Que siga operativo los trenes hotel que conectan Galicia-Leon con Madrid y Barcelona

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


La movilidad y el transporte son un derecho y no hay que buscar únicamente la rentabilidad. El tren hotel, la fórmula ferroviaria más eficaz con la que contaba León y Galicia para llegar a Barcelona, no va a volver a la vía. No lo hará ni una vez que se recuperen los servicios suspendidos por la crisis sanitaria, ni tampoco a medio plazo. Así figura en los planes que maneja la compañía ferroviaria para aliviar sus resultados deficitarios, y que tendrán efecto en la parrilla de ofertas de convoyes nocturnos. El de Vigo-Barcelona resultaba especialmente eficiente para la conexión de costa a costa, los enlaces transversales, que permitían poner pie en la ciudad condal en una horquilla menor de las nueve horas. Una vez superaba Zaragoza, entraba a la vía de alta velocidad y exprimía la eficiencia de la conexión hasta cotas insospechadas en este largo trayecto. El tren hotel estaba operado por un modelo de Talgo 7, con departamentos de camas y butacas.

Con el Coruña-Vigo-Barcelona se va a también a la carpeta de recortes de servicios que no regresarán a la escena después de este paréntesis de suspensión de enlaces el de Madrid-Ferrol, otro de los nocturnos que hacía parada en la capital leonesa, y que era un comodín adecuado para que los viajeros madrugadores pudieran llegar a los primeros enlaces del Avant a Valladolid. La resta del segundo nocturno adelgaza más las conexiones de León, con el centro, pero también con el noroeste, cada vez más desasistido, cada vez más apurado en el elenco de salidas posibles. Una de las conexiones también vitales para el noroeste, el Vigo-Hendaya, se vio afectada en los primeros meses del año por la polémica del amianto, que se detectó en varias unidades ferroviarias, y obligó al cambio y sustitución de modelos. El Madrid-Ferrol circulaba sobre un Talgo Pendular.

La tercera víctima del recorte, de los nocturnos que no van a regresar, es el enlace internacional Madrid-Lisboa, en la ruta del Lusitania, que deja la opción de conectar España y Portugal por ferrocarril al tren Celta, entre Vigo y Porto.

León se va a quedar sin una opción eficiente para poner pie en la capital barcelonesa en ese arco transversal que abría el tren nocturno desde las principales ciudades gallegas; también, de la alternativa de llegar a Madrid en los tramos horarios menos recurrentes; no será el único daño colateral de la suspensión del servicio. Gravoso de forma extraordinaria para el emplazamiento de maquinistas de León, que tenían asignada en su hoja de servicios el movimiento ferroviario de estos trenes nocturnos entre Madrid y Ferrol y Barcelona y Vigo y La Coruña; el cese del servicio ahonda en la carga de trabajo vinculada con esta plaza del personal de conducción de Renfe, que ya cuenta con un boquete de dimensiones notables a base de adelgazar la densidad de las circulaciones y destinos.  
Fuente. Diario de Leon, leonoticias