay casos concretos y exitosos como el de Holanda, donde la gente de plano dejó de utilizar automóbiles y hoy toda la población se moviliza en bicicleta o en servicio público de calidad, dígase tranvías o trenes. Y ni qué decir de lo que viene para el futuro: tanto bicis, patineta y coches eléctricos que desplazarán en un futuro cercano a los vehículos de combustión.
Miremos al futuro señor Presidente, una zona maya desarrollada con el mejor tren, con la mejor ciclovía, con mejores condiciones de vida para el pueblo y con un atractivo turístico envidiable.