Victoria

Permita a los futuros médicos pronunciar un juramento digno y actualizado.

¡La petición ha conseguido su objetivo gracias a 177 firmas!


La mayoría de vosotros sabéis que los nuevos médicos, a su ingreso en esta bella profesión, han de realizar un juramento, el famoso juramento hipocrático, en el que se comprometen a respetar y seguir una serie de principios éticos que han de guiar su ejercicio profesional y su trato con el paciente el resto de su vida.

Sin embargo, quizá no tantos sabéis cual es el contenido exacto de dicho juramento, así que vamos a reproducir aquí algunas de las cosas que se supone que tienen que prometer:

- Instruiré con preceptos, lecciones orales y demás modos a mis hijos y los hijos de mi maestro... y a nadie más.

- A nadie, aunque me lo pidiera, administraré droga mortal

- Nunca proporcionaré a mujer alguna pesario abortivo

- No practicaré la cirugía

- Ejerceré siempre mi arte en pureza y santidad... me abstendré de tener relaciones eróticas con hombres o con mujeres, ya sean libres o esclavos.

Estas y otras lindezas están incluidas en el juramento que se piensa realizar este fin de curso en el acto de graduación de la Facultad de Medicina de Valladolid. ¿Futuros médicos, estáis dispuestos a jurar tales cosas? ¿Pacientes, queréis que los médicos que os atiendan hayan pronunciado tales juramentos?

Un grupo de estudiantes de medicina no estamos dispuestos. Creemos que ese juramento está totalmente desactualizado (no olvidemos que tiene ya veinticinco siglos), contiene mandatos que ya nadie cumple y, además, incluye preceptos ideológicos con los que no estamos en absoluto de acuerdo (como la prohibición del aborto y la eutanasia).

Por todo ello, instamos al Decanato de la Facultad de Medicina de Valladolid, como organizador principal del evento, que permita, a los estudiantes que así lo deseen, realizar otro juramento alternativo, concretamente el aprobado en la Asamblea General de la Asociación Médica Mundial en 1948 y por lo tanto el vigente hoy en día, también llamado Juramento hipocrático de Ginebra, que reproducimos a continuación:

 

“En el momento de ser admitido entre los miembros de la profesión médica, me comprometo solemnemente a consagrar mi vida al servicio de la humanidad. Conservaré a mis maestros el respeto y el reconocimiento del que son acreedores. Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida de mi paciente será la primera de mis preocupaciones. Respetaré el secreto de quien haya confiado en mi. Mantendré en toda la medida de mis medios, el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica. Mis colegas serán mis hermanos. No permitiré que entre mi deber y mi paciente vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, de partido, o de clase. Tendré absoluto respeto por la vida humana. Aún bajo amenazas no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad. Hago estas promesas solemnemente, libremente, por mi honor”



Hoy: Ameva cuenta con tu ayuda

Ameva En Lucha necesita tu ayuda con esta petición «Ricardo Rigual: Permita a los futuros médicos pronunciar un juramento digno y actualizado.». Únete a Ameva y 176 personas que ya han firmado.